Ideas úti­les Qui­tar olo­res

Mia - - IDEAS ÚTILES -

Bor­des lim­pios

A la ho­ra de ter­mi­nar ter­mi­na de pin­tar, siem­pre nos en­con­tra­mos con que los bor­des de la la­ta de pin­tu­ra que­dan cho­rrea­dos e im­pi­den ce­rrar­la her­mé­ti­ca­men­te. mé­ti­ca­men­te. Pa­ra que no vuel­va a ocu­rrir­te, an­tes de co­men­zar a pin­tar, co­lo­cá un elás­ti­co en for­ma per­pen­di­cu­lar al­re­de­dor del ta­cho abier­to, de ma­ne­ra que atra­vie­se la par­te su­pe­rior. pe­rior. Po­drás des­car­gar en él el ex­ce­so del pin­cel y man­te­ner los bor­de lim­pios.

Sin fi­lo

An­tes de pen­sar en des­ha­cer­te de esa ti­je­ra que no cor­ta, se­guí es­te sim­ple tru­co: fro­ta­la de am­bos la­dos con me­dia ce­bo­lla cruda. Ve­rás que ade­más de no ha­ber gas­ta­do di­ne­ro, la ti­je­ra re­cu­pe­ra­rá el fi­lo per­di­do.

Gar­gan­ta sin are­na

Una bue­na re­ce­ta ca­se­ra pa­ra la irri­ta­ción n de gar­gan­ta: en un re­ci­pien­te de ace­ro inoxi­da­ble po­né 350 g de mem­bri­llo, sin pe­lar, cor­ta­do en tro­ci­tos. Co­ci­na­lo unos mi­nu­tos, , re­ti­ra­lo del fue­go y co­lá. Al día si­guien­te, agre­ga­le el ju­go de un li­món gran­de y la mis­ma can­ti­dad de miel. Lle­vá L to­do al fue­go has­ta que hier­va, ba­já la lla­ma y co­ci­ná á has­ta que ad­quie­ra a la con­sis­ten­cia de un ja­ra­be. De­já en­friar y to­má una cu­cha­ra­di­ta, ca­da c vez que sien­tas s la gar­gan­ta do­lo­ri­da.

En­ca­je ama­ri­llen­to

Si tus pren­das de en­ca­je e blan­co lu­cen ama­ri­llen­tas a por el pa­so del tiem­po, no te de­ses­pe­res. Po­ne­las asa en remojo con agua ti­bia a y sal to­da la no­che. En­jua­gá co­mo de cos­tum­bre c y sor­pren­de­te con los re­sul­ta­dos.

Cuan­do tu ro­pa hue­le mal, por es­tar e im­preg­na­da de olor a ta­ba­co o por la hu­me­dad, de­já la pren­da re­mo­jan­do to­da la no­che en un bal­de bal­dee con agua y bi­car­bo­na­to de so­dio. A la ma­ña­na si­guien­te la­vá co­mo de cos­tum­bre.

Pu­lir me­ta­les

Ma­cha­cá una ce­bo­lla cruda y agre­ga­le un po­co de agua ag gua has­ta for­mar una pas­ta. ta Con un paño hú­me­do, fro­tá la mez­cla so­bre su­per­fi­cies s me­tá­li­cas, co­mo la gri­fe­ría y accesorios, has­ta que es­tén bri­llan­tes y lim­pios. Tam­bién sir­ve pa­ra qui­tar el óxi­do de cu­chi­llos y otros ele­men­tos de metal: con fro­tar las su­per­fi­cies con ce­bo­lla cruda se­rá su­fi­cien­te. s

Su­dor

Pa­ra que la ro­pa que­de im­pe­ca­ble y con me­nos tra­ba­jo, an­tes de la­var, hu­me­de­cé la zo­na man­cha­da por la trans­pi­ra­ción con agua y fro­tá allí con un po­co de bi­car­bo­na­to de so­dio o vi­na­gre ti­bio. Si se tra­ta de una pren­da de lana, de­ja­la en agua fría con vi­na­gre du­ran­te ho­ras y lue­go la­vá co­mo de cos­tum­bre.

Rimel se­co

Con el pa­so del tiem­po, el lí­qui­do de la más­ca­ra pa­ra pes­ta­ñas pue­de so­li­di­fi­car­se o lle­nar­se de gru­mos. Cuan­do al in­tro­du­cir el ce­pi­llo pa­se es­to, su­mer­gí el en­va­se unos se­gun­dos seg g en una ta­za con agua ca­lien­te. e Así vol­ve­rás a te­ner una más­ca­ra li­cua­da, lis­ta pa­ra se­guir usan­do. usan­do

Ma­gia

Si que­rés pre­pa­rar un pla­to eco­nó­mi­co en po­cos mi­nu­tos, la tor­ti­lla es una bue­na so­lu­ción. ¿ Pe­ro qué pa­sa cuan­do te­nés un so­lo huevo? Ba­tí la cla­ra a pun­to nie­ve y lue­go mez­cla­le la yema. Po­dés agre­gar­le pol­vo pa­ra hor­near y el re­sul­ta­do te va a sor­pren­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.