Los 8 mu­dras

El Jiu Shin Jyut­su tie­ne un ma­pa com­ple­to he­cho so­bre to­do el or­ga­nis­mo: ca­da uno de los diez de­dos de las ma­nos pue­den regular 14.400 fun­cio­nes del cuer­po a tra­vés de 680 mu­dras po­si­bles de rea­li­zar do­blan­do, es­ti­ran­do y asien­do los de­dos de di­ver­sos mod

Mia - - BIENESTAR -

Ex­ha­lan­do las car­gas y los blo­queos

Con el pul­gar de­re­cho, sos­ten­ga sua­ve­men­te el de­do me­dio iz­quier­do del la­do de la pal­ma. Co­lo­que el res­to de los de­dos de la mano de­re­cha en la par­te pos­te­rior del de­do me­dio de la mano iz­quier­da. Ha­ga lo mis­mo pa­ra el de­do me­dio de la mano de­re­cha. Es­ta postura ayu­da a li­be­rar la ten­sión ge­ne­ra­li­za­da y el es­trés des­de la ca­be­za has­ta los de­dos de los pies. Fa­ci­li­ta la ex­ha­la­ción, lo que a su vez nos per­mi­te va­ciar­nos de las cau­sas de un es­tan­ca­mien­to o de un blo­queo per­ni­cio­so de la ener­gía. Ade­más, se pue­de uti­li­zar ca­da vez que te preo­cu­pes por al­guno de los si­guien­tes te­mas: “no veo bien”; “lo he pa­sa­do mal ex­ha­lan­do”; “me sien­to frus­tra­do”; “es­toy to­do el tiem­po can­sa­do”; “ten­go pro­ble­mas pa­ra to­mar de­ci­sio­nes y siem­pre las postergo”.

In­ha­lan­do la abun­dan­cia

Sos­ten­ga la par­te pos­te­rior del de­do me­dio de la mano iz­quier­da, li­ge­ra­men­te, con el pul­gar de­re­cho. Co­lo­que los otros de­dos de la mano de­re­cha del la­do de la pal­ma del de­do me­dio de la mano iz­quier­da. Ha­ga lo mis­mo pa­ra el de­do me­dio de la mano de­re­cha. Es­ta postura pro­mue­ve una fá­cil in­ha­la­ción del Alien­to de la Vi­da, nues­tra fuen­te de abun­dan­cia. Se pue­de uti­li­zar pa­ra ali­viar los si­guien­te pro­ble­mas men­ta­les o fí­si­cos: “no pue­do ins­pi­rar pro­fun­da­men­te”; “es­cu­cho ca­da vez me­nos”; “ten­go mo­les­tias en los pies”; “no es­toy tan ac­ti­vo co­mo so­lía es­tar”; “ten­go se­rias mo­les­tias en los ojos”.

Cal­man­do y re­vi­ta­li­zan­do

Su­je­te los de­dos me­ñi­que y anu­lar por el la­do de la pal­ma con su pul­gar de­re­cho. Co­lo­que los otros de­dos de la mano de­re­cha en la par­te pos­te­rior de los de­dos anu­lar y me­ñi­que. In­vier­ta el pro­ce­so pa­ra los de­dos de la mano de­re­cha. Es­ta postura ayu­da a cal­mar el cuer­po, la ten­sión ner­vio­sa y el es­trés y re­vi­ta­li­za to­das las fun­cio­nes de los ór­ga­nos. Se pue­de uti­li­zar en pre­sen­cia de cual­quie­ra de los si­guien­tes sín­to­mas fí­si­cos o es­ta­dos men­ta­les: “me pon­go muy ner­vio­so”; “me preo­cu­pa el es­ta­do de mi co­ra­zón”; “siem­pre es­toy “in­ten­tán­do­lo”; “me de­pri­mo mu­cho y no dis­fru­to de las co­sas”.

