Cos­mé­ti­ca mas­cu­li­na. Una ten­den­cia en as­cen­so

La es­té­ti­ca de­jó de ser pa­tri­mo­nio ex­clu­si­vo del uni­ver­so fe­me­nino, pa­ra pa­sar a ser un in­te­rés tam­bién de los hom­bres. Aho­ra ya po­dés ani­mar­te a re­ga­lar­les una cre­ma ex­clu­si­va pa­ra ellos

Mia - - SUMARIO - Por Lau­ra La­go­mar­sino

En una en­cues­ta rea­li­za­da por la fir­ma de cos­mé­ti­ca in­ter­na­cio­nal Biot­herm Hom­me, se lle­gó a la con­clu­sión de que ca­da vez son más los hom­bres que in­cor­po­ran el uso de cos­mé­ti­ca en su ru­ti­na dia­ria. Los da­tos arro­ja­dos por la in­ves­ti­ga­ción ha­blan por sí so­los: 8 de ca­da 10 hom­bres uti­li­zan pro­duc­tos de cos­mé­ti­ca mas­cu­li­na, ten­den­cia en fuer­te au­men­to ya que en el 2008, eran so­lo el 40% y en el 2010 el 63%. Así, en ape­nas tres años hay una sig­ni­fi­ca­ti­va di­fe­ren­cia de 16 pun­tos por­cen­tua­les, a fa­vor de su uso.

Por otro la­do, se­gún las es­ta­dís­ti­cas de la Ame­ri­can So­ciety for Aest­he­tic Plas­tic Sur­gery, el 52% de los va­ro­nes aprue­ba las ci­ru­gías es­té­ti­cas y el 79 % no se sien­te aver­gon­za­do por prac­ti­car­se tra­ta­mien­tos de es­té­ti­ca e ima­gen per­so­nal. Es­to nos ha­bla del au­ge de los tra­ta­mien­tos de be­lle­za mas­cu­li­na.

Los pa­ra­dig­mas han cam­bia­do con el pa­so del tiem­po al­re­de­dor del mun­do, y los hom­bres se ani­man ca­da vez más a so­me­ter­se a pro­ce­di­mien­tos in­va­si­vos y no in­va­si­vos pa­ra lo­grar con ello un me­jor es­ti­lo de vi­da, al sen­tir­se bien con­si­go mis­mos y en ar­mo­nía con su cuer­po. Des­de ma­sa­jes an­ti es­trés, tra­ta­mien­tos an­ti­age y pee­lings pa­ra el ros­tro y pro­ce­di­mien­tos li­po­lí­ti­cos y re­afir­man­tes pa­ra el cuer­po, ma­ni­cu­ría, pe­di­cu­ría y cor­tes de ca­be­llo per­so­na­li­za­dos, has­ta apli­ca­cio­nes de re­lleno, to­xi­na bo­tu­lí­ni­ca, y tra­ta­mien­tos mé­di­cos pa­ra la caí­da del ca­be­llo.

Ca­rac­te­rís­ti­cas de su piel

La piel del hom­bre no es igual a la de la mu­jer. Las hor­mo­nas (an­dró­ge­nos en los hom­bres y es­tró­ge­nos en

las mu­je­res), son las de­ter­mi­nan­tes de las di­fe­ren­cias es­truc­tu­ra­les y fun­cio­na­les de la piel.

“Las prin­ci­pa­les di­fe­ren­cias se ad­vier­ten en su es­pe­sor y fir­me­za, sien­do un 25% más grue­sa que la de las mu­je­res. Co­mo la piel de los va­ro­nes con­tie­ne ma­yor can­ti­dad de elas­ti­na y co­lá­geno tam­bién en­ve­je­ce más tar­día­men­te”, cuen­ta la Dra. Mar­ta Tie­las, Di­rec­to­ra del Centro Mé­di­co lá­ser AEGYNA. No obs­tan­te, en los hom­bres, “de­bi­do a la fuer­za mus­cu­lar, las arru­gas una vez que apa­re­cen se ins­ta­lan y se mar­can más”, ase­gu­ra la Dra. Ma­ría Ro­lan­di Or­tíz, ci­ru­ja­na y di­rec­to­ra de Ro Me­di­cal Art.

