Di­fi­cul­ta­des des­pués de los 40. La ovo­do­na­ción

Es­ta­mos en el Mes de la Fer­ti­li­dad y hay mu­cha in­for­ma­ción pa­ra apro­ve­char. Una de ellas, es la ten­den­cia cre­cien­te a los em­ba­ra­zos tar­díos, des­pués de los 40, cuan­do las mu­je­res y sus pa­re­jas se es­ta­bi­li­za­ron pro­fe­sio­nal y eco­nó­mi­ca­men­te. Ade­más, tam­bién

Mia - - SUMARIO -

Dos ten­den­cias vie­nen cre­cien­do sos­te­ni­da­men­te en los úl­ti­mos años: la pos­ter­ga­ción del em­ba­ra­zo has­ta los 40 años o in­clu­so des­pués y la de re­cu­rrir a la ovo­do­na­ción pa­ra la fer­ti­li­za­ción asis­ti­da. Ca­si el 40% de las fer­ti­li­za­cio­nes a esa de edad es con óvu­los do­na­dos, en­tre otras ra­zo­nes, por­que au­men­ta las po­si­bi­li­da­des de lo­grar un em­ba­ra­zo, pue­de re­du­cir las po­si­bi­li­da­des de per­der la ges­ta­ción al ini­cio y dis­mi­nu­ye las po­si­bi­li­da­des de ano­ma­lías ge­né­ti­cas

A par­tir de los 35 años y mu­cho más des­pués de los 40, la mu­jer se en­fren­ta a la dis­mi­nu­ción de la fun­ción ová­ri­ca y se com­pli­ca el que que­de em­ba­ra­za­da. Si es­tá sa­na:

Tie­ne un 78% de pro­ba­bi­li­da­des de em­ba­ra­zar­se na­tu­ral­men­te a los 25 años. Ba­ja a po­co me­nos del 50% a los 35. Des­cien­de al 40% a los 40. Ba­ja has­ta el 1% a los 45. Ade­más, el des­cen­so de la fer­ti­li­dad vie­ne acom­pa­ña­do por una ba­ja en la ca­li­dad ovo­ci­ta­ria y un au­men­to del ries­go de anor­ma­li­da­des de cro­mo­so­mas, pa­to­lo­gías ute­ri­nas, ba­ja res­pues­ta de FSH nor­mal y ma­yo­res pro­ba­bi­li­da­des de abor­to.

Bus­can­do un be­bé

Ac­tual­men­te, las sor­pre­sas de un em­ba­ra­zo en la ma­du­rez son ca­si inexis­ten- tes. Lo más ha­bi­tual es que la mu­jer o la pa­re­ja pos­ter­guen el te­ner hi­jos cuan­do ya han desa­rro­lla­do su vi­da pro­fe­sio­nal o la­bo­ral, via­ja­ron o se es­ta­ble­cie­ron eco­nó­mi­ca­men­te. Si bien des­de lo or­gá­ni­co pue­den to­par­se con obs­tácu­los, es­tá com­pro­ba­do que las ma­más de 40 años ha­cen un se­gui­mien­to más ri­gu­ro­so y tem­prano del em­ba­ra­zo y re­sul­tan más res­pon­sa­bles. De he­cho, es me­nos fre­cuen­te en­con­trar em­ba­ra­za­das de es­ta edad que fu­men o be­ban y los ac­ci­den­tes son tam­bién me­nos fre­cuen­tes que en las de 20 años.

Ade­más, al­gu­nos es­tu­dios han com­pro­ba­do que las ma­dres ma­yo­res to­man de­ci­sio­nes más in­te­li­gen­tes en la crian­za de sus hi­jos (por ejem­plo, cui­dan más la ali­men­ta­ción de los ni­ños y que si­gan há­bi­tos sa­lu­da­bles).

Lo pri­me­ro que tie­ne que sa­ber una mu­jer de más de 40 que bus­ca em­ba­ra­zo es qué po­si­bi­li­da­des tie­ne ella en par­ti­cu­lar y que de­pen­de­rán de lo que sur­ja de la eva­lua­ción que tie­ne una du­ra­ción apro­xi­ma­da de 2 me­ses. Si to­da­vía tie­ne su ci­clo y ovu­la, es pro­ba­ble que pue­da em­ba­ra­zar­se de ma­ne­ra na­tu­ral, aun­que la po­si­bi­li­dad es bas­tan­te li­mi­ta­da.

Los es­tu­dios que se rea­li­zan son:

Aná­li­sis hor­mo­na­les: pa­ra eva­luar la reserva ová­ri­ca, que de­be­ría es­tar en con­di­cio­nes acep­ta­bles. “Si la mu­jer mens­trúa en for­ma regular, su fun­ción ová­ri­ca no de­be­ría es­tar muy al­te­ra­da por­que si no ten­dría atra­sos o no mens­trua­ría. Tam­bién es im­por­tan­te ver el ni­vel de la hor­mo­na FSH, que mar­ca la reserva ová­ri­ca y em­pie­za a su­bir cuan­do el ova­rio co­mien­za a fa­llar”, ex­pli­ca el Dr. Ser­gio Pas­qua­li­ni, di­rec­tor de Ha­li­tus Ins­ti­tu­to Mé­di­co y pre­si­den­te de Fun­da­ción RE­PRO.

Par­te anató­mi­ca del úte­ro: se eva­lúa el es­ta­do, su nor­ma­li­dad, si ha si­do ope­ra­do o ha te­ni­do o tie­ne pre­sen­cia de mio­mas.

