Ali­vio efec­ti­vo pa­ra la ar­tro­sis

Mien­tras au­men­ta la in­ci­den­cia de las do­len­cias ar­ti­cu­la­res en la po­bla­ción, po­co se avan­zó con el tra­ta­mien­to efec­ti­vo del do­lor y la in­mo­vi­li­dad. Aho­ra, la fi­to­me­di­ci­na tie­ne en una raíz la po­si­bi­li­dad de cal­mar y me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de quie­nes p

Mia - - SALUD -

La ar­tri­tis es un pro­ce­so in­fla­ma­to­rio que pue­de afec­tar cual­quier ar­ti­cu­la­ción y que se ex­pre­sa con do­lor e im­pe­di­men­to en la nor­mal mo­vi­li­za­ción de la zo­na afec­ta­da.

Dón­de ata­ca

Ro­di­llas - Mu­ñe­cas - Nu­di­llos y de­dos - Co­dos - Hom­bros - Es­pal­da ba­ja - To­bi­llos y de­dos de los pies

Cuá­les son las cau­sas

Es­fuer­zo en las ar­ti­cu­la­cio­nes a lo lar­go del tiem­po - Trau­ma­tis­mos - Ex­ce­so de pe­so - An­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res.

Es más fre­cuen­te en la mu­jer. La en­fer­me­dad afec­ta en­tre 2 y 3 ve­ces más a las mu­je­res que a los hom­bres.

Ar­tri­tis y ar­tro­sis

¿Son lo mis­mo? No.

Ar­tri­tis

Ata­ca a cual­quier edad. Es un pro­ce­so in­fla­ma­to­rio ar­ti­cu­lar. Pue­de pre­sen­tar fie­bre. Se ma­ni­fies­ta con un do­lor de ti­po agu­do, in­ter­mi­ten­te, con pre­do­mi­nio ma­tu­tino (va cal­man­do con el uso de la ar­ti­cu­la­ción).

Ar­tro­sis

Ata­ca más fre­cuen­te­men­te a par­tir de los 45 años.

Es un pro­ce­so de­ge­ne­ra­ti­vo-ar­ti­cu­lar que a ve­ces pre­sen­ta in­fla­ma­ción mo­de­ra­da. No pre­sen­ta fie­bre. Se ma­ni­fies­ta co­mo un do­lor no tan agu­do, per­ma­nen­te, pre­do­mi­nan­te­men­te ves­per­tino (lue­go de la uti­li­za­ción de la ar­ti­cu­la­ción).

Es­tas son só­lo al­gu­nas di­fe­ren­cias en cuan­to a los sín­to­mas, pe­ro siem­pre de­be con­sul­tar­se al mé­di­co an­te cual­quie­ra de es­tos sín­to­mas

Qué ha­cer

Un es­ti­lo de vi­da sano y el ejer­ci­cio dia­rio con­tri­bu­yen a me­jo­rar la for­ta­le­za ósea y mus­cu­lar. El diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to opor­tu­nos pue­den ayu­dar a pre­ve­nir un da­ño ar­ti­cu­lar más se­rio.

Se es­ti­ma que en­tre el 15 y el 30% de la po­bla­ción su­fre al­gún ti­po de do­len­cia re­la­cio­na­da con los do­lo­res ar­ti­cu­la­res, co­mo reu­ma­tis­mos, ar­tro­sis, lum­bal­gias o ar­tri­tis, que su­man el 35% de las con­sul­tas de aten­ción pri­ma­ria.

A pe­sar de es­ta al­tí­si­ma pre­va­len­cia, ape­nas exis­te una es­ca­sa se­rie de dro­gas an­ti­in­fla­ma­to­rias pa­ra pa­liar el do­lor. Aún con el avan­ce de la far­ma­co­lo­gía de sín­te­sis, son muy po­bres los re­sul­ta­dos en cuan­to al ma­ne­jo de los sín­to­mas en los pro­ce­sos ar­trí­ti­cos, al pun­to que las nue­vas dro­gas, de­no­mi­na­das Co­xibs, no su­pe­ran en efi­ca­cia a otras dro­gas que lle­van más de 30 años en el mer­ca­do. A ello de­be­mos su­mar los efec­tos se­cun­da­rios, con gra­ves con­se­cuen­cias pa­ra la sa­lud.

To­da es­ta pro­ble­má­ti­ca ha con­ver­ti­do a las plan­tas me­di­ci­na­les en una ex­ce­len­te al­ter­na­ti­va pa­ra el con­trol de es­tas do­len­cias co­mo me­di­ca­ción de ba­se, pues de­mos­tra­ron que co­la­bo­ran en fre­nar el pro­ce­so in­fla­ma­to­rio y de­ge­ne­ra­ti­vo del car­tí­la­go y con­tro­lan el do­lor del pa­cien­te con una me­nor in­ci­den­cia de efec­tos ad­ver­sos.

Por ejem­plo, las raí­ces del Har­pa­gophy­tum tie­nen ex­ce­len­tes pro­pie­da­des anal­gé­si­cas y an­ti-in­fla­ma­to­rias gra­cias a los har­pa­gó­si­dos que con­tie­nen. Se la uti­li­za fre­cuen­te­men­te en tra­ta­mien­tos con­tra el reu­ma­tis­mo, ar­tri­tis o ar­tro­sis. Nu­me­ro­sos tra­ba­jos cien­tí­fi­cos ava­lan que, to­ma­da con re­gu­la­ri­dad, per­mi­te ali­viar la in­fla­ma­ción ar­ti­cu­lar, pro­te­ge los car­tí­la­gos (pre­vi­nien­do fu­tu­ros do­lo­res) y fa­vo­re­ce la li­ber­tad de mo­vi­mien­tos sin los efec­tos ad­ver­sos que ge­ne­ran los an­ti­in­fla­ma­to­rios de sín­te­sis.

Ase­so­ró: Dr Jor­ge Alon­so. Mé­di­co Clí­ni­co (M.N. 67.640). Pre­si­den­te de la So­cie­dad La­ti­noa­me­ri­ca­na de Fi­to­me­di­ci­na. Di­rec­tor do­cen­te del curso de pos­gra­do: Fi­to­fár­ma­cos en la clí­ni­ca dia­ria de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Buenos Aires (UBA). Prof. Au­xi­liar de la Cá­te­dra de Me­di­ci­nas

Com­ple­men­ta­rias de la Uni­ver­si­dad del Sal­va­dor

Por el Dr. Leo­nar­do Im­briano*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.