La ma­ni­pu­la­ción ge­né­ti­ca

La in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca ha avan­za­do en la al­te­ra­ción de las ca­rac­te­rís­ti­cas de los ani­ma­les y obli­ga a una re­fle­xión se­ria so­bre sus fi­nes

Mia - - SUMARIO -

Ha­ce apro­xi­ma­da­men­te 15 mil años, el ser hu­mano em­pe­zó a do­mes­ti­car ani­ma­les. Es­te acon­te­ci­mien­to re­pre­sen­tó la pri­me­ra ac­ti­vi­dad ge­né­ti­ca fue­ra del pro­ce­so evo­lu­ti­vo na­tu­ral.

La hu­ma­ni­dad, pa­ra su pro­pio be­ne­fi­cio, em­pe­zó a se­lec­cio­nar y re­pro­du­cir ani­ma­les bus­can­do sus ca­rac­te­rís­ti­cas más fa­vo­ra­bles. Así pues, bus­có cria­tu­ras dó­ci­les pa­ra pro­veer­se fá­cil­men­te de ali­men­to, sin ne­ce­si­dad de ca­zar, pa­ra tra­ba­jos de es­fuer­zo o de car­ga o pa­ra sen­tir­se acom­pa­ña­do.

A me­di­da que pa­sa­ron los si­glos, mu­chas de es­tas es­pe­cies su­frie­ron mo­di­fi­ca­cio­nes o trans­for­ma­cio­nes que los fue­ron ale­jan­do y di­fe­ren­cian­do de su an­te­ce­sor ori­gi­nal. El ca­so más co­no­ci­do es el del lo­bo que, de­bi­do a la in­ter­ven­ción hu­ma­na, cam­bió a lo que co­mún­men­te co­no­ce­mos co­mo pe­rro. Des­de ha­ce mu­cho tiem­po se cru­zan se­lec­ti­va­men­te ani­ma­les pa­ra lo­grar un ejem­plar ma­yor o más bo­ni­to o más ap­to. Son pro­ce­di­mien­tos trai­cio­na­les. Pe­ro en la ac­tua­li­dad, la in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca es­tá rea­li­zan­do avan­ces que obli­gan a una re­fle­xión so­bre la éti­ca: ¿ de­be­mos ejer­cer la ma­ni­pu­la­ción ge­né­ti­ca? ¿ De­be­mos crear vi­da fue­ra­ra de la evo­lu­ción na­tu­ral? ¿ Ha-abrá con­se­cuen­cias?

Un gen es un có­di­go queue ri­ge nues­tro as­pec­to fí­si­co y nues­tras ca­rac­te­rís­ti­cas. Exis-sten ge­nes en to­do lo que es­tá vi­vo o que es­tu­vo vi­vo. En las per­so­nas, las plan­tas, las mos­cas, el ja­món, el to­ma­te, las bac­te­rias. Un chu­rras­co con­tie­ne ge­nes. Si se los mo­di­fi­ca, se los al­te­ra. Y con ellos, se al­te­ran las ca­rac­te­rís­ti­cas del ser vi­vo. Con la mo­di­fi­ca­ción ge­né­ti­ca, los cien­tí­fi­cos pue­den trans­fe­rir ge­nes de una es­pe­cie a otra por­que to­dos los ge­nes, tan­to hu­ma­nos co­mo ve­ge­ta­les, ani­ma­les o bac­te­ria­nos son crea­dos a par­tir del mis­mo ma­te­rial. Las ca­rac­te­rís­ti­cas pue­den ser trans­fe­ri­das de una es­pe­cie a otra muy di­fe­ren­te, y lo mis­mo ocu­rre en­tre plan­tas y ani­ma­les.

¿To­do pue­de ser mo­di­fi­ca­do ge­né­ti­ca­men­te? Sí. En prin­ci­pio cual­quier co­sa vi­va pue­de ser mo­di­fi­ca­da ge­né­ti­ca­men­te. En otras pa­la­bras, es po­si­ble trans­fe­rir ca­rac­te­rís­ti­cas de un pez a una fre­sa. Co­mo el inau­di­to ca­so de ga­tos y pe­ces a los que se les ha trans­fe­ri­do un co­no­ci­do gen bio­lu­mi­nis­cen­te de me­du­sa que pro­du­ce fos­fo­res­cen­cia lu­mi­no­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.