Las ta­reas es­co­la­res crean res­pon­sa­bi­li­dad

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - *Pro­fe­sio­nal de Mo­men­to Ce­ro

Es ne­ce­sa­rio co­men­zar a se­pa­rar las res­pon­sa­bi­li­da­des des­de los pri­me­ros años de es­co­la­ri­dad a fin de en­se­ñar a los ni­ños a que se ha­gan car­go de lo que de­ben ha­cer. Aquí to­man im­por­tan­cia las ru­ti­nas, que ayu­dan a or­ga­ni­zar­se, a regular el día. El im­ple­men­tar y sos­te­ner ru­ti­nas en la ca­sa es res­pon­sa­bi­li­dad de los pa­pás quie­nes tie­nen que ser cons­cien­tes de eso. A ellos les to­ca es­tar aten­tos a qué pien­san los chi­cos, qué sien­ten y a ayu­dar­los a or­ga­ni­zar­se es­ta­ble­cien­do ho­ra­rios, ru­ti­nas que los ayu­da­rán a tran­si­tar exi­to­sa­men­te el ci­clo es­co­lar.

En es­te pun­to tam­bién es im­por­tan­te di­fe­ren­ciar lo que es "ayu­dar­los" de "ha­cer­lo por ellos".Y aquí en­tran en jue­go las ta­reas, no hay que ha­cer­las por ellos, es­to no los ayu­da a ha­cer­se car­go, a apren­der de res­pon­sa­bi­li­dad. Sí se pue­de bus­car con ellos los ma­te­ria­les que ne­ce­si­ta­rán pa­ra rea­li­zar­las y ver que lle­ven en la mochila lo que ne­ce­si­tan. De­pen­dien­do de la edad del pe­que­ño la mochila la pre­pa­ra­mos jun­tos o ellos so­los.

Mu­chos pa­pás se preo­cu­pan por­que los ni­ños no se ha­cen res­pon­sa­bles de sus ta­reas es­co­la­res, y al­gu­nas ve­ces es por­que ellos mis­mos, son quie­nes se ha­cen car­go de las mis­mas y sus hi­jos de­le­gan en ellos ac­ti­vi­da­des que les son pro­pias. Es im­por­tan­te en­se­ñar­les a ha­cer­se res­pon­sa­ble de su apren­di­za­je des­de el ini­cio. No es­pe­re­mos a que es­tén en el se­cun­da­rio pa­ra pe­dir­les que sean res­pon­sa­bles de sus es­tu­dios. No ol­vi­de­mos, y es bueno reite­rar­lo, que cuan­to más nos preo­cu­pa­mos no­so­tros me­nos lo ha­cen ellos.

¿Có­mo los ayu­da­mos a ha­cer­se res­pon­sa­bles?

Siem­pre hay que te­ner cla­ro que la ta­rea es de ellos. Cuan­do lle­gan del co­le­gio so­mos no­so­tros quie­nes abri­mos la mochila, mi­ra­mos los cua­der­nos pa­ra ver qué ac­ti­vi­da­des tie­nen que rea­li­zar o qué de­ben lle­var; por eso, ellos de­le­ga­rán en no­so­tros la res­pon­sa­bi­li­dad de la ta­rea y de los úti­les que ne­ce­si­ta­rán lle­var al día si­guien­te. Así, lue­go, apa­re­ce­rán los re­cla­mos:“no me pu­sis­te el ma­pa y me pu­sie­ron una ma­la no­ta”; o “me fue mal en la prue­ba por­que no me hi­cis­te es­tu­diar”. Por eso, cuan­do lle­gan del co­le­gio de­ben ser ellos quie­nes abran la mochila y vean qué es lo que tie­nen que ha­cer. Un chi­co de 4º gra­do ya es­tá pre­pa­ra­do pa­ra ha­cer­se car­go de sus de­be­res es­co­la­res, pe­ro se­rá res­pon­sa­bi­li­dad nues­tra en­se­ñar­le y es­ti­mu­lar­lo a que pue­da. An­tes de esa edad, va­mos a ha­cer­lo jun­tos. Es re­co­men­da­ble tam­bién es­pe­rar que nos pi­dan ayu­da, por­que mu­chas ve­ces no la ne­ce­si­tan ya que la ta­rea es­tá de acuer­do a su ca­pa­ci­dad. No se les pi­de na­da que no pue­dan ha­cer so­los.Tam­bién es im­por­tan­te de­jar que se equi­vo­quen, las co­rrec­cio­nes las tie­nen que ha­cer las maes­tras, no hay que es­tar to­do el tiem­po co­rri­gien­do pa­ra evi­tar el fra­ca­so. Si no co­rre­mos el ries­go que vi­van la ta­rea co­mo un cas­ti­go.

Una bue­na re­co­men­da­ción es de­jar que ten­gan al­go in­com­ple­to, que se equi­vo­quen, que trai­gan no­tas por no es­tu­diar o por no lle­var a la es­cue­la el ma­te­rial, así se ha­rán cons­cien­tes que la ta­rea es su res­pon­sa­bi­li­dad y no es obli­ga­ción de los pa­pás.

Los más chi­qui­tos ne­ce­si­ta­rán más apo­yo, sos­tén, una mi­ra­da aten­ta e in­tere­sa­da, tal vez es­tar jun­to a ellos pa­ra ha­cer la ta­rea. Pe­ro no de­be­mos es­tar pa­ra cri­ti­car­los u ob­ser­van­do lo que ha­cen mal, in­ten­tan­do que lo reali­cen lo más pro­li­jo y com­ple­to po­si­ble. Pa­ra co­rre­gir o exi­gir que la ta­rea se reali­ce bien es­tá la maes­tra. Si es­ta­mos per­ma­nen­te­men­te en­ci­ma, tra­tan­do que es­té pro­li­jo, bien he­cho, sub­ra­ya­do, pin­ta­do, los ni­ños co­men­za­rán a huir de no­so­tros al mo­men­to de ha­cer la ta­rea, nos di­rán que no tie­nen na­da y/o tar­da­rán años en ha­cer­la. ¿Por qué? La ta­rea se trans­for­ma­rá en una si­tua­ción ten­sio­nan­te y de cas­ti­go ya que ma­má o pa­pá no se que­dan tran­qui­los has­ta que to­do es­té per­fec­to. Y es­to es ago­ta­dor pa­ra cual­quie­ra.

Por la Lic. Adria­na Ló­pez*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.