Y si a ELLOS NO LES GUS­TA

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - por Va­le­ria Scha­pi­ra *Ex­per­ta en re­la­cio­nes pa­ra Match.com

Has de­ci­di­do dar­te una nue­va opor­tu­ni­dad en el amor. En­con­tras­te por fin a “la per­so­na” que te ins­pi­ra ga­nas de cons­truir un víncu­lo. To­do pa­re­ce mar­char so­bre rue­das, has­ta que le pre­sen­tás a tus hi­jos.

¿Qué ha­cer cuan­do ellos no aprue­ban a tu nue­va pa­re­ja?

Te­né pre­sen­te que, si bien los hi­jos siem­pre tie­nen prio­ri­dad, la vi­da se com­po­ne de dis­tin­tas áreas: amis­ta­des, tra­ba­jo, sa­lud, es­pi­ri­tua­li­dad, et­cé­te­ra. Es bueno bus­car un equi­li­brio y de­be­rás tra­ba­jar a con­cien­cia pa­ra lo­grar­lo. Los hi­jos, cre­cen, vue­lan y tu vi­da per­so­nal es muy im­por­tan­te.

Asu­mí que si un víncu­lo an­te­rior no fun­cio­nó, es­te nue­vo pue­de re­sul­tar. Trans­mi­ti­le a los ni­ños que ma­má o pa­pá pue­den vol­ver a que­rer a otra per­so­na, aun­que a ellos les to­me un tiem­po acep­tar­lo, al­go que es en­ten­di­ble. Se­rá un tra­ba­jo de adap­ta­ción en equi­po.

Ha­ce­le sa­ber a los ni­ños -con mu­cho amor y res­pe­to-to- que la nue­va pa­re­ja no vie­ne a re­em­pla­zar a pa­pá o ma­má, sino que es un com­pa­ñe­ro de vi­da, de ru­ta. Que vos, al igual que ellos, ne­ce­si­tas amor y com­pa­ñía pa­ra es­tar fe­liz. Y que si vos es­tás fe­liz, to­dos es­ta­rán más con­ten­tos.

No ten­gas cul­pa ni in­se­gu­ri­da­des: esos sen­ti­mien­tos se trans­mi­ten y pue­den dar lu­gar a ma­ni­pu­la­ción por par­te de los chi­cos. Ellos han de sa­ber que, aun­que cam­bie tu si­tua­ción sen­ti­men­tal, siem­pre se­rán ama­dos y na­da va a re­em­pla­zar tus sen­ti­mien­tos ha­cia ellos.

Es nor­mal que si los ni­ños son pe­que­ños se es­ta­blez­ca una com­pe­ten­cia a ver “quién es más im­por­tan­te en el co­ra­zón de ma­má o pa­pá”. Nun­ca es­tá de más re­cor­dar­les cuán­to los amás y que na­die va a to­mar el lu­gar de na­die en la fa­mi­lia.

In­tro­du­cí a tu nue­vo amor de ma­ne­ra gra­dual en las ac­ti­vi­da­des de la fa­mi­lia. Na­da de im­po­si­cio­nes ni lu­chas de po­der.

Si tus hi­jos son ado­les­cen­tes, con­ver­sá con ellos lar­ga­men­te. Pre­gun­ta­les cuá­les son las ra­zo­nes por las que no acep­tan a tu nue­va pa­re­ja, da­les lu­gar­lu a que ex­pre­sen sus sen­ti­mien­tos. Y trans­mi­ti­lestr con se­re­ni­dad y se­gu­ri­dad tu de­ci­sión­de de cons­truir una nue­va pa­re­ja. Si tus hi­jos in­sis­ten en re­cha­zar a tu nue­vo com­pa­ñe­ro, da­les tiem­po. Es­to no im­pli­ca que per­mi­ta des­plan­tes ni fal­ta de res­pe­to. Hay un tiem­po de adap­ta­ción en­tre tu nue­von víncu­lo y tu es­truc­tu­ra an­te­rior. Re­cor­dáR siem­pre que, en to­dos los ór­de­nes de la vi­da, a ma­yor pre­sión, ma­yor re­sis­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.