Una ra­za de al­ta ga­ma

Mia - - SUMARIO -

El au­ge eco­nó­mi­co de Chi­na ha pro­vo­ca­do una ex­plo­sión de in­te­rés por el uni­ver­so de las mas­co­tas y, pa­ra­le­la­men­te, ge­ne­ró un cre­cien­te nú­me­ro de mi­llo­na­rios que buscan dis­tin­guir­se a cual­quier pre­cio. Man­sio­nes exu­be­ran­tes, co­ches ex­clu­si­vos, ro­pa de im­por­tan­tes di­se­ña­do­res y mu­cha ex­cen­tri­ci­dad. En la se­gun­da po­ten­cia del mun­do, el nue­vo sím­bo­lo de es­ta­tus es te­ner un mastín ti­be­tano, co­no­ci­do tam­bién co­mo do­go del Tí­bet.

Un cria­dor de es­tos gran­des pe­rros pas­to­res ase­gu­ró, ha­ce po­cas se­ma­nas, que ven­dió una pa­re­ja de ma­chos de un año de edad por la su­ma de 18 mi­llo­nes de yua­nes, el equi­va­len­te de más de 23 mi­llo­nes de pe­sos ar­gen­ti­nos. “El mastín

ti­be­tano es el oso panda de los pe­rros”, ex­pli­có el hom­bre con or­gu­llo. El com­pra­dor, un mag­na­te de Shan­dong, pa­gó el im­por­te to­tal con su tar­je­ta de cré­di­to en una fe­ria de ani­ma­les de lu­jo.

Los pe­rros mi­den en­tre 75 y 80 cen­tí­me­tros de al­tu­ra y pe­san de 80 a 90 ki­los, res­pec­ti­va­men­te. El más ca­ro –15 mi­llo­nes y me­dio de pe­sos– es un ejem­plar ex­cep­cio­nal de co­lor do­ra­do muy bri­llan­te y se trans­for­mó en el mastín más ca­ro de la his­to­ria: el que os­ten­ta­ba

Mi­llo­na­rios chi­nos pa­gan for­tu­nas por do­gos ti­be­ta­nos, una cos­tum­bre en al­za en­tre los mag­na­tes del mun­do

el ré­cord cos­tó ca­si 13 mi­llo­nes de pe­sos, en 2011.

Los do­gos del Tí­bet son ge­ne­ral­men­te ani­ma­les tran­qui­los, pe­ro an­te la pre­sen­cia de un ex­tra­ño sue­len po­ner­se muy in­quie­tos e in­clu­so lle­gar a ata­car. Com­prar uno de ellos es a ve­ces un ca­pri­cho co­mo te­ner un Bu­gat­ti por­que es­tos ani­ma­les co­men una bar­ba­ri­dad y ne­ce­si­tan de cui­da­dos cos­to­sí­si­mos. Só­lo apa­rear a una hem­bra pue­de cos­tar­le a su due­ño unos 150 mil pe­sos.

En las gran­des ciu­da­des del mun­do, ca­si se ha tri­pli­ca­do el nú­me­ro de mas­co­tas de com­pa­ñía, pro­vo­ca­do un boom sin pre­ce­den­tes en to­do lo que tie­ne que ver con ellas: des­de ro­pas has­ta sa­lo­nes de be­lle­za y de ma­sa­je. En Chi­na, es tal el in­cre­men­to de ani­ma­les de com­pa­ñía, que va­rias ciu­da­des, don­de se ha re­la­ja­do el con­trol de la na­ta­li­dad, han im­ple­men­ta­do aho­ra una nor­ma­ti­va de una so­la mas­co­ta por vi­vien­da. Pe­ro no só­lo en Orien­te los mi­llo­nes cue­cen ha­bas. En Oc­ci­den­te, los mag­na­tes tam­bién tie­nen sus ca­pri­chos, al­gu­nos, in­clu­so, atra­vie­san el lí­mi­te de la hu­ma­ni­dad, co­mo com­prar ti­gres o co­co­dri­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.