Ve­ge­ta­ria­nos en la mira

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN -

En los úl­ti­mos año­sñ cre­cióió lla po­pu­lal ri­dad de las die­tas ve­ge­ta­ria­nas, fun­da­men­ta­da en con­si­de­ra­cio­nes éti­cas, cues­tio­nes me­dio-am­bien­ta­les, fac­to­res re­li­gio­sos e in­clu­so pro­ble­mas de sa­lud. La di­fu­sión de los re­sul­ta­dos de gran­des es­tu­dios po­bla­cio­na­les que de­mues­tran que la ali­men­ta­ción ve­ge­ta­ria­na se aso­cia con me­nor ries­go de obe­si­dad y en­fer­me­da­des cró­ni­cas tam­bién fo­men­ta­ron el in­te­rés.

En es­te con­tex­to, la So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Nu­tri­ción (SAN) ha ela­bo­ra­do una “Po­si­ción” re­fe­ren­te a la Ali­men­ta­ción Ve­ge­ta­ria­na. “Con­si­de­ra­mos que el ve­ge­ta­ria­nis­mo es un ti­po de ali­men­ta­ción que ca­da vez co­bra más adep­tos y que la SAN, co­mo en­ti­dad rec­to­ra de la Nu­tri­ción en nues­tro país, no pue­de es­tar aje­na al res­pec­to”, ex­pli­ca el Dr. Cé­sar Ca­sá­vo­la, pre­si­den­te del or­ga­nis­mo.

En el do­cu­men­to ela­bo­ra­do des­de el Gru­po de Tra­ba­jo Ali­men­tos, que coor­di­na el Dr. Raúl San­dro Murray, vi­ce­pre­si­den­te de la SAN, se ha­ce prin­ci­pal én­fa­sis en los dos gru­pos prin­ci­pa­les de ve­ge­ta­ria­nos: los ovo­lac­to­ve­ge­ta­ria­nos, aque­llos que no co­men car­nes pe­ro sí con­su­men huevo, le­che y sus de­ri­va­dos; y los ve­ga­nos, quie­nes re­cha­zan cual­quier ali­men­to de ori­gen ani­mal y só­lo acep­tan lo que pro­vie­ne del reino ve­ge­tal.

Si bien las es­ti­ma­cio­nes acer­ca de cuán­tos ve­ge­ta­ria­nos y/o ve­ga­nos hay en la Ar­gen­ti­na son muy va­ria­bles, ya que no exis­ten da­tos ofi­cia­les al res­pec­to, el Dr. Murray in­for­ma que “en nues­tro país re­pre­sen­ta­rían en­tre el 1 y 2 % de la po­bla­ción”.Y agre­ga:“el au­men­to de se­gui­do­res de es­te ti­po de ali­men­ta­ción se da en pro­por­cio­nes geo­mé­tri­cas. Es muy di­fí­cil ha­cer una proyección, pe­ro ca­da vez se en­cuen­tran más pa­cien­tes que con- sul­tan pa­ra apren­der a ser ve­ge­ta­ria­nos”.

Mien­tras a los ovo­lac­to­ve­ge­ta­ria­nos la SAN no los con­si­de­ra una po­bla­ción de ries­go,“ya que con los de­ri­va­dos de ani­ma­les que agre­gan a su die­ta su­plen per­fec­ta­men­te la ca­ren­cia pro­tei­ca que una ali­men­ta­ción ba­sa­da ex­clu­si­va­men­te en ve­ge­ta­les les pu­die­ra oca­sio­nar”, la en­ti­dad ad­vier­te que “hay que po­ner un cui­da­do es­pe­cial en los ve­ga­nos, da­do que exis­ten nu­trien­tes cu­ya ca­ren­cia es po­ten­cial­men­te preo­cu­pan­te en es­te ti­po de ali­men­ta­ción”. En­tre ellos, men­cio­na a la vi­ta­mi­na B12, los áci­dos gra­sos omega 3, hie­rro, cal­cio, vi­ta­mi­na D, zinc y, en me­nor me­di­da, las pro­teí­nas y el io­do.

