Tra­ta­mien­to no­ve­do­so pa­ra la de­pre­sión

Mia - - CALIDAD DE VIDA -

En el úl­ti­mo Sim­po­sio In­ter­na­cio­nal so­bre Es­ti­mu­la­ción Mag­né­ti­ca Trans­cra­nea­na, rea­li­za­do en Buenos Aires y or­ga­ni­za­do por el Dr. Ma­tías Bo­nan­ni, Di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Neu­ro­cien­cias Aplicadas a la Clí­ni­ca (INAC), y que con­tó con la pre­sen­cia de los má­xi­mos ex­po­nen­tes mun­dia­les del te­ma, se pre­sen­tó un nue­vo tra­ta­mien­to pa­ra com­ba­tir la de­pre­sión, el tras­torno ob­se­si­vo com­pul­si­vo, la esquizofrenia, ce­fa­leas, Par­kin­son, es­cle­ro­sis múl­ti­ple y dé­fi­cit aten­cio­nal, en­tre otras en­fer­me­da­des.

La Es­ti­mu­la­ción Mag­né­ti­ca Trans­cra­nea- na co­no­ci­da por sus si­glas en in­glés co­mo TMS, es una téc­ni­ca no far­ma­co­ló­gi­ca ni in­va­si­va s que uti­li­za on­das elec­tro­mag­né­ti­cas con el fin de des­po­la­ri­zar gru­pos es­pe­cí­fi­cos de neu­ro­nas. Apro­ba­da e en 2008 pa­ra su uso en de­pre­sión re­sis­ten­te a an­ti­de­pre­si­vos por la FDA (Food and Drug Ad­mi­nis­tra­tion), or­ga­nis­mo que aprue­ba y fis­ca­li­za to­do tra­ta­mien­to mé­di­co de los Es­ta­dos Uni­dos.

Se tra­ta de una téc­ni­ca to­tal­men­te in­do­lo­ra, que tie­ne co­mo ven­ta­ja su se­gu­ri­dad y los ba­jos o nu­los efec­tos ad­ver­sos por te­ner me­ca­nis­mos de ac­ción muy es­pe­cí­fi­cos y sin im­pac­to fue­ra del ce­re­bro. No pro­du­ce al­te­ra­ción es­truc­tu­ral, ni le­sión en las neu­ro­nas. Y pue­de ser apli­ca­da en to­das aque­llas per­so­nas, aún ma­yo­res, que uti­li­cen me­di­ca­ción pa­ra dis­tin­tas en­fer­me­da­des clí­ni­cas. No po­see con­tra­in­di­ca­cio­nes en pa­cien­tes con dia­be­tes, hi­per­ten­sión u otras en­fer­me­da­des, ex­cep­tuan­do aque­llos que ten­gan ob­je­tos de metal en el ce­re­bro, mar­ca­pa­sos car­día­cos, elec­tro­dos in­tra­car­día­cos y bom­bas de in­fu­sión me­di­ca­men­to­sa.

El tra­ta­mien­to bá­si­co no re­quie­re anes­te­sia ni se­da­ción, con­sis­te en rea­li­zar 20 se­sio­nes de 20 mi­nu­tos ca­da una, en las que no se ne­ce­si­ta preparación pre­via ni re­cu­pe­ra­ción pos­te­rior, de mo­do que, ter­mi­na­do el procedimiento, la per­so­na pue­de se­guir con sus ac­ti­vi­da­des ha­bi­tua­les sin ne­ce­si­dad de cui­da­dos es­pe­cia­les pos­te­rio­res o de acom­pa­ña­mien­to.

Con la im­ple­men­ta­ción de es­ta téc­ni­ca co­men­zó una nue­va era pa­ra los tra­ta­mien­tos en el cam­po de la psi­quia­tría. La im­por­tan­cia de la TMS es­tá en que am­plía el es­pec­tro te­ra­péu­ti­co de los psi­quia­tras y pro­me­te ser una he­rra­mien­ta im­por­tan­te en el tra­ta­mien­to de en­fer­me­da­des del ce­re­bro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.