8 TO­QUES SA­NA­DO­RES

Mia - - BIENESTAR -

Au­toa­pli­ca­ción: lle­va un mí­ni­mo de 20 mi­nu­tos a po­co más de una ho­ra. Se pue­de apli­car me­dia ho­ra en un la­do del cuer­po y otra me­dia ho­ra del otro. Tam­bién es po­si­ble tra­ba­jar el la­do iz­quier­do de día y el de­re­cho de no­che. Apli­ca­ción a otros: le­va un mí­ni­mo de 20 mi­nu­tos y no más de 45 o 60 mi­nu­tos. En ca­sos gra­ves, se pue­den apli­car de 2 a 3 se­sio­nes dia­rias a in­ter­va­los de 8 ho­ras, res­pe­tan­do el la­do iz­quier­do en el día y el de­re­cho en la no­che. Co­mo en el ca­so del tra­ba­jo so­bre los de­dos, es re­co­men­da­ble no be­ber es­ti­mu­lan­tes an­tes de ini­ciar la ce­sión y te­ner el es­tó­ma­go va­cío.

1. MIE­DOS

La mano iz­quier­da su­je­ta el centro del ar­co en la plan­ta del pie iz­quier­do y la de­re­cha el de­do me­ñi­que. Si es de no­che, in­ver­tir las ma­nos y pies. Co­no­ci­do co­mo el “ejer­ci­cio de la hi­po­con­dría”, con él se re­du­cen to­dos los mie­dos, es­pe­cial­men­te los he­re­di­ta­rios y con­gé­ni­tos. Ade­más lim­pia de to­xi­nas el or­ga­nis­mo y el kar­ma. Cambiando de ma­nos y de pie, ac­túa co­mo termostato del cuer­po y ayu­da a abrir­se y a re­ci­bir la abun­dan­cia. Con­tri­bu­ye a di­sol­ver las acu­mu­la­cio­nes de gra­sa y te­ji­do co­mo quis­tes en el úte­ro y en el pe­cho. Tiem­po: en­tre 10 y 15 mi­nu­tos.

2. AR­MO­NI­ZA EL OR­GA­NIS­MO

La mano iz­quier­da to­ca el hom­bro de­re­cho en la par­te su­pe­rior del omó­pla­to y las ye­mas de los de­dos de la mano de­re­cha re­po­san so­bre la ba­se del pul­gar de la mis­ma mano. Si es de no­che, in­ver­tir las ma­nos. Ayu­da al pul­món y al in­tes­tino grue­so, com­pen­sa la aci­dez y la de­bi­li­dad del cuer­po, ali­via la in­quie­tud por el pa­sa­do y el fu­tu­ro, la con­ges­tión pul­mo­nar, las pal­pi­ta­cio­nes del co­ra­zón, el pul­so rá­pi­do, la tos, la ema, la irri­ta­ción ocu­lar, el su­dor du­ran­te el sue­ño, el san­gra­do de la na­riz, la na­riz obs­trui­da, las mo­les­tias en los se­nos, bra­zos, co­dos, dien­tes y gar­gan­ta.

Tiem­po: en­tre 10 y 15 mi­nu­tos.

3. LI­BE­RA TEN­SIO­NES

La mano iz­quier­da se co­lo­ca so­bre el hom­bro de­re­cho en la par­te­te su­pe­rior del omó- omó pla­to y la mano de­re­cha se si­túa de­ba­jo del hue­so de la nal­ga (is­quión). Re­cor­dar que de no­che se de­be ha­cer in­vir­tien­do las ma­nos. Per­mi­te que la ener­gía as­cien­da por la es­pal­da fa­vo­re­cien­do el rie­go san­guí­neo del ce­re­bro. Con­tri­bu­ye a eli­mi­nar ten­sión y a li­be­rar la an­gus­tia y el can­san­cio. Tiem­po: en­tre 10 y 15 mi­nu­tos.

