Ideas úti­les

Mia - - JARDINERÍA -

Ga­nar en al­tu­ra

La me­jor ma­ne­ra de que una ha­bi­ta­ción con te­cho bajo ten­ga sen­sa­ción de al­tu­ra es “po­ner el ojo en el te­cho”. Pa­ra con­se­guir­lo, mez­clá mue­bles ba­jos, co­mo so­fás y me­sas au­xi­lia­res, con otros de al­tu­ra, co­mo es­tan­te­rías, vi­tri­nas y bi­blio­te­cas. Las lám­pa­ras im­por­tan­tes y can­de­la­bros ter­mi­na­rán dde com­ple­tar la am­bien­ta­ción con vi­sión de al­tu­ra.

Guan­tes su­cios

Aho­ra que los usa­mos mu­cho, los guan­tes de cuero se man­chan y en­su­cian. Pa­ra lim­piar­los, fro­ta­los con ha­ri­na y, lue­go, ce­pi­lla­los bien. El mis­mo re­cur­so te va a ser­vir si son nue­vos y te man­chan las ma­nos: me­té ha­ri­na, ba­tí bien, da­los vuel­ta y ce­pi­llá.

Gra­cias a un cor­cho

Guar­dá los cor­chos por­que te ayu­da­rán pa­ra pren­der el fue­go de la pa­rri­lla. Me­té uno eenn un fras­co con al­cohol y lue­go po­ne­lo de­ba­jo de unas ho­jas de pa­pel dee dia­rio. Ha­cé lo mis­mo pe­ro­pe­ro, ees­ta vez, me­te­lo den­tro de un va­so con agua co­lo­rea­da y ar­má un fa­nal ex­prés.

Sin olor a pe­rro

Pa­ra sa­car de tuu ca­sa el aro­ma po­co agra­da­ble que de­ja el pe­rro, ba­ña­lo en un mez­cla de una ta­za del cham­pú pa­ra mas­co­tas y una de vi­na­gre de man­za­nas Lo bueno del vi­na­gre es que no da­ña la piel del ani­mal y es im­ba­ti­ble pa­ra el aro­ma.

Me­sa dul­ce ex­prés

Pa­ra una reunión ines­pe­ra­da, te­né en cuen­ta es­ta sen­ci­lla ma­ne­ra de ar­mar unaa me­sa dul­ce: en el centro, po­né una tar­ta o una tor­ta hú­me­da y, al­re­de­dor, brow­nies, ga­lle­ti­tas fi­nas, em­pa­na­di­tas dul­ces o ro­da­jas de arro­lla­da. Ce­rrá con mix de fru­tas se­cas y pa­sas.

Cuan­do la arru­ga per­sis­te

Si des­pués de planchar y re­pa­sar, una arru­ga se nie­ga a des­apa­re­cer, co­lo­cá un pa­pel de e alu­mi­nio so­bre la ta­bla de planchar, en­ci­ma, ubi­cá la zo­na de la pren­da con la arru­ga re­bel­de y, so­bre ella, un paño hu­me­de­ci­do en n agua con una go­ta de amo­niaa­mo­nia­co.ac Plan­chá y com­pro­bá la efi­ca­cia.

Una man­cha di­fí­cil

Pa­raa sa­car la man­cha que dde­jó la ce­ra de­pi­la­to­ria en tu ro­pa in­te­rior, usá qui­taes­mal­te. Em­pa­pá bien un al­go­dón y fro­tá has­ta que des­apa­rez­ca. Si se tra­ta de te­ji­dos de­li­ca­dos o dde co­lor uti­li­zá qui­taes­mal­te sin ace­to­na, que no va a da­ñar ni la tra­ma ni el tono.

Pin­tá na­tu­ral­men­te

Cuan­do du­dás mu­cho so­bre có­mo ele­gir los co­lo­res pa­ra tu ca­sa, una ma­ne­ra sen­ci­lla de de­ci­dir­te es imi­tar a la na­tu­ra­le­za. Usá los co­lo­res más os­cu­ros pa­ra el pi­so, co­mo en la tie­rra; to­nos me­dios pa­ra las pa­re­des co­mo en los ár­bo­les y co­lo­res lu­mi­no­sos pa­ra el te­cho, co­mo en el cie­lo.

Aro­ma fres­co en el ba­ño

Los des­odo­ran­tes am­bien­ta­les son ca­ros y no en to­dos los am­bien­tes rin­den co­mo que­re­mos. Por ejem­plo, en el ba­ño. Ba­já cos­tos y au­men­tá la efi­ca­cia des­odo­ri­zan­te di­lu­yen­do una cu­cha­ra­da de ju­go de li­món en una in­fu­sión de men­ta y po­leo. Cuan­do la mez­cla es­té fría, ro­cia­la en el ba­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.