De nues­tra tie­rra

Las plan­tas na­ti­vas res­tau­ran el me­dio am­bien­te atra­yen­do ma­ri­po­sas, co­li­bríes y bi­chi­tos de luz

Mia - - JARDINERÍA - Fuen­te: Ma­ria­na Ka­me­niec­ki, téc­ni­ca en Flo­ri­cul­tu­ra y Pro­duc­ción Or­gá­ni­ca

Ex­pre­sio­nes car­ga­das de nos­tal­gia co­mo: “cuan­do era chi­ca ha­bía más ma­ri­po­sas” o“re­cuer­do que al ano­che­cer el jar­dín se lle­na­ba de bi­chi­tos de luz”, son es­cu­cha­das ca­da vez con más fre­cuen­cia, pe­ro ¿ qué fue lo que cam­bió en la na­tu­ra­le­za, des­de aquel en­ton­ces en que éra­mos chi­cos? Si bien mu­cha gen­te con­ti­núa cul­ti­van­do sus jar­di­nes y en­con­tran­do lu­ga­res pa­ra el ver­de den­tro de ca­sa, las plan­tas más uti­li­za­das no son ori­gi­na­rias de nues­tra re­gión y por lo tan­to, no es­tán aso­cia­das con la fau­na sil­ves­tre. En cam­bio, las plan­tas na­ti­vas, aque­llas que cre­cen des­de ha­ce mi­les de años en evo­lu­ción cons­tan­te, den­tro de ca­da eco­sis­te­ma, son las que brin­dan sus­ten­to a los in­sec­tos, co­mo las ma­ri­po­sas y los bi­chi­tos de luz, y a las aves que las uti­li­zan co­mo re­fu­gio y ali­men­to.

Co­mo sa­be­mos, la ca­de­na ali­men­ta­ria se ar­ma en torno de las plan­tas. Des­de los pe­que­ños in­sec­tos aso­cia­dos, que las buscan pa­ra ali­men­tar­se, has­ta los in­sec­tos y aves que a su vez con­tro­lan a otros que se co­men las plan­tas.

Ade­más de ser im­por­tan­te pa­ra nues­tra fau­na sil­ves­tre, la flo­ra na­ti­va for­ma par­te de re­ce­tas po­pu­la­res, le­yen­das, can­cio­nes y me­di­ci­nas. En la ac­tua­li­dad es­ta­mos per­dien­do los lu­ga­res don­de es­tas plan­tas cre­cían es­pon­tá­nea­men­te, de­bi­do al avan­ce de las cons­truc­cio­nes y de los cul­ti­vos, aun­que, afor­tu­na­da­men­te, más gen­te bus­ca co­no­cer cuá­les son las plan­tas ori­gi­na­rias de ca­da re­gión pa­ra uti­li­zar­las en di­se­ño del pai­sa­je e in­cor­po­rar­las a pla­zas, ca­lles, bal­co­nes y jar­di­nes. Co­mo es­tas plan­tas es­tán per­fec­ta­men­te adap­ta­das a nues­tro cli­ma, po­de­mos en­con­trar es­pe­cies idea­les pa­ra ser ex­pues­tas al sol, co­mo aque­llas es­pe­cia­les pa­ra lu­ga­res hú­me­dos y som­bríos.

Pa­ra des­cu­brir a nues­tras plan­tas na­ti­vas, acep­te­mos la in­vi­ta­ción de recorrer los am­bien­tes na­tu­ra­les y apren­de­re­mos a re­co­no­cer­las pa­ra cul­ti­var­las y uti­li­zar­las en el di­se­ño de es­pa­cios ver­des. Cuan­do op­ta­mos por sem­brar es­tas plan­tas, que son par­te de nues­tro pa­tri­mo­nio, co­la­bo­ra­mos con la res­tau­ra­ción am­bien­tal y re­cu­pe­ra­mos aque­llos jar­di­nes y pla­zas con aves y ma­ri­po­sas de la in­fan­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.