Cul­ti­var or­quí­deas

No son tan exi­gen­tes co­mo pa­re­cen, só­lo hay que sa­ber re­co­no­cer­las pa­ra cul­ti­var­las co­mo se me­re­cen

Mia - - SUMARIO - Ase­so­ró: Gus­ta­vo Oga­ta, de Aso­cia­ción de Pro­duc­to­res y Cul­ti­va­do­res de Or­quí­deas de la Ar­gen­ti­na

Cuan­do de­ci­das cul­ti­var una or­quí­dea, lo más im­por­tan­te es que co­noz­cas el re­que­ri­mien­to de esa va­rie­dad es­co­gi­da; por lo tan­to, es ne­ce­sa­rio que se­pas a qué gé­ne­ro per­te­ne­ce, así po­drás in­for­mar­te si se tra­ta de uno que ne­ce­si­ta cul­ti­vo de ex­te­rior o de in­te­rior y cuá­les son sus ne­ce­si­da­des de luz so­lar. Es­to te fa­ci­li­ta­rá es­co­ger el lu­gar ade­cua­do pa­ra que ella pue­da pros­pe­rar. Sin em­bar­go, a di­fe­ren­cia de lo que se cree, las or­quí­deas no son plan­tas muy exi­gen­tes y tie­nen un gran po­der de adap­ta­ción.

Otro as­pec­to im­por­tan­te a con­si­de­rar es que sean plan­tas bien en­rai­za­das; es de­cir, que es­tén fir­mes en sus ma­ce­tas. Si ele­gís las que es­tán mon­ta­das en tron­co, re­cor­dá que de­ben te­ner sus raí­ces de co­lor blan­co y ad­he­ri­das a aquél. Evi­tá com­prar or­quí­deas a raíz des­nu­da, ya que tar­da­rán más en adap­tar­se.

Las plan­tas que per­te­ne­cen a los gé­ne­ros cym­bi­dium, den­dro­bium ti­po no­bi­le u on­ci­dium pue­den cul­ti­var­se to­do el año en el ex­te­rior, siem­pre y cuan­do las re­pa­res de las he­la­das, llu­vias y sol di­rec­to del verano; en cam­bio, las pha­lae­nop­sis den­dro­biump­ha­lae-nop­sis ne­ce­si­tan una tem­pe­ra­tu­ra mí­ni­ma noc­tur­na de 18 gra­dos, por lo que en los me­ses in­ver­na­les de­bes pro­por­cio­nar­les un lu­gar lu­mi­no­so y ca­le­fac­cio­na­do.

Con res­pec­to al rie­go, en es­te as­pec­to es im­por­tan­te que di­fe­ren­cies en­tre fre­cuen­cia y can­ti­dad. La can­ti­dad de agua que le su­mi­nis­tres de­be ser siem­pre la mis­ma. Lo que va­ría es la fre­cuen­cia. En to­dos los ca­sos, no rie­gues de­ma­sia­do se­gui­do en los me­ses in­ver­na­les y de­já se­car el sus­tra­to en­tre rie­go y rie­go. Re­gá de ma­ne­ra más fre­cuen­te, a me­di­da que au­men­ta la tem­pe­ra­tu­ra. Lo más acon­se­ja­ble es la ob­ser­va­ción, in­tro­du­cir un pa­li­llo o el de­do en la ma­ce­ta y com­pro­bar si el sus­tra­to es­tá se­co.

Re­cor­dá que visitar las ex­po­si­cio­nes y es­tar en con­tac­to con los pro­duc­to­res es im­por­tan­te, por­que ellos siem­pre es­ta­rán dis­pues­tos a dar­te el me­jor con­se­jo. En cuan­to a or­quí­deas, es­cu­char a las per­so­nas con ex­pe­rien­cia te en­se­ña­rá a sa­ber có­mo ubi­car­las en el si­tio apro­pia­do pa­ra que pue­dan pros­pe­rar.

Con un po­co de pa­cien­cia, y a su de­bi­do tiem­po, dis­fru­ta­rás de la espectacular flo­ra­ción de es­tas plan­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.