La per­so­na­li­dad ci­ber­né­ti­ca

Mia - - SUMARIO - por Fer­nan­do Oso­rio*

Las TIC no mo­de­lan la per­so­na­li­dad, pe­ro sí son una gran in­fluen­cia que po­ten­cia as­pec­tos de per­so­na­li­dad pre­via. Por ejem­plo, un ni­ño pe­que­ño cria­do sin lí­mi­tes y al que se le da ca­si to­do lo que so­li­ci­ta ten­drá, an­te el mun­do, una con­duc­ta desafian­te y de exi­gen­cia, pues no tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra frus­trar­se. Es­tos ele­men­tos com­po­nen un cua­dro de si­tua­ción que per­mi­te pre­ver la mo­da­li­dad con la que na­ve­ga­rá por in­ter­net, con una to­tal im­pu­ni­dad y fal­ta de con­cien­cia so­bre las fron­te­ras que pue­de o no atra­ve­sar. Y cuan­do un adul­to del en­torno pre­ten­da li­mi­tar sus bús­que­das o le pon­ga cier­to co­to a su aven­tu­ra ci­ber­né­ti­ca, reac­cio­na­rá con tiranía se­ña­lan­do que na­die es quien pa­ra fre­nar su in­ten­ciónn de per­ma­ne­cer fren­te a suu compu­tado­ra. En la cons-truc­ción de su ra­zo­na­mien-to, uti­li­za la mis­ma ló­gi­ca que fun­cio­nó pa­ra otro ti­poo de ac­cio­nes que nun­ca re­ci­bie­ron li­mi­ta­cio­nes. Un pe­que­ño su­je­to atra­ve­sa­do por la creen­cia de que es po­si­ble ob­te­ner “sa­tis­fac­ción in­me­dia­ta” no que­rrá li­mi­tar tam­po­co su aven­tu­ra ci­ber­né­ti­ca, pues le da pla­cer o lo anes­te­sia an­te cues­tio­nes del mun­do cir­cun­dan­te que le mo­les­tan o no le in­te­re­san.

Es im­por­tan­te no de­jar­se con­ven­cer por al­gu­nos pos­tu­la­dos ac­tua­les, de cier­tas ra­mas de las neu­ro­cien­cias, que pre­ten­den dar­le a la in­fluen­cia de la tec­no­lo­gía mo­der­na, en la cons­ti­tu­ción sub­je­ti­va de los ni­ños y los jó­ve­nes, mu­cho más pe­so del que ver­da­de­ra­men­te tie­ne. To­da­vía los pa­dres, el en­torno fa­mi­liar me­dia­to y los im­pe­ra­ti­vos de la crian­za en el seno del ho­gar son la ma­yor in­fluen­cia y los que con­for­man la per­so­na­li­dad y el ca­rác­ter de un ni­ño. Por su­pues­to, ese desa­rro­llo de per­so­na­li­dad y ca­rác­ter tie­ne que ver con as­pec­tos de la crian­za y la tec- no­lo­gía no es­ca­pa a es­te im­pe­ra­ti­vo. Que un ni­ño pa­se mu­chas ho­ras de su día fren­te a su compu­tado­ra, su te­le­vi­sor u otros apa­ra­tos elec­tró­ni­cos no es por “in­fluen­cia ci­ber­né­ti­ca”, sino por­que su mun­do no tie­ne otro ti­po de es­tí­mu­los que pue­dan ha­cer esa ex­pe­rien­cia al­go más crea­ti­va y pro­duc­ti­va o por­que tie­ne un en­torno adul­to que uti­li­za el re­cur­so tec­no­ló­gi­co co­mo un es­tí­mu­lo elec­tró­ni­co o una “baby-sit­ter on li­ne”. El pro­ble­ma no es es­tar fren­te a la compu­tado­ra mu­cha­chas ho­ras, sino qué se ha­ce du­du­ran­te to­das esas ho­ras.

Si hay al­go que se po­dría nom­brar co­mo “sa­lu­da­ble”, en el ac­ce­so que los ni­ños y jjó­ve­nes tie­nen en la ac­tua­li­dad al mun­do ci­ber­né­ti­co, tie­ne que ver con la ac­ti­tud crea­ti­va que mues­tran; por lo tan­to, la aven­tu­ra ci­ber­né­ti­ca se­rá real­men­te una gra­ta ex­pe­rien­cia. La tec­no­lo­gía mo­der­na no es la que ob­tu­ra los pro­ce­sos crea­ti­vos nni los in­tere­ses per­so­na­les. Los su­je­tos más sa­lu­da­bles sson los que pue­den en­trar y sa­lir con to­tal tran­qui­li­dad y con­vic­ción de la ló­gi­ca con­su­mis­ta; pe­ro es­to de­be re­gu­lar­se, des­de muy tem­pra­na edad, de la mano de los adul­tos res­pon­sa­bles de la crian­za y la for­ma­ción pe­da­gó­gi­ca. En ellos, na­da de su sub­je­ti­vi­dad es­tá en jue­go, pues si­guen desa­rro­llan­do un pro­ce­so crea­ti­vo in­terno que plas­man tam­bién en la uti­li­za­ción de las tec­no­lo­gías de co­mu­ni­ca­ción e in­for­ma­ción.

Del li­bro Ci­ber Bull­ying. Aco­so y vio­len­cia en las re­des so­cia­les, de Fer­nan­do Oso­rio, Urano: edi­cio­ne­su­rano.com.ar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.