El ali­vio en tus ma­nos

Mia - - BIENESTAR - Fuen­tes: El to­que sa­na­dor, de Ali­ce Bur­meis­ter, edi­to­rial EDAF; www.jins­hin­ma­nos­vi­ta­les-bye­ter­na.blogs­pot.com.ar; www.xo­chi­pi­lli.word­press.com

En 1900, el sa­bio ja­po­nés Ji­ro Mu­rai, quien per­te­ne­cía a una fa­mi­lia con una lar­ga tra­di­ción mé­di­ca, aque­ja­do de una en­fer­me­dad ter­mi­nal, lo­gró re­cu­pe­rar la sa­lud rea­li­zan­do un re­ti­ro en la mon­ta­ña y sir­vién­do­se tan só­lo de me­di­ta­ción, ayuno y la prác­ti­ca sis­te­má­ti­ca de di­fe­ren­tes mu­dras (pos­tu­ras ener­gé­ti­cas con las ma­nos). A raíz de es­ta ex­pe­rien­cia lí­mi­te, desa­rro­lló el Jin Shin Jyut­su co­mo una po­de­ro­sa he­rra­mien­ta que per­mi­te a la per­so­na to­mar con­cien­cia de su cuer­po, co­nec­tar con su al­ma y ali­viar­se, to­do me­dian­te al­go muy sen­ci­llo: las pro­pias ma­nos.

El Jin Shin Jyut­su es una de las tan­tas te­ra­pias que se ba­san en la exis­ten­cia de una ener­gía vi­tal que cir­cu­la por to­do el cuer­po en di­fe­ren­tes ni­ve­les o pro­fun­di­da­des, que de­be­ría fluir li­bre y sin obs­tácu­los, ya que su blo­queo pue­de ge­ne­rar ten­sio­nes que lle­ven a do-

El Jin Shin Jyut­su es una téc­ni­ca ja­po­ne­sa de pre­sio­nes o po­si­cio­nes con las ma­nos, tam­bién co­no­ci­da co­mo el Ar­te de la Fe­li­ci­dad o de la Lon­ge­vi­dad. Con unos sim­ples to­ques y pos­tu­ras de de­dos, es po­si­ble ali­viar do­lo­res, re­cu­pe­rar la ener­gía y el bie­nes­tar fí­si­co, men­tal y es­pi­ri­tual

lor y la en­fer­me­dad. Es­ta téc­ni­ca ja­po­ne­sa con­si­de­ra que el cuer­po hu­mano es­tá re­co­rri­do por tres gran­des ca­na­les ener­gé­ti­cos y tra­ba­ja so­bre ellos con las ma­nos, suave pe­ro fir­me­men­te, por en­ci­ma de la ro­pa. La ener­gía to­ma for­ma en el cuer­po a tra­vés de di­fe­ren­tes pro­fun­di­da­des que van des­de la piel (1ª pro­fun­di­dad) a los hue­sos (5ª pro­fun­di­dad), re­la­cio­na­das con las dis­tin­tas eta­pas vi­ta­les y ór­ga­nos, y que se pue­den des­equi­li­brar por emo­cio­nes ta­les co­mo la preo­cu­pa­ción, el mie­do,

Por Ale­xan­dra Zim­mer

la có­le­ra, la tris­te­za y el ex­ce­so de pre­ten­sión.

Ade­más, se lo­ca­li­zan 26 ce­rra­du­ras de se­gu­ri­dad, que son es­fe­ras ener­gé­ti­cas in­vi­si­bles, de unos 15 cm de diá­me­tro, re­par­ti­das por dis­tin­tos ca­na­les de ener­gía a lo lar­go del cuer­po, a tra­vés de las cua­les pue­de li­be­rar­se la ener­gía es­tan­ca­da o me­jo­rar su flu­jo. Si una de es­tas ce­rra­du­ras se ve afec­ta­da por una so­bre­car­ga de ener­gía pro­ve­nien­te de una ac­ti­tud co­mo pue­de ser la preo­cu­pa­ción, por ejem­plo, se in­te­rrum­pi­rá el

fluir de la ener­gía dan­do lu­gar a los pri­me­ros sín­to­mas de en­fer­me­dad.

