El frío lle­ga a la piel. Los cui­da­dos en ca­sa pa­ra evi­tar con­se­cuen­cias

Por más que la ocul­tes de­ba­jo de un abri­go, el cli­ma lo­gra­rá afec­tar­la. Pa­ra que no te ven­za la re­se­que­dad y no te re­sig­nes a lle­var los ca­che­tes co­lo­ra­dos, hu­mec­tá y nu­trí la piel de to­do tu cuer­po

Mia - - PORTADA - Por Lau­ra La­go­mar­sino

Pa­ra en­ten­der por qué el frío nos cau­sa estragos en la piel del ros­tro y las ma­nos, es ne­ce­sa­rio co­no­cer có­mo ac­túan las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras en nues­tro or­ga­nis­mo, ya que de­be­ría te­ner una cons­tan­te de en­tre 35 y 37ºC. Pa­ra cum­plir con es­te ob­je­ti­vo cuen­ta con hor­mo­nas, es­truc­tu­ras de las ar­te­rias y ve­nas y con re­cep­to­res en la piel lla­ma­dos cor­púscu­los de Krau­se, és­tos re­co­gen la sen­sa­ción de frío y man­dan la in­for­ma­ción al ce­re­bro.

“Las res­pues­tas de la piel a las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras in­clu­yen cambios fi­sio­ló­gi­cos vin­cu­la­dos con la ter­mo re­gu­la­ción, ta­les co­mo va­so­cons­tric­ción de los ca­pi­la­res san­guí­neos dér­mi­cos, que se tra­du­cen en pa­li

dez”, cuen­ta la Dra. Adria­na Rai­mon­di, der­ma­tó­lo­ga, di­rec­to­ra de D & ME. La epi­der­mis, por su par­te, fun­cio­na co­mo la pro­tec­ción más ex­ter­na de la piel fren­te al me­dio am­bien­te. Pa­ra ello, en­tre sus fun­cio­nes prin­ci­pa­les tie­ne la de fa­bri­car fac­to­res de hu­mec­ta­ción pa­ra pro­te­ger su in­te­gri­dad, co­mo áci­dos gra­sos, en­tre otros. “Así, fren­te al des­cen­so de tem­pe­ra­tu­ra, la com­po­si­ción de las gra­sas epi­dér­mi­cas se mo­di­fi­ca, tra­du­cién­do­se en piel más se­ca. A es­to se su­ma la des­hi­dra­ta­ción (pér­di­da de agua), vin­cu­la­da al me­dio am­bien­te, (vien­to y ba­ja hu­me­dad) y a los am­bien­tes ca­le­fac­cio­na­dos”, ex­pli­ca la mé­di­ca. En re­su­men: la piel, por des­hi­dra­ta­ción y va­so­cons­tric­ción se vuel­ve más sen­si­ble, reac­ti­va y pá­li­da.

Ru­ti­na an­ti-frío

Du­ran­te la tem­po­ra­da in­ver­nal exis­ten múl­ti­ples fac­to­res, tan­to in­ter­nos co­mo ex­ter­nos, que pue­den al­te­rar la fun­ción de ba­rre­ra de la piel. El frío, el vien­to, la ca­le­fac­ción ex­ce­si­va, la uti­li­za­ción de cier­tos agen­tes quí­mi­cos co­mo de­ter­gen­te o jabones pue­den pro­vo­car un da­ño, no só­lo a ni­vel su­per­fi­cial por la al­te­ra­ción que ge­ne­ran en el film hi­dro­li­pí­di­co, sino tam­bién a ni­vel pro­fun­do, ge­ne­ran­do una sín­te­sis de lí­pi­dos in­su­fi­cien­tes. “Co­mo con­se­cuen­cia, la piel se vuel­ve más permea­ble y no cum­ple su rol de ba­rre­ra pro­tec­to­ra que­dan­do ex­pues­ta. Así se des­hi­dra­ta y re­se­ca dan­do lu­gar a una sen­sa­ción de fal­ta de con­fort, ti­ran­tez, irri­ta­ción y des­ca­ma­ción”, ex­pli­ca Ma­ria­na Bog­gio­ne, Res­pon­sa­ble de Co­mu­ni­ca­ción Cien­tí­fi­ca de La Ro­che Po­say.

Por eso, es con­ve­nien­te lle­var ade-

lan­te una ru­ti­na dia­ria bá­si­ca por la ma­ña­na y re­pe­tir­la du­ran­te la no­che, an­tes de acos­tar­se.

1) Hi­gie­ne Apli­car una bue­na emul­sión o cre­ma de lim­pie­za pa­ra eli­mi­nar las par­tí­cu­las de su­cie­dad y las cé­lu­las muer­tas. Es­to le per­mi­te a nues­tra piel es­tar más permea­ble pa­ra re­ci­bir los nu­trien­tes y ac­ti­vos de los pa­sos si­guien­tes. La lim­pie­za a la no­che de­be ser más pro­fun­da, ya que en in­vierno au­men­tan los ín­di­ces de con­ta­mi­na­ción ya que ten­de­mos a per­ma­ne­cer en am­bien­tes ce­rra­dos.

