Leer con el be­bé

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - Por So­le­dad Fa­bri­zio*

La lec­tu­ra es uno de los me­jo­res há­bi­tos que se le pue­de in­cul­car a un hi­jo des­de el na­ci­mien­to. Leer le abri­rá un mun­do de fan­ta­sías y co­no­ci­mien­tos que con­tri­bui­rá de ma­ne­ra di­rec­ta, en su desa­rro­llo per­so­nal.

A par­tir de los pri­me­ros me­ses de vi­da se los pue­de acer­car a los li­bros con ma­te­ria­les ade­cua­dos pa­ra ellos, co­mo son los “li­bros-ju­gue­te”. Ge­ne­ral­men­te, son de te­la o de go­ma eva, y po­seen dis­tin­tas tex­tu­ras, so­na­je­ros in­cor­po­ra­dos y co­lo­res lla­ma­ti­vos. In­clu­so exis­ten mo­de­los ade­cua­dos pa­ra usar du­ran­te el ba­ño.

Más ade­lan­te, se po­drá in­cluir al­gu­nos li­bros con “bo­to­nes” que emi­ten so­ni­dos en re­la­ción a un di­bu­jo, con áreas tex­tu­ri­za­das que les per­mi­ti­rán aso­ciar sen­sa­cio­nes a imá­ge­nes, e in­clu­so con al­gu­nos ar­ti­lu­gios a tra­vés de los cua­les el ni­ño po­drá in­ter­ac­tuar con las historias que irá des­cu­brien­do. Es­te ti­po de li­bros es­ti­mu­lan el ha­bla.

Lo ideal es que los pa­dres nos to­me­mos el tiem­po de acom­pa­ñar­los en los momentos de lec­tu­ra, no só­lo por el sim­ple he­cho de re­que­rir de al­guien que les lea, sino tam­bién, por­que irán aso­cian­do a la lec­tu­ra con es­pa­cios de di­ver­sión y com­pa­ñía, for­ta­le­cien­do el desa­rro­llo de es­te nue­vo há­bi­to. Si la re­la­ción “li­bro-ni­ño” se for­ta­le­ce, se­gu­ra­men­te ten­dre­mos nue­vos afi­cio­na­dos a la lec­tu­ra.

Igual­men­te, va­le la pe­na des­ta­car que no to­dos los ni­ños son igua­les, ni tie­nen la mis­ma re­cep­ción ha­cia el mis­mo es­tí­mu­lo, por lo tan­to, en el ca­so de chi­cos más in­quie­tos y acos­tum­bra­dos a jue­gos más ac­ti­vos, se re­co­mien­da ele­gir momentos tí­pi­ca­men­te apa­ci­bles, en un sofá o en la ca­ma, por ejem­plo, an­tes de ir a dor­mir, pa­ra que la lec­tu­ra se desa­rro­lle en un ám­bi­to de re­la­ja­ción.

En al­gu­nos ca­sos du­ran­te la ac­ti­vi­dad, los pe­que­ños se que­da­rán en­si­mis­ma­dos con la voz del pa­pá o la ma­má, y otras ve­ces in­ten­ta­rán se­guir el hi­lo de las fra­ses, to­do lle­ga­rá a su de­bi­do tiem­po; lo im­por­tan­te es no desis­tir pron­to si es­to apa­ren­te­men­te no lla­ma su aten­ción.

El prin­ci­pal ob­je­ti­vo es lo­grar que, a la lar­ga, es­to se con­vier­ta en una de sus pa­sio­nes y que in­ter­pre­te a la lec­tu­ra co­mo una ac­ti­vi­dad pla­cen­te­ra. Ade­más, se­rá al­go que le re­sul­ta­rá muy be­ne­fi­cio­so de ca­ra a su fu­tu­ro es­tu­dio. Por eso es acon­se­ja­ble que ellos tam­bién vean a los adul­tos leer. No hay me­jo­ror ejem­plo que el li­bro so­bre la me­si­ta de no­che.

*Di­rec­to­ra de Con­te­ni­dos de

Edi­cio­nes Ma­wis

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.