4. FA­TI­GA

Mano iz­quier­da so­bre el pu­bis y mano de­re­cha en el co­xis, de ma­ne­ra rme pe­ro sin pre­sión. Otra ayu­da si­mi­lar es po­ner el de­do me­dio en el centro de la mano opuesta. Es­te ejer­ci­cio res­ca­ta del can­san­cio y el ago­ta­mien­to pro­fun­do ac­ti­ván­do­nos y po­nién­do­nos en mar­cha. Tam­bién des­blo­quea la cir­cu­la­ción de las pier­nas. Es efec­ti­vo pa­ra com­ba­tir la hi­per­ten­sión ar­te­rial y los pro­ble­mas de ri­ñón. Ayu­da a re­sol­ver pro­ble­mas per­so­na­les y a re­cu­pe­rar la ar­mo­nía. Tiem­po: en­tre 10 y 15 mi­nu­tos.

5. PRO­BLE­MAS BU­CA­LES Y DE GAR­GAN­TA

La mano iz­quier­da su­je­ta la pan­to­rri­lla por la par­te ex­ter­na, mien­tras la de­re­cha su­je­ta, al mis­mo tiem­po, los to­bi­llos con la yema de los de­dos. En la no­che, in­ver­tir las ma­nos. Apo­da­do co­mo el ejer­ci­cio “den­tis­ta”, re­sul­ta muy in­di­ca­do pa­ra cu­rar pro­ble­mas de la bo­ca y la gar­gan­ta co­mo do­lor de mue­las, afec­cio­nes en las en­cías, amig­da­li­tis y fa­rin­gi­tis. Tam­bién com­ba­te la bron­qui­tis, náu­seas y mo­les­tias en las pier­nas. An­te el do­lor de mue­las, se su­je­ta la pier­na opuesta a la pie­za que due­le.

Tiem­po: en­tre 10 y 15 mi­nu­tos.

6. ES­TAN­CA­MIEN­TO

Sen­ta­do, la ba­se de la mano iz­quier­da se apo­ya en el hue­so in­terno de la ro­di­lla de­re­cha y la de­re­cha se co­lo­ca en el hue­so de la ro­di­lla iz­quier­da. Los bra­zos que­da­rán en equis con los co­dos apo­ya­dos sua­ve­men­te so­bre los mu­los. Es­te ejer­ci­cio une el cie­lo con la tie­rra y el es­pí­ri­tu con el cuer­po li­be­ran­do lo es­tan­ca­do. Ayu­da a po­ner­se en mar­cha y es­tá es­pe­cial­men­te re­co­men­da­do pa­ra quie­nes se pa­ra­li­zan an­te los nue­vos pro­yec­tos o que no aca­ban aque­llo que co­mien­zan.

Tiem­po: en­tre 10 y 15 mi­nu­tos.

7. AU­TO­ES­TI­MA

Sin for­zar de­ma­sia­do los bra­zos ha­cia atrás, se co­lo­can am­bas ma­nos so­bre la cresta ilíaca, ubi­ca­da en la par­te pos­te­rior de la es­pal­da, en­ci­ma del hue­so ilion (úl­ti­ma por­ción de la es­pal­da ba­ja). Me­jo­ra la ali­nea­ción de la co­lum­na. Apor­ta equi­li­brio, fa­vo­re­ce la au­to­es­ti­ma y el desa­rro­llo de la sa­bi­du­ría. Asi­mis­mo con­tri­bu­ye a di­si­par emo­cio­nes co­mo el en­fa­do, la com­pe­ti­ti­vi­dad y el re­sen­ti­mien­to. Tiem­po: 20 mi­nu­tos.

8. CAL­MA

La mano de­re­cha se de­ja re­po­sar so­bre la nu­ca iz­quier­da cru­zan­do el bra­zo por de­lan­te del cuer­po y con la mano iz­quier­da se su­je­tan el co­do de for­ma en­vol­ven­te. En el día, se in­vier­ten las ma­nos. Ayu­da a su­pe­rar el en­fa­do y el re­sen­ti­mien­to con los de­más y des­car­ga la men­te del es­trés y la ten­sión de­vol­vien­do el so­sie­go ne­ce­sa­rio pa­ra cui­dar la sa­lud fí­si­ca y men­tal. Ac­ti­va al pro­pio guía in­te­rior.

Tiem­po: en­tre 10 y 15 mi­nu­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.