VI­VIR en un lu­gar sa­lu­da­ble

Mia - - LUNES - por Pa­tri­cia Tra­ver­sa

El hom­bre mo­derno tie­ne po­co con­tac­to con la na­tu­ra­le­za y el rit­mo de vi­da, la ma­la ali­men­ta­ción y la fal­ta de ac­ti­vi­dad fí­si­ca lo des­ar­mo­ni­zan. Por eso, es tan im­por­tan­te vi­vir o tra­ba­jar en lu­ga­res don­de el equi­li­brio ener­gé­ti­co es­té pre­sen­te per­ma­nen­te­men­te. El ti­po de edi­fi­cio, los ma­te­ria­les que lo com­po­nen, la dis­po­si­ción de los am­bien­tes y del mo­bi­lia­rio, la ilu­mi­na­ción, los co­lo­res, los so­ni­dos y, so­bre to­do, los há­bi­tos co­ti­dia­nos in­flu­yen de­fi­ni­ti­va­men­te so­bre la sa­lud fí­si­ca men­tal y emo­cio­nal de las per­so­nas.

El Feng Shui tra­ba­ja con so­lu­cio­nes ba­sa­das en la re­la­ción del hom­bre con la na­tu­ra­le­za y tie­ne téc­ni­cas prác­ti­cas de or­de­na­mien­to del es­pa­cio que le per­mi­ten a cual­quier per­so­na em­pa­re­jar sus ca­rac­te­rís­ti­cas pper­so­na­les con su en­torno, ase­gu­rán­do­se así una me­jor ar­mo­nía me­dioam­bien­tal que lle­va a acre­cen­tar la paz in­te­rior y, por con­se­cuen­cia, la ca­li­dad de vi­da.

La aten­ción del me­dio am­bien­te se tra­du­ce en tér­mi­nos muy con­cre­tos al plan­tear­nos la sa­lud de nues­tros s es­pa­cios vi­ta­les y su pa­pel l en nues­tra vi­da dia­ria.

Pe­ro, va­le la pe­na acla­rar r que, con in­de­pen­den­cia del el ti­po de vi­vien­da en el que e vi­va­mos, nues­tro bie­nes­tar de­pen­de tam­bién de có­mo la uti­li­ce­mos, es de­cir, de las s ac­cio­nes que eli­ja­mos te­ner.

Pa­ra la fi­lo­so­fía orien­tal, el Feng Shui es la me­di­ci­na de la vi­vien­da ya que uno de los ele­men­tos que in­flu­yen di­rec­ta­men­te so­bre la sa­lud es nues­tro en­torno más in­me­dia­to, aquel en el que pa­sa­mos gran par­te del tiem­po: la ofi­ci­na, la ca­sa o el ne­go­cio. ¿Cuan­do es­tá bien la ener­gía de una ca­sa?

Uno de los prin­ci­pios del Feng Shui es el ma­ne­jo del Chi, que es la ener­gía universal, cuan­do es­tá des­equi­li­bra­da, se pro­du­cen en­fer­me­da­des, ya sea por ex­ce­so o por fal­ta.

El cuer­po hu­mano po­see un sis­te­ma bio­eléc­tri­co y el ex­ce­so de elec­tro­mag­ne­tis­mo del en­torno pro­du­ce car­gas en el sis­te­ma cor­po­ral. La cer­ca­nía de re­des eléc­tri­cas, compu­tado­ras, elec­tro­do­més­ti­cos, más los cal­za­dos con sue­la de go­ma, mo­di­fi­can la re­sis­ten­cia eléc­tri­ca de la piel e, in­clu­so, al­te­ran la po­la­ri­dad de la mem­bra­na ce­lu­lar.

Hi­pó­cra­tes, pa­dre de la me­di­ci­na oc­ci­den­tal, de­cía que pa­ra for­mu­lar un diag­nós­ti­co co­rrec­to era pre­ci­so co­no­cer el pa­cien­te en su to­ta­li­dad: qué co­me, dón­de vi­ve, có­mo se com­por­ta

Can­san­cio, in­som­nio, irri­ta­bi­li­dad y fal­ta de con­cen­tra­ción son los sín­to­mas más co­mu­nes de la in­fluen­cia del me­dio que ha­bi­ta­mos. La teo­ría de las ener­gías de for­mas di­ce que la ener­gía to­ma la for­ma de los ob­je­tos y lu­ga­res por los que tran­si­ta, por eso, ob­je­tos des­ar­mó­ni­co­sen su for­ma trans­mi­ten ener­gía des­equi­li­bran­te, por ejem­plo, cua­dros de gue­rra Con­se­jos pa­ra man­te­ner una ca­sa sa­lu­da­ble

Te­ner plan­tas sa­nas y sa­lu­da­bles. La plan­ta es un ser vi­voy di­cen los chi­nos: don­de no vi­ve una plan­ta, no vi­ve el ser hu­mano y es­to es ver­dad ppor­que ellas ne­ce­si­tan de ai­re y luz pa­rap cre­cer.

Ven­ti­lar dia­ria­men­te to­dos llos am­bien­tes pa­ra in­cor­po­rar ai­re pu­ro y evi­tar que la ener­gía se co­rrom­pa.

De­jar que en­tre el sol co­tid­dia­na­men­te.

Te­ner con­trol so­bre cam­pos elec­tro­mag­né­ti­cos, ubi­can­do compu­tado­ras, te­le­vi­sor, ra­dio­des­per­ta­do­res, mi­cro­on­das en los lu­ga­res ade­cua­dos y a dis­tan­cias que no sean no­ci­vas pa­ra el ser hu­mano.

Con­tro­lar el ex­ce­so de hu­me­dad y tem­pe­ra­tu­ra de los am­bien­tes.

Con­tem­plar la dis­po­si­ción y can­ti­dad del mo­bi­lia­rio y ob­jeob­je­tos pa­ra per­mi­tir que la ener­gía den­tro de la ca­sa se tras­la­de sin obs­tácu­los.

Man­te­ner el equi­li­brio ener­gé­ti­co en la cocina que es el lu­gar don­de pre­pa­ra­mos los ali­men­tos de la fa­mi­lia man­te­nien­do las hor­na­llas y cocina lim­pia.

Con­tro­lar la in­fluen­cia ne­ga­ti­va de las ano­ma­lías geo­ló­gi­cas del sub­sue­lo co­mo fa­llas geo­ló­gi­cas, ve­nas de agua sub­te­rrá­neas que pue­den pro­du­cir múl­ti­ples des­ar­mo­nías fí­si­cas men­ta­les y emo­cio­na­les.

*Di­rec­to­ra del Centro Ofi­cial de Feng Shui

Pro­fe­sio­nal. Au­to­ra del li­bro

Cam­bie su vi­da con Feng Shui

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.