Se­gún el Dr. San­dro Murray, ya se evi­den­cian en las con­sul­tas clí­ni­cas pro­ble­mas gra­ves re­la­cio­na­dos con es­tas for­mas de ali­men­ta­ción. El pri­mer signo que se ob­ser­va es la anemia me­ga­lo­blás­ti­ca por fal­ta de vi­ta­mi­na B12, lo cual pue­de te­ner un tra­ta­mien­to sin­to­má­ti­co y re­tor­nar a va­lo­res nor­ma­les, pe­ro en quie­nes no se con­tro­lan, la fal­ta de es­ta vi­ta­mi­na con­du­ce a al­te­ra­cio­nes neu­ro­ló­gi­cas que son muy di­fí­ci­les de re­sol­ver.

Por eso, en el ca­so es­pe­cí­fi­co de la vi­ta­mi­na B12, la SAN ase­gu­ra que “es im­pres­cin­di­ble la in­cor­po­ra­ción de ali­men­tos for­ti­fi­ca­dos y/o su­ple­men­tos die­ta­rios, ya que prác­ti­ca­men­te no exis­ten fuen­tes con­fia­bles den­tro del reino ve­ge­tal, y su dé­fi­cit pue­de pro­du­cir anemia y al­te­ra­cio­nes neu­ro­ló­gi­cas”. El co­mu­ni­ca­do ha­ce un prin­ci­pal hin­ca­pié so­bre los ries­gos de es­ta ca­ren­cia en las ve­ga­nas em­ba­ra­za­das así co­mo tam­bién en aque­llas que es­tán pla­ni­fi­can­do un em­ba­ra­zo, de­bi­do a las con­se­cuen­cias que pue­de traer en re­la­ción con la sa­lud del fe­to y del re­cién na­ci­do.

Aun­que se­gún la SAN una co­rrec­ta ali­men­ta­ción ve­ge­ta­ria­na pue­de sa­tis­fa­cer ade­cua­da­men­te las recomendaciones ac­tua­les de to­dos los nu­trien­tes, el uso de ali­men­tos for­ti­fi­ca­dos así co­mo los su­ple­men­tos die­ta­rios, po­drían pro­por­cio­nar un es­cu­do efi­caz con­tra sus even­tua­les ca­ren­cias.

Por otra par­te, los ex­per­tos se­ña­lan que si bien es cier­to que la po­bla­ción que adop­ta una ali­men­ta­ción ve­ge­ta­ria­na ha de­mos­tra­do te­ner me­nos ries­gos de pa­de­cer en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, dia­be­tes, dis­li­pi­de­mias e in­clu­so cán­cer, otros pa­tro­nes ali­men­ta­rios que in­clu­yen pe­que­ñas can­ti­da­des de pes­ca­do o car­nes ro­jas ma­gras tam­bién pa­re­cen ofre­cer una pro­tec­ción sig­ni­fi­ca­ti­va con­tra esas mis­mas pa­to­lo­gías, ra­zón por la cual es ne­ce­sa­ria la rea­li­za­ción de una ma­yor can­ti­dad de tra­ba­jos cien­tí­fi­cos pa­ra sos­te­ner­la.

Por úl­ti­mo, la SAN con­si­de­ra de su­ma im­por­tan­cia que si un in­di­vi­duo es ve­ge­ta­riano o de­ci­de adop­tar és­te ti­po de ali­men­ta­ción, de­be ser pro­vis­to de edu­ca­ción y orien­ta­ción por par­te de un pro­fe­sio­nal de la Nu­tri­ción pa­ra con­ver­tir­se en un ve­ge­ta­riano sa­lu­da­ble.

El tra­ba­jo com­ple­to pue­den ver­se en www.sa­nu­tri­cion.org.ar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.