Las bon­da­des del jen­gi­bre

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN -

El jen­gi­bre es una plan­ta de la fa­mi­lia de las zin­gi­be­rá­ceas, cu­yo ri­zo­ma (el ta­llo sub­te­rrá­neo) es muy apre­cia­do por su aro­ma y sa­bor pi­can­te. Co­di­cia­do en la in­dus­tria ali­men­ti­cia pa­ra dar un sa­bor pi­can­te a los más di­ver­sos pla­tos, tan­to dul­ces co­mo sa­la­dos, en­tre sus pro­pie­da­des se en­cuen­tra la de es­ti­mu­lar el pán­creas al au­men­tar la pro­duc­ción de en­ci­mas que fa­vo­re­cen la di­ges­tión y evi­tan la apa­ri­ción de una se­rie de efec­tos se­cun­da­rios re­la­cio­na­dos con una ma­la ab­sor­ción. Tam­bién es an­ti­bac­te­riano, re­sul­tan­do efi­caz pa­ra pre­ve­nir nu­me­ro­sos pro­ble­mas in­tes­ti­na­les que se pro­du­cen por al­te­ra­cio­nes de la flo­ra in­tes­ti­nal.

La cir­cu­la­ción san­guí­nea tam­bién se ve fa­vo­re­ci­da con el con­su­mo de jen­gi­bre, ya que ayu­da a di­sol­ver los trom­bos de las ar­te­rias y dis­mi­nu­ye los ni­ve­les de co­les­te­rol en san­gre. Ade­más, con­tri­bu­ye a eli­mi­nar cálcu­los en los ri­ño­nes en for­ma rá­pi­da e in­do­lo­ra, pre­vie­ne en­fer­me­da­des del apa­ra­to res­pi­ra­to­rio, po­see pro­pie­da­des an­ti­vi­ra­les, es un buen an­ti­in­fla­ma­to­rio y anal­gé­si­co, y qui­ta el mal alien­to al re­fres­car la bo­ca.

Pue­de ser uti­li­za­do ex­ter­na­men­te pa­ra el tra­ta­mien­to de los do­lo­res den­ta­les y los pro­du­ci­dos por la ar­tri­tis, ade­más de con­tri­buir a dis­mi­nuir la hin­cha­zón que pro­du­ce in­fla­ma­ción lo­cal. En es­tas si­tua­cio­nes el jen­gi­bre de­be pre­pa­rar­se y ser uti­li­za­do so­bre la piel pa­ra lo­grar los me­jo­res re­sul­ta­dos anal­gé­si­cos.

A pe­sar de sus inigua­la­bles pro­pie­da­des y de no pro­du­cir mal­for­ma­cio­nes en el fe­to, du­ran­te el em­ba­ra­zo con­vie­ne con­sul­tar al mé­di­co so­bre su con­su­mo. Por otra par­te, aque­llos pa­cien­tes que to­men an­ti­coa­gu­lan­tes, de­ben te­ner pre­cau­ción con su in­ges­ta y quie­nes es­tén cur­san­do al­gu­na en­fer­me­dad con fie­bre ele­va­da, se des­acon­se­ja su con­su­mo, pues sube unas dé­ci­mas la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral. Por úl­ti­mo, con­vie­ne te­ner en cuen­ta que en al­tas do­sis -al­go pa­ra na­da re­co­men­da­do- po­dría em­peo­rar al­gu­nas en­fer­me­da­des del co­ra­zón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.