El po­der de los man­da­la

Mia - - SUMARIO - por Pa­tri­cia Tra­ver­sa

Pa­ra el Feng Shui, los mandalas ex­ce­den su va­lor de­co­ra­ti­vo. Su apor­te al am­bien­te y a los ha­bi­tan­tes es muy útil des­de el pun­to de vis­ta ener­gé­ti­co. En pri­mer lu­gar, su be­lle­za y fuer­za le­van­tan el Chi de­pri­mi­do de in­me­dia­to. Al es­tar di­se­ña­dos con for­mas geo­mé­tri­cas con­cén­tri­cas (círcu­los, trián­gu­los, cua­dra­dos y rec­tán­gu­los), po­seen un Chi es­ta­ble y ar­mó­ni­co y, por lo ge­ne­ral, con­tie­nen la re­pre­sen­ta­ción de to­dos los ele­men­tos de la na­tu­ra­le­za. En Orien­te, hay gran can­ti­dad de tem­plos rea­li­za­dos en for­ma de man­da­la ya que son con­si­de­ra­dos sím­bo­los sa­gra­dos, cu­ya con­fi­gu­ra­ción ener­gé­ti­ca re­pre­sen­ta al ma­cro­cos­mos (el uni­ver­so, la na­tu­ra­le­za, el mun­do es­pi­ri­tual) y tam­bién al mi­cro­cos­mos (la na­tu­ra­le­za hu­ma­na, el in­di­vi­duo).

Mi con­se­jo es no sa­tu­rar de imá­ge­nes un lu­gar sino se­lec­cio­nar con cri­te­rio los mandalas y sec­to­res es­tra­té­gi­cos con­ser­van­do el buen gus­to y el equi­li­brio Yin-Yang. Es im­por­tan­te tam­bién pre­fe­rir pin­tu­ras o re­pro­duc­cio­nes de bue­na ca­li­dad y que es­tén siem­pre en buen es­ta­do, des­car­tan­do ver­sio­nes que se ha­yan da­ña­do (ro­tu­ras, des-co­lo­ri­do, etc.).

El man­da­la pue­de ser una guía pa­ra ubi­car­nos en nues­tro centro más pro­fun­do y, así, in­te­grar los di­fe­ren­tes as­pec­tos de nues­tra vi­da. Pue­de ayu­dar­nos tam­bién a su­pe­rar la sen­sa­ción de de­sin­te­gra­ción que tan fre­cuen­te­men­te se ex­pe­ri­men­ta hoy en día. Se­gún su di­se­ño y co­lo­res, son muy pro­pi­cios pa­ra lo­grar re­la­ja­ción, fa­vo­re­cer la con­cen­tra­ción, ac­ti­var as­pi­ra­cio­nes vi­ta­les, pu­ri­fi­car un am­bien­te, equi­li­brar el Yin-Yang de un lu­gar, etc.

En los dor­mi­to­rios de los ni­ños, co­lo­car mandalas siem­pre es fa­vo­ra­ble por­que ar­mo­ni­zan su gran vi­ta­li­dad. Pa­ra los va­ro­nes, en to­nos ce­les­te, la­van­da o amarillo cla­ro y, pa­ra las ni­ñas, ro­sa­dos, li­la y bei­ge.

En las re­cep­cio­nes, los mandalas ge­ne­ran un ti­po de ener­gía de bien­ve­ni­da fa­vo­ra­ble.

En la sa­la de es­tar, po­de­mos usar­los se­gún sus co­lo­res y for­mas pa­ra ac­ti­var los cin­co ele­men­tos y sus as­pi­ra- cio­nes co­rres­pon­dien­tes. La elec­ción re­co­men­da­da pa­ra ca­da orien­ta­ción es la si­guien­te:

Su­r­oes­te: per­so­nas be­ne­fac­to­ras y via­jes. Pa­ra ac­ti­var es­ta as­pi­ra­ción vi­tal se de­ben in­cluir las ener­gías metal y tie­rra. Los mandalas de­be­rán te­ner co­lo­res amarillo, ma­rrón, ocre, mos­ta­za, blan­co, gris per­la o me­ta­li­za­do y for­mas cir­cu­la­res y cua­dra­das.

No­roes­te: amor y re­la­cio­nes. Es­te sec­tor se ac­ti­va con las ener­gías tie­rra y fue­go. Los mandalas de­be­rán ser en to­nos ocre, bei­ge, te­rra­co­ta, ro­jo, ro­sa­do, bor­dó, y con for­mas trian­gu­la­res y cua­dra­das.

No­res­te: fi­nan­zas y pros­pe­ri­dad. Se ne­ce­si­tan mandalas que ac­ti­ven las ener­gías ma­de­ra y agua, por lo que de­be­rán ser en co­lo­res ver­de, ce­les­te-azul, ne­gro, for­mas on­du­la­das y rec­tan­gu­la­res.

Oes­te: hi­jos y crea­ti­vi­dad. Pa­ra ac­ti­var con la ener­gía del metal y de la tie­rra, los mandalas de­ben te­ner co­lo­res amarillo, ma­rrón, ocre, mos­ta­za, blan­co, gris per­la o me­ta­li­za­do. Las for­mas cir­cu­la­res y cua­dra­das son per­fec­tas.

Sur: ca­rre­ra y tra­ba­jo. Co­lo­car mandalas con ener­gía agua y metal (co­lo­res blan­co, azul, ce­les­te) y for­mas on­du­la­das y cir­cu­la­res.

Su­r­es­te: co­no­ci­mien­to y sa­bi­du­ría. La tie­rra y el fue­go (ro­jo, amarillo, bei­ge, for­mas cua­dra­das y trian­gu­la­res) ac­ti­van po­si­ti­va­men­te es­te sec­tor.

Nor­te: re­co­no­ci­mien­to so­cial. Los mandalas en to­nos ro­jo y ver­de y for­mas trian­gu­la­res y rec­tan­gu­la­res, son los ade­cua­dos pa­ra ele­var la au­to­es­ti­ma.

Es­te: sa­lud y fa­mi­lia. Ubi­car mandalas con ener­gía ma­de­ra y agua y co­lo­res ver­de, ce­les­te, ne­gro, azul, for­mas cua­dra­das y on­du­la­das.

*Di­rec­to­ra del Centro Ofi­cial de Feng Shui

Pro­fe­sio­nal. Au­to­ra del li­bro

Cam­bie su vi­da con Feng Shui

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.