Ade­más, las glán­du­las se­bá­ceas

mas­cu­li­nas son más abun­dan­tes, de ma­yor ta­ma­ño y más ac­ti­vas que las

de la piel fe­me­ni­na. “La cau­sa es la es­ti­mu­la­ción an­dro­gé­ni­ca, es­to trae apa­re­ja­do ma­yor in­ci­den­cia y gra­ve­dad en el ac­né ju­ve­nil, y en la can­ti­dad de gra­sa, brillo y comedones”, co­men­ta la Dra. Va­ni­na De Mar­co, der­ma­tó­lo­ga y di­rec­to­ra del centro de Der­ma­to­lo­gía Clí­ni­ca y Es­té­ti­ca ND Skin.

El ri­tual del afei­ta­do

La apa­ri­ción de la barba, bi­go­te, ve­llo en pe­cho, bra­zos, pier­nas e in­clu­so es­pal­da se ini­cia en la pu­ber­tad. “El afei­ta­do lle­va a la con­ti­nua agre­sión de es­tas zo­nas de­bi­do a las le­sio­nes pro­pias de es­ta prác­ti­ca”, cuen­ta la Dra. De Mar­co. Es por es­to, que una de las prin­ci­pa­les mo­les­tias que pue­den su­frir los hom­bres se en­cuen­tra la fo­li­cu­li­tis, in­fla­ma­ción del fo­lícu­lo pi­lo­so afec­ta­do por un mi­cro­bio, que se ma­ni­fies­ta en pe­que­ños gra­ni­tos que se acen­túan y se las­ti­man de acuer­do el ti­po de afei­ta­do rea­li­za­do.

Por ello, “son fun­da-men­ta­les los cui­da­doss de la piel an­tes, du­ran-te y des­pués el afei­ta­do. Ac­tual­men­te exis­ten en el mer­ca­do, di­ver­sos pro­duc­tos que se adap­tan a las ne­ce­si­da­des de ca­da hom­bre, y se­rá un mé­di­co dermatólogo quien da­rá el me­jor con­se­jo al pa­cien­te”, ex­pli­ca la Dra. Tie­las.

La re­co­men­da­ción prin­ci­pal es ja­más rea­li­zar el ra­su­ra­do

en se­co. “Los pro­duc­tos pa­ra afei­ta­do sir­ven pa­ra ablan­dar el pe­lo, fa­ci­li­tar el cor­te y dis­mi­nuir la irri­ta­ción. De­ben con­te­ner ac­ti­vos hu­mec­tan­tes y lu­bri­can­tes que dis­mi­nu­yan la fric­ción y pro­te­jan la piel”, ex­pli­ca la Dra. De mar­co. Por su par­te, los pro­duc­tos post afei­ta­do (af­ters­ha­ve) se usan lue­go de la afei­ta­da y su fun­ción es res­tau­rar la ca­pa hi­dro­li­pí­di­ca de la piel. “Po­seen ac­ti­vos hi­dra­tan­tes, des­con­ges­ti­vos y an­ti­sép­ti­cos. Nun­ca de­be em­plear­se al­cohol al fi­na­li­zar el ra­su­ra­do ya que pro­du­ce una des­hi­dra­ta­ción y agre­sión a la piel”,

acon­se­ja la der­ma­tó­lo­ga.

Los ex­clu­si­vos “Es­tos der­mo­cos­mé­ti­cos de­ben te­ner una com­po­si­ción ex­clu­si­va ya que la es­truc­tu­ra de la piel del hom­bre di­fie­re no­ta­ble­men­te con la fe­me­ni­na. Es im­por­tan­te que sean de con­sis­ten­cia li­via­na, des­con­ges­ti­vos, mul­ti­fun­ción, no oleo­sos, no co­me­do­gé­ni­cos, sin per­fu­me o po­co per­fu­ma­dos, de fá­cil ab­sor­ción y que no de­jen una pe­lí­cu­la de brillo”, ase­gu­ra la Dra. Ro­lan­di Or­tíz.

Por ejem­plo, se­gún la Dra. De Mar­co, las cre­mas an­tie­dad pa­ra hom­bres de­ben con­te­ner den­tro de sus fór­mu­las re­ti­nol, al­fahi­dro­xiá­ci­dos (Aha) y an­ti­oxi­dan­tes co­mo las vi­ta­mi­nas A, C y E, y té ver­de. Pue­de in­cor­po­rar­se tam­bién oli­go­ele­men­tos co­mo el co­bre o zinc que po­ten­cia el efec­to de los an­ti­oxi­dan­tes.

Es im­por­tan­te re­cor­dar que el tra­ta­mien­to dia­rio de la piel mas­cu­li­na de­be in­cluir po­cos pa­sos y el uso de pro­duc­tos mul­ti­fun­cio­na­les pa­ra ase­gu­rar el co­rrec­to cum­pli­mien­to de las in­di­ca­cio­nes mé­di­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.