Res­tau­ran­do la ma­de­ra

Mia - - JARDINERÍA -

Si tu afi­ción es co­lec­cio­nar mue­bles de ma­de­ra an­ti­guos, sa­brás que con el tiem­po la ma­de­ra pue­de vol­ver­se opa­ca y cu­brir­se de tie­rra. Cuan­do eso su­ce­de, es ne­ce­sa­rio lim­piar­la y res­tau­rar la be­lle­za del tra­ba­jo ori­gi­nal. Aun­que és­te es un pro­ce­so que ne­ce­si­ta ser ma­ne­ja­do cui­da­do­sa­men­te, es una ta­rea mo­de­ra­da­men­te fá­cil. Si te ani­más a res­tau­rar esa vie­ja me­si­ta de la abue­la que aún con­ser­vás, to­má no­ta de es­tos pa­sos a se­guir:

Apli­cá una so­lu­ción de agua y un ja­bón muy suave a la ma­de­ra pa­ra re­mo­ver la tie­rra. Usá de­ter­gen­te suave co­mún, no un ja­bón pa­ra la­va­rro­pas ni pa­ra la­va­va­ji­llas. No de­jes que la so­lu­ción se asien­te so­bre la ma­de­ra. Apli­cá pe­que­ñas can­ti­da­des y en­jua­gá con un paño lim­pio, in­me­dia­ta­men­te.

Si la pro­fun­di­dad de la cos­tra pol­vo­rien­ta y la du­re­za de la ma­de­ra es ma­yor a lo pen­sa­do, apli­cá un suave pro­ce­so de li­ja­do que eli­mi­na­rá cual­quier ca­pa acu­mu­la­da de ce­ra.

Co­lo­cá un lim­pia­dor de mue­bles de bue­na ca­li­dad o esen­cia de tre­men­ti­na con

un paño lim­pio. Pa­ra lim­piar den­tro de las grie­tas y cur­vas del mue­ble, po­né una pe­que­ña can­ti­dad so­bre un vie­jo ce­pi­llo de dien­tes y fro­tá con sua­vi­dad. Po­dés usar hi­so­pos de al­go­dón o un tro­zo de cor­dón, pa­ra los de­ta­lles.

Los he­rra­jes de metal que­da­rán en con­di­cio­nes si le pa­sás una mez­cla de ha­ri­na, vi­na­gre y sal, con un paño lim­pio y suave, te­nien­do cui­da­do de que la pas­ta no to­que la ma­de­ra.

Ela­bo­rá una ce­ra na­tu­ral, que se­rá muy nu­tri­ti­va pa­ra la ma­de­ra co­mo una lo­ción hi­dra­tan­te pa­ra la piel tos­ta­da por el sol: fun­dí a ba­ño Ma­ría ce­ra de abe­ja, ce­ra carnauba y pa­ra­fi­na, y mez­cla­las des­pués con esen­cia de tre­men­ti­na al 80 %. Así con­se­gui­rás un aca­ba­do ar­te­sa­nal, lla­ma­do “pá­ti­na de an­ti­cua­rio”,”,” muy be­ne­fi­cio­so pa­ra laa ma­de­ra. Apli­cá una del­ga­daa ca­pa con un pe­que­ño pin-cel y, fi­nal­men­te, resaltá el brillo so­bre el tra­ba­jo, usan­do un ce­pi­llo pa­ra cal­za­do.

Re­cor­dá que el ju­go de li­món pue­de usar­se so­bre los mue­bles vie­jos, pa­ra re­mo­ver sus­tan­cias pe­ga­jo­sas co­mo chi­cle y cin­ta ad­he­si­va.

Siem­pre pro­bá la so­lu­ción que usa­rás, apli­can­do una pe­que­ña par­te so­bre un sec­tor es­con­di­do de la pie­za, así ve­rás si se pro­du­ce al­gún efec­to no desea­do so­bre la ma­de­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.