Las re­glas del sue­ño se­gu­ro

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Por el Dr. Ar­man­do Ca­ca­ra­mi *

La ho­ra de dor­mir al be­bé sue­le des­per­tar mu­chos mie­dos re­la­cio­na­dos con el sín­dro­me ome de la muer­te sú­bi­ta del lac­tan­te (SMSL). Es­te sín­dro­me se de­fi­ne co­mo la muer­te re­pen­ti­na e ines­pe­ra­da de un lac­tan­te o ni­ño en la pri­me­ra in­fan­cia, apa­ren­te­men­te sano, en la que los es­tu­dios no de­mues­tran una cau­sa pre­ci­sa de la de­fun­ción. La ma­yo­ría de los ca­sos se pro­du­ce mien­tras el be­bé duer­me, de allí la an­sie­dad que es­te mo­men­to de des­can­so pue­de ge­ne­rar. Si bien no exis­ten for­mas de pre­de­cir quié­nes po­drían lle­gar a su­frir es­te sín­dro­me, sí exis­ten me­di­das de pre­ven­ción que son pri­mor­dia­les ob­ser­var pa­ra re­du­cir ries­gos:

No co­lo­car al be­bé bo­ca aba­jo: to­dos los be­bés de­ben dor­mir bo­ca arri­ba. Los be­bés que duer­men bo­ca arri­ba tie­nen en­tre 3 y 12 ve­ces me­nos ries­go de fa­lle­cer a cau­sa del SMSL. Es­ta me­di­da ha de­mos­tra­do ba­jar la in­ci­den­cia has­ta en un 50%.

Se de­be evi­tar co­lo­car en el in­te­rior de la cu­na ele­men­tos acol­cha­dos o mu­lli­dos co­mo ro­pa de ca­ma, al­moha­das u otros ob­je­tos (mu­ñe­cos o ju­gue­tes) que pue­dan cu­brir el ros­tro del be­bé al dor­mir. Se re­co­mien­da uti­li­zar una bol­sa de dor­mir pa­ra be­bé apro­ba­da por pe­dia­tras. De es­ta ma­ne­ra, no es ne­ce­sa­rio agre­gar más abri­go.

La tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te no de­be ser ma­yor a 20°, evi­tan­do el ca­lor am­bien­tal in­ten­so y el ex­ce­so de abri­go en el ni­ño. La ro­pa no de­be di­fi­cul­tar los mo­vi­mien­tos del be­bé.

No es acon­se­ja­ble que el be­bé duer­ma en la mis­ma ca­ma de los pa­dres. El be­bé de­be dor­mir so­bre un col­chón fir­me y den­tro de una cu­na que cum­pla con las recomendaciones de se­gu­ri­dad. Se des­acon­se­ja que duer­ma con los adul­tos ya que en su ca­ma, no so­lo hay ele­men­tos pe­li­gro­sos pa­ra la vi­da del be­bé (al­moha­das, sá­ba­nas, edre­do­nes, etc), sino que la tem­pe­ra­tu­ra es más ele­va­da por la que tras­mi­ten los pa­dres, ele­van­do los pe­li­gros aso­cia­dos a la as­fi­xia ac­ci­den­tal.

No dor­mir con hu­mo de ci­ga­rri­llo. La in­ci­den­cia del Sín­dro­me de Muer­te Sú­bi­ta en el Lac­tan­te es tres ve­ces ma­yor en los ni­ños cu­yas ma­dres fu­ma­ron du­ran­te el em­ba­ra­zo. Por otro la­do, la ex­po­si­ción a un am­bien­te con hu­mo de ci­ga­rri­llo en los ni­ños au­men­ta el ries­go de en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias y una dis­mi­nu­ción en la fun­ción pul­mo­nar. *Mé­di­co pe­dia­tra, ase­sor de bol­sas

de dor­mir pa­ra be­bés Marmotin

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.