Li­be­ran­do el can­san­cio ge­ne­ral dia­rio

Su­je­te la par­te pos­te­rior de los de­dos me­dio, ín­di­ce y pul­gar de la mano iz­quier­da con el pul­gar de­re­cho. Co­lo­que el res­to de los de­dos de la mano de­re­cha so­bre los de­dos me­dio, ín­di­ce y pul­gar del la­do de la pal­ma. In­vier­ta el pro­ce­so pa­ra los de­dos de la mano de­re­cha. Es­ta postura ayu­da a eli­mi­nar el can­san­cio, la ten­sión y el es­trés que pu­die­ran acu­mu­lar­se du­ran­te el trans­cur­so del día. Ayu­da a des­ha­cer­se de las preo­cu­pa­cio­nes, los mie­dos

y la ira. Se pue­de uti­li­zar pa­ra fa­ci­li­tar las si­guien­tes di cul­ta­des men­ta­les o fí­si­cas: “me can­so mu­cho”; “siem­pre me sien­to in­se­gu­ro por mi sa­lud, mi po­der o mi fe­li­ci­dad”; “em­pie­zo a sen­tir­me vie­jo y a pa­re­cer vie­jo”; “me irri­to y en­fa­do por cual­quier mo­ti­vo”; “me preo­cu­po por cual­quier co­sa”.

Re­vi­ta­li­za­ción

Ha­ga un círcu­lo con el de­do me­dio o ín­di­ce de la mano de­re­cha (se­gún sea más có­mo­do) y el pul­gar co­lo­cán­do­lo en la mi­tad de la uña del de­do ín­di­ce o el me­dio. A con­ti­nua­ción, des­li­ce el pul­gar iz­quier­do en­tre el círcu­lo del de­do ín­di­ce o me­dio y el pul­gar de la mano de­re­cha. In­vier­ta el procedimiento pa­ra el la­do de­re­cho. Es­te mu­dra re­vi­ta­li­za to­das las fun­cio­nes del cuer­po y li­be­ra los blo­queos de­bi­dos al can­san­cio acu­mu­la­do du­ran­te el día. Tam­bién ayu­da a re­sol­ver las si­guien­tes si­tua­cio­nes: “siem­pre ten­go una sen­sa­ción de in­quie­tud”; “se­gún pa­re­ce no es­toy en­fer­mo pe­ro me en­cuen­tro muy can­sa­do”; “mi as­pec­to es te­rri­ble”; “soy tem­pe­ra­men­tal y no pue­do evi­tar­lo”; “me gus­tan los dul­ces de una ma­ne­ra in­con­tro­la­da”.

Res­pi­ran­do li­bre­men­te

To­que la uña del de­do anu­lar de la mano de­re­cha con la yema del pul­gar y sos­ten­ga la po­si­ción du­ran­te unos mi­nu­tos. Pro­ce­da igual pa­ra la mano iz­quier­da. Es­ta postura for­ta­le­ce la fun­ción de la res­pi­ra­ción y ayu­da a equi­li­brar to­dos los pro­ble­mas aso­cia­dos con el oí­do. Cuan­do se uti­li­za du­ran­te un pa­seo o mien­tras se ha­ce gim­na­sia o al co­rrer, ayu­da a res­pi­rar con ma­yor fa­ci­li­dad. Tam­bién se pu­de uti­li­zar cuan­do se tran­si­ta a gran­des al­ti­tu­des o du­ran­te un via­je en avión. Uti­li­za­la siem­pre que se pro­duz­ca cual­quie­ra de las si­guien­tes si­tua­cio­nes: “mi piel es­tá en un es­ta­do te­rri­ble”; “me sien­to re­cha­za­do y no ama­do y llo­ro con fa­ci­li­dad”; “soy muy tor­pe”; “he per­di­do mi sen­ti­do co­mún”; “ten­go mo­les­tias en los oí­dos”.

Ex­ha­lan­do la su­cie­dad, el pol­vo y la gra­sa

Ha­ga que se to­quen las ye­mas de los de­dos me­dios de las ma­nos de­re­cha e iz­quier­da con las pal­mas ahue­ca­das. Es­ta postura ayu­da a li­be­rar el es­trés y la ten­sión dia­ria de la ca­be­za, los pulmones, las fun­cio­nes digestivas, el ab­do­men y las pier­nas. Tam­bién vi­go­ri­za la ca­pa­ci­dad pa­ra ex­ha­lar y ali­ge­ra la gra­sa, el pol­vo o la su­cie­dad acu­mu­la­dos.

In­ha­lan­do el alien­to pu­ri ca­do de la vi­da

Jun­te las uñas de los de­dos me­dios de­re­cho e iz­quier­do. Es­ta postura ayu­da a li­be­rar la ten­sión de la es­pal­da y pro­mue­ve una sen­sa­ción ge­ne­ral de bie­nes­tar. Tam­bién for­ta­le­ce nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra in­ha­lar y re­ci­bir el alien­to pu­ri ca­do de la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.