Los ape­gos enn los con­flic­tos

Mia - - SUMARIO - Por Don Mi­guel Ruiz Jr.*

La ma­yo­ría de las per­so­nas te­ne­mos una ver­sión ideal de có­mo cree­mos que el mun­do de­be­ría ser. Ten­go que. De­bés. De­be­rían. Tie­ne que ser. Cuan­do es­cu­cha­mos es­tas pa­la­bras, es­ta­mos es­cu­chan­do las vo­ces en nues­tra ca­be­za ex­pre­san­do un acuer­do que per­te­ne­ce a un ni­vel más al­to de ape­go. Las vo­ces en nues­tra ca­be­za nos re­cuer­dan có­mo las co­sas de­ben pro­gre­sar se­gún nues­tro mo­do de ver pa­ra que el mun­do sea co­mo no­so­tros que­re­mos o es­pe­ra­mos que sea. Son las re­glas que nos he­mos im­pues­to en la vi­da y, si nos las sal­ta­mos, nos juz­ga­mos a no­so­tros mis­mos (y a los de­más) con du­re­za. Te­ne­mos que ha­cer­lo “bien” y nues­tras creen­cias nos dic­tan qué es lo que es­to sig­ni­fi­ca. De­pen­dien­do de cuál sea nues­tro ni­vel de ape­go a una creen­cia en par­ti­cu­lar, qui­zás es­te­mos tan con­ven­ci­dos de lo que cree­mos que no veamos más que es­ta al­ter­na­ti­va y ni si­quie­ra se nos ocu­rre quee pu­die­ra ha­ber otras.

Cuan­do es­cu­cha­mos a al­guien n de­cir que el mun­do de­be­ría ser así y asá, por más ma­ra­vi­llo­sa que sea la idea, hay que te­ner en n cuen­ta que se pue­de co­rrom­per fá­cil­men­te, il t por­que pa­ra que el mun­do exis­tie­ra en es­te es­ta­do ideal, el idea­lis­ta ten­dría que im­po­ner sus creen­cias a los de­más y so­me­ter a los que se nie­gan a adap­tar­se a su ima­gen “per­fec­ta” del mun­do.

A ve­ces cree­mos que la úni­ca for­ma de lo­grar que al­guien sea me­jor per­so­na y, por ex­ten­sión, de lo­grar que el mun­do sea un lu­gar me­jor es con­ven­cer­le de que vea las co­sas co­mo no­so­tros las ve­mos. Pe­ro hay un mon­tón de per­so­nas a nues­tro al­re­de­dor que no se com­por­tan co­mo no­so­tros cree­mos que de­be­rían com­por­tar­se y gas­ta­mos mu­cha ener­gía in­ten­tan­do con­ven­cer­las pa­ra que sean al­go que no son, en lu­gar de de­jar que sean quie­nes son.

Cuan­do cree­mos sa­ber más que otra per­so­na, aca­ba­mos cho­can­do con sus creen­cias. Es­to es lo que co­rrom­pe cual­quier idea ma­ra­vi­llo­sa. La idea po­dría te­ner que ver con la co­mi­da eco­ló­gi­ca, los de­re­chos ci­vi­les, la to­le­ran­cia, los de­re­chos de los ani­ma­les, la paz mun­dial…, o con cual­quier otra no­ble idea pa­re­ci­da que se te ocu­rra. Un ape­go fa­ná­ti­co a cual­quie­ra de es­tas ideas ha­rá más mal que bien. Cuan­do el ape­go a la creen­cia tie­ne más pe­so que la im­por­tan­cia mis­ma del men­sa­je, co­rrom­pe la idea, el res­pe­to se pier­de y la li­ber­tad co­rre pe­li­gro. Y si no res­pe­ta­mos la li­ber­tad de ele­gir de los de­más, la paz no es po­si­ble.

Cuan­do nos ape­ga­mos a es­tas “no­bles” creen­cias, ha­ce­mos sen­tir cul­pa­bles a los de­más o les im­po­ne­mos con­di­cio­nes pa­ra que coin­ci­dan con nues­tras ideas. Sa­be­mos que lo es­ta­mos ha­cien­do cuan­do nos oí­mos de­cir co­sas co­mo: “¿No te da ver­güen­za lo que es­tás ha­cien­do?” o “¿Có­mo po­dés ser tan des­con­si­de­ra­do?”. Con el ob­je­ti­vo de que ce­dan a nues­tros de­seos, bus­ca­mos cual­quier co­sa pa­ra qu­que su sis­te­ma emo­cio­nal se des­mo­ro­ne, y cuan­do no en­contrtra­mos con qué fus­ti­gar­les, nos enoja­mos y nos vol­ve­mos más in­tran­si­gen­tes.

Cuan­do cree­mos que un ser que­ri­do se es­tá ha­cien­do da­ño con sus ma­los há­bi­tos, le me­te­mos mie­do pa­ra que cam­bie de ver­dad: “¡Ne­ce­si­tás ayu­da!”, “¡De­já que te ayu­de!”, “¡No de­be­rías ha­cer­te es­to a vos mis­mo!”. Por des­gra­cia, es­ta cla­se de mé­to­do só­lo cau­sa más do­llor. Aver­gon­zar a al­guienl i pa­ra que cam­bie no sir­ve de na­da.

To­dos so­mos li­bres de ele­gir nues­tras creen­cias y crear nues­tros ape­gos des­de nues­tro pun­to de vis­ta. ¡No hay nin­gún plan úni­co que de­ba­mos se­guir si no que­re­mos fra­ca­sar! Hay sie­te mil mi­llo­nes de per­so­nas vi­vien­do en nues­tro pla­ne­ta y, por lo tan­to, hay sie­te mil mi­llo­nes de pun­tos de vis­ta dis­tin­tos. Si ca­da una de ellas in­sis­tie­ra en que su pun­to de vis­ta es el úni­co vá­li­do, en­ton­ces, ten­dría­mos sie­te mil mi­llo­nes de en­con­tro­na­zos en el mun­do. Mien­tras en­tre­mos en la ba­ta­lla de “Yo ten­go ra­zón y vos es­tás equi­vo­ca­do”, siem­pre ha­brá con­flic­tos. Nues­tro o ape­go a es­tar en lo cier­to —el ape­go a nues­tra im­por­tan­cia per­so­nal— es el que nos im­pi­de ex­pe­ri­men­tar la li­ber­tad tan­to en el sue­ño per­so­nal co­mo en el sue­ño del pla­ne­ta.

Del li­bro “Los cin­co ni­ve­les del ape­go”, de Don Mi­guel Ruiz Jr. Urano: www.edi­cio­ne­su­rano.com.ar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.