El Jin Shin Jyut­su ayu­da a ba­jar los ni­ve­les de es­trés y pro­mue­ve es­ta­dos de pro­fun­da re­la­ja­ción, por no es­tar con­tra­in­di­ca­do en nin­gu­na si­tua­ción, pue­de ser com­ple­men­ta­rio de cual­quier otra for­ma de ali­vio y cu­ra­ción tra­di­cio­na­les.

La téc­ni­ca

Ca­da de­do de la mano es ca­paz de desa­rro­llar una in­fi­ni­dad de fun­cio­nes, cal­man­do sen­ti­mien­tos que, co­mo la preo­cu­pa­ción, el mie­do, la ira, la tris­te­za y la fal­sa apa­rien­cia, son el ori­gen de mu­chas en­fer­me­da­des. Así:

Se pue­de ali­viar la preo­cu­pa­ción en­vol­vien­do el de­do pul­gar de la mano

de­re­cha o iz­quier­da con la mano con­tra­ria (la iz­quier­da re­pre­sen­ta el pa­sa­do y la de­re­cha el pre­sen­te).

Se com­ba­te el mie­do en­vol­vien­do el de­do ín­di­ce.

Con el de­do me­dio, se apla­ca la

ira.

El anu­lar sir­ve pa­ra ven­cer la tris­te­za.

El me­ñi­que evi­ta la ac­ti­tud de apa­rien­cia.

Bas­ta con cin­co mi­nu­tos de prác­ti­ca, los de la mano iz­quier­da du­ran­te el día y los de la mano de­re­cha, por la no­che, un mí­ni­mo de tres días se­gui­dos. Pa­ra me­jo­res re­sul­ta­dos, se de­be prac­ti­car nue­ve días se­gui­dos. Los es­pe­cia­lis­tas acon­se­jan no to­mar ca­fé ni be­bi­das ex­ci­tan­tes an­tes de rea­li­zar la téc­ni­ca, ha- cer­lo con el es­tó­ma­go va­cío o con un mí­ni­mo de ali­men­to y, es­pe­cial­men­te, son­reír mien­tras se prac­ti­ca.

Sín­to­mas

Pul­gar: se re­la­cio­na con el es­tó­ma­go y el ba­zo, con la preo­cu­pa­ción. Ac­túa a ni­vel de la su­per­fi­cie de la piel, di­ges­tio­nes a ni­vel men­tal y fí­si­co, in­con­ti­nen­cia de ori­na (re­la­cio­na­da con pér­di­da de con­trol). To­dos los pro­ble­mas se trans­for­man en pro­yec­tos con el tra­ba­jo de es­te de­do.

Ín­di­ce: es­tá re­la­cio­na­do con el oí­do, el ri­ñón y la ve­ji­ga. Se re­la­cio­na con los múscu­los (nos pa­ra­li­za­mos, no so­mos ca­pa­ces de man­te­ner­nos fir­mes o en pie). Con su tra­ba­jo to­dos los mie­dos co­mien­zan a di­sol­ver­se.

Me­dio: se re­la­cio­na con el hí­ga­do, los ojos, la san­gre y la ve­sí­cu­la. Su ac-

ti­tud es la ra­bia o có­le­ra. Tam­bién con el equi­li­brio. Con su tra­ba­jo, to­das las frus­tra­cio­nes, in­de­ci­sio­nes y có­le­ra se di­suel­ven.

Anu­lar: se re­la­cio­na con la tris­te­za y con los pulmones e in­tes­tino grue­so. Tam­bién con el as­pec­to de la piel y la to­ma de de­ci­sio­nes. Con el tra­ba­jo ha­bi­tual to­das las tris­te­zas y he­ri­das co­mien­zan a di­sol­ver­se.

Me­ñi­que: es­tá re­la­cio­na­do con el co­ra­zón, el in­tes­tino del­ga­do y los hue­sos. Tam­bién con la ac­ti­tud de apa­ren­tar ser al­go que no se es. Es el llan­to por den­tro mien­tras se ríe por fue­ra. Al tra­ba­jar­lo, se di­lu­ye la con­fu­sión y es po­si­ble ser quien ver­da­de­ra­men­te se es.

Centro de la pal­ma: es­tá en re­la­ción con el dia­frag­ma y la res­pi­ra­ción, reúne a lo to­do lo an­te­rior­men­te di­cho. Su­je­tan­do el centro de la pal­ma de la mano se pue­den lle­var a ca­bo mu­chas co­sas in­me­dia­ta­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.