Ber­nar­do con­tes­ta en su con­sul­to­rio se­ma­nal

El con­sul­to­rio de Stamateas

Mia - - SUMARIO -

¿Có­mo les pue­do de­mos­trar a mi ma­má y a mi pa­pá que son de­ma­sia­do exi­gen­tes con­mi­go? ¿Cuál se­ría la me­jor for­ma de ac­tuar con ellos?

Ra­quel La per­so­na exi­gen­te po­ne el fo­co en la no­ta, en el re­sul­ta­do. Te­nés que ha­cer­les en­ten­der que de­ben po­ner el fo­co en el es­fuer­zo; es­tá bien po­ner la mi­ra­da en el re­sul­ta­do mien­tras sea me­di­do pe­ro lo más im­por­tan­te es el es­fuer­zo y és­te tie­ne que ser ce­le­bra­do, por eso no te­ne­mos que es­tar tan aten­tos a la ca­li­fi­ca­ción ob­te­ni­da, sino pre­gun­tar­nos si di­mos lo me­jor de no­so­tros. Los pa­pás de­be­mos re­vi­sar cuá­les son las co­sas im­por­tan­tes de la vi­da y trans­mi­tir­les nue­va­men­te esos va­lo­res que nos dan sen­ti­do y que no ha­cen bien en el dia­rio vi­vir.En es­tos días ne­ce­si­ta­mos más que nun­ca abrir las vías de co­mu­ni­ca­ción con nues­tros hi­jos, va­li­dar­los lo más po­si­ble y ex­pre­sar­les nues­tro ca­ri­ño. Mis pa­dres nun­ca me di­je­ron pa­la­bras de amor, nun­ca fue­ron ca­ri­ño­sos con­mi­go, siem­pre me cas­ti­ga­ron mu­cho y hoy que ten­go dos hi­jos, sien­to que no pue­do re­la­cio­nar­me con ellos co­mo me gus­ta­ría ¿Po­dré mo­di­fi­car­lo?

Ma­riano Lo im­por­tan­te no es te­ner el pa­sa­do re­suel­to, sino te­ner­lo cla­ro pa­ra no re­pe­tir­lo, por­que sa­nan­do nues­tro pa­sa­do va­mos a evi­tar pro­yec­tar con­duc­tas ge­ne­ra­cio­na­les en nues­tros hi­jos. To­dos ve­ni­mos de fa­mi­lias dis­fun­cio­na­les,

Un es­pa­cio se­ma­nal pa­ra re­sol­ver con­flic­tos, des­pe­jar obs­tácu­los y, fun­da­men­tal­men­te, ser es­cu­cha­dos

to­dos te­ne­mos o tu­vi­mos pa­pás con co­sas bue­nas y con co­sas ma­las, pe­ro una fa­mi­lia sa­na es la que pue­de ex­pre­sar las emo­cio­nes: eno­jar­se, ale­grar­se, en­ter­ne­cer­se, y que nun­ca ha­ya te­mas prohi­bi­dos. Sien­to que vi­vo en pi­lo­to au­to­má­ti­co ¿có­mo pue­do cam­biar ese es­ta­do?

An­drea Una te­ra­peu­ta in­gle­sa lla­ma­da Eli­za­beth Kü­bler Ross que es­tu­dia­ba a los en­fer­mos ter­mi­na­les, es­cri­bió un li­bro muy in­tere­san­te con tes­ti­mo­nios, don­de le pre­gun­ta­ba a la gen­te: “si Dios te die­se el mi­la­gro de que la cien­cia te cu­re es­ta en­fer­me­dad ter­mi­nal, ¿qué ha­rías?”. El 99 por cien­to de los pa­cien­tes res­pon­dió: “pa­sa­ría más tiem­po con la gen­te que amo”. En­ton­ces, la au­to­ra di­ce al­go muy ob­vio: ¿Por qué ne­ce­si­ta­mos una ex­pe­rien­cia in­ten­sa pa­ra des­per­tar si po­de­mos co­nec­tar­nos con el aquí y aho­ra y ac­ti­var los sen­ti­dos? Po­der dis­fru­tar de las amis­ta­des, de lo que es­ta­mos ha­cien­do, y del mo­men­to pre­sen­te, por­que to­dos re­ci­bi­mos por día 86.400 dó­la­res, que son los 86.400 se­gun­dos que te­ne­mos, y no los po­de­mos guar­dar, no los po­de­mos gas­tar, o sea, no po­de­mos de­cir: “hoy de 5 a 6 voy a guar­dar es­ta ho­ri­ta y la gas­to ma­ña­na”. Es­to de­be mo­ti­var­nos a dis­fru­tar, a co­nec­tar­nos con el aquí y aho­ra, vol­ver a re­la­cio­nar­nos con el pre­sen­te pa­ra no sen­tir que la vi­da se nos va en pi­lo­to au­to­má­ti­co. Las res­pues­tas de Ber­nar­do Stamateas de­ben ser to­ma­das co­mo guías.

Ja­más re­em­pla­zan el con­se­jo pro­fe­sio­nal de cual­quier ti­po.

Con­sul­to­rio abier­to

Man­dá tus in­quie­tu­des a co­rreo­mia@ per­fil y po­né en el asun­to: Mia pre­gun­ta. Ber­nar­do Stamateas te es­tá es­pe­ran­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.