Las trom­pas: “Es im­por­tan­te ase­gu­rar­se de que las trom­pas es­tén permea­bles por­que si lo es­tán y el hom­bre tie­ne una can­ti­dad acep­ta­ble de es­per­ma­to­zoi­des, es po­si­ble que el em­ba­ra­zo pue­da dar­se na­tu­ral­men­te. Siem­pre es bueno sa­ber­lo y aún más en una mu­jer de más de 40 años por­que sa­be­mos que con ma­yor edad, la fun­ción ová­ri­ca es­ta­rá en peo­res con­di­cio­nes y cuan­do el ova­rio no es­tá en óp­ti­mas con­di­cio­nes, la res­pues­ta a la es­ti­mu­la­ción ová­ri­ca sue­le no ser la me­jor.

Cuan­do no lle­ga

Las po­si­bi­li­da­des de lo­grar el em­ba­ra­zo con téc­ni­cas de fer­ti­li­za­ción in vi­tro des­pués de los 40 años cam­bian año a año de vi­da de la ma­má, se re­du­cen y ca­da mes cuen­ta mu­cho. Se­gún

Pas­qua­li­ni: “In­de­pen­dien­te­men­te de la edad, siem­pre es­tán vi­gen­tes dos pre­gun­tas a la ho­ra de rea­li­zar un tra­ta­mien­to: ¿ es­ta téc­ni­ca es vá­li­da pa­ra es­ta pa­re­ja, se­gui­mos in­ten­tan­do y hay po­si­bi­li­da­des de lo­grar­lo o no es pa­ra es­ta pa­re­ja? En es­te se­gun­do ca­so, en ge­ne­ral, el mo­ti­vo son los óvu­los y es mo­men­to de re­cu­rrir a una ovo­do­na­ción. A ve­ces, una pa­re­ja ha­ce dos, tres o cua­tro in­ten­tos pe­ro va­le la pe­na se­guir in­ten­tan­do y, en otros, no hay más op­ción que la ovo­do­na­ción. Hay que eva­luar los ca­sos uno por uno”.

Con una fer­ti­li­za­ción in vi­tro, en una mu­jer de 40 años, el 80% de los em­brio­nes que se for­men se­rá se­gu­ra­men­te por­ta­dor de mal­for­ma­cio­nes ge­né­ti­cas, pe­ro tam­bién son po­cos los be­bés que na­cen por­que el fil­tro na­tu­ral lle­va a que se de­ten­ga la ges­ta­ción, en ge­ne­ral, en los pri­me­ros días de desa­rro­llo.

Ac­tual­men­te, mu­chas mu­je­res que con­sul­tan a par­tir de los 40 ya tie­nen in­di­ca­ción de ovo­do­na­ción por­que no mens­trúan, ya tu­vie­ron una fa­lla ová­ri­ca o han rea­li­za­do tra­ta­mien­tos que han fa­lla­do.

En los ca­sos de do­na­ción se acon­se­ja que sea anó­ni­ma, que los óvu­los no pro­ven­gan de fa­mi­lia­res o ami­gas cer­ca­nas, pa­ra evi­tar po­si­bles con­flic­tos. La do­nan­te de óvu­los de­be cum­plir cier­tos re­qui­si­tos:

Ser me­nor de 32 años, al­gu­nos acep­tan has­ta 35.

Sin an­te­ce­den­tes de en­fer­me­da­des he­re­di­ta­rias.

Con eva­lua­ción hor­mo­nal e in­fec­to­ló­gi­ca nor­mal.

De­be rea­li­zar una con­sul­ta con un ge­ne­tis­ta.

De­be rea­li­zar una con­sul­ta con un psi­có­lo­go.

“Pa­ra la ma­má que re­ci­be el óvu­lo do­na­do, la con­sul­ta con la psi­có­lo­ga tam­bién es im­por­tan­te. Es ne­ce­sa­rio ha­cer­le en­ten­der la im­por­tan­cia de que el hi­jo o hi­ja co­noz­ca su ori­gen. No­so­tros des­acon­se­ja­mos que el hi­jo no se­pa que es pro­duc­to de una do­na­ción por­que ese hi­jo tie­ne de­re­cho a sa­ber­lo. La per­so­na que se em­bar­ca en es­to tie­ne que en­ten­der que no es ne­ce­sa­rio que lo se­pa el en­torno o la fa­mi­lia, pe­ro el hi­jo o hi­ja sí. En to­dos los lu­ga­res del mun­do se ha­ce hin­ca­pié en la ne­ce­si­dad de ha­blar­les a los hi­jos. Hoy en día el 17% de to­dos los tra­ta­mien­tos que rea­li­za­mos son por ovo­do­na­ción”, de­fi­ne Pas­qua­li­ni.

Una ma­ne­ra de evi­tar los con­flic­tos que ha­cia el in­te­rior de la fa­mi­lia pue­da traer la ovo­do­na­ción es la ac­tual vi­tri­fi­ca­ción de óvu­los, una téc­ni­ca rá­pi­da de crio­pre­ser­va­ción. El to­pe pa­ra to­mar es­ta de­ci­sión es­tá ideal­men­te pues­to an­tes de los 35 años y pa­ra mu­chas mu­je­res tam­bién sig­ni­fi­có la opor­tu­ni­dad de te­ner un hi­jo aun ha­bien­do pa­sa­do por en­fer­me­da­des gra­ves.

Por lo tan­to, si exis­te la po­si­bi­li­dad de que una mu­jer se em­ba­ra­ce na­tu­ral­men­te, se­ría ideal in­ter­ca­lar los tra­ta­mien­tos – ya sea in­se­mi­na­ción o fer­ti­li­za­ción in vi­tro– pe­ro apos­tan­do a que el em­ba­ra­zo pue­da apa­re­cer en al­gún ci­clo na­tu­ral con una re­la­ción na­tu­ral”, sos­tie­ne el es­pe

cia­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.