2) Ex­fo­lia­ción Con una cre­ma de grano suave, con­vie­ne mo­jar pre­via­men­te la su­per­fi­cie de la piel y rea­li­zar ma­sa­jes cir­cu­la­res sin de­ma­sia­da pre­sión. Es­te pa­so só­lo de­be­rá rea­li­zar­se de

una evi­tar o que dos la ve­ces piel pier­da por se­ma­na su oleo­si­dad pa­ra na­tu­ral (ba­rre­ra de pro­tec­ción).

3) To­ni­fi­ca­ción

To­ni­fi­car la piel con agua fres­ca, termal o lo­cio­nes tó­ni­cas no al­cohó­li­cas re­fres­can­tes y emo­lien­tes.

4) Renovación

Con áci­dos, en dis­tin­tas gra­dua­cio­nes, que tra­ba­jan so­bre las ca­pas su­per­fi­cia­les de la piel re­no­ván­do­la y cre­mas emo­lien­tes, hu­mec­tan­tes y an­ti­oxi­dan­tes pa­ra re­cu­pe­rar la lo­za­nía y la ter­su­ra de la piel.

5) Hi­dra­ta­ción

Uti­li­zar cre­mas de tex­tu­ras li­via­nas, ge­les o emul­sio­nes, que no re­sul­tan mo­les­tas al tac­to. Aque­llas fór­mu­las que con­tie­nen com­po­nen­tes na­tu­ra­les es­tán re­co­men­da­das pa­ra to­das las eda­des.

6) Pro­tec­ción

Los ra­yos del sol son igual­men­te no­ci­vos pa­ra nues­tra piel en in­vierno. Por eso con­vie­ne ce­rrar la ru­ti­na por la ma­ña­na con un pro­tec­tor con co­lor con fac­tor de pro­tec­ción 30. Así se evi­ta la apa­ri­ción o acen­tua­ción de man­chas y se pre­vie­ne el fotoenvejecimiento pre­ma­tu­ro.

Beauty tips

“En in­vierno, la piel re­ci­be me­nos nu­trien­tes y oxí­geno, ya que el frío pro­vo­ca una va­so­cons­tric­ción que ori­gi­na que se con­trai­gan los ca­pi­la­res, dis­mi­nu­yen­do de es­ta for­ma, la irri­ga­ción san­guí­nea”, ex­pli­ca Sil­via Gre­la, Res­pon­sa­ble de For­ma­ción Téc­ni­ca de Der­mo Ex­per­ti­se en L´Oreal Ar­gen­ti­na. Así, la renovación ce­lu­lar de la su­per­fi­cie se vuel­ve más len­ta; po­co a po­co se acu­mu­lan las cé­lu­las muer­tas re­ve­lan­do una piel de co­lor gri­sá­ceo, opa­ca y sin vi­da. “A es­to se le su­man los cambios brus­cos de tem­pe­ra­tu­ra al pa­sar de un am­bien­te ca­le­fac­cio­na­do a otro que no lo es­tá, o al sa­lir nue­va­men­te al frío del ex­te­rior, pro­du­cien­do un re­se­ca­mien­to adi­cio­nal”, agre­ga la es­pe­cia­lis­ta. Po­dés evi­tar que tu piel su­fra los da­ños de las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras si­guien­do es­tos con­se­jos:

Am­bien­tes hu­mi­fi­ca­dos.

le­fac­ción ✖ se vuel­ve enemi­ga nú­me­ro La cauno, ya que un am­bien­te ca­le­fac­cio­na­do con­ta­rá con me­nos hu­me­dad y más

rá­pi­do se eva­po­ra­rá el agua na­tu­ral de nues­tra piel. Por eso, po­dés evi­tar la pér­di­da de hu­me­dad en los am­bien­tes ce­rra­dos con un tru­co efec­ti­vo: co­lo­cá de­ba­jo del ca­le­fac­tor agua que con la tem­pe­ra­tu­ra ele­va­da se eva­po­ra­rá in­cor­po­ran­do hu­me­dad al lu­gar.

✖ Ma­qui­lla­te siem­pre. El uso de ma­qui­lla­je, con­tra­ria­men­te a lo que al­gu­nos creen, tam­bién con­tri­bu­ye a re­for­zar es­ta ba­rre­ra. Lo im­por­tan­te es que sea de bue­na ca­li­dad y que sea en una ba­se si­li­co­na­da. “Es­to con­tri­bu­ye a re­for­zar la ba­rre­ra de la piel evi­tan­do así que el frío o el vien­to da­ñe la epi­der­mis”, cuen­tan las Dras. Va­ni­na De Mar­co y Ka­ri­na Na­dur, der­ma­tó­lo­gas, miem­bros de la SAD, di­rec­to­ras mé­di­cas del centro ND Skin, Der­ma­to­lo­gía Clí­ni­ca y Es­té­ti­ca.

✖ Re­for­zá los cui­da­dos en zo

nas sen­si­bles. Las par­tes de nues­tro cuer­po que es­tán más ex­pues­tas son aque­llas que van a su­frir es­ta fal­ta de hu­me­dad y pre­ci­sa­men­te se­rán a las que de­be­re­mos po­ner­le ma­yor aten­ción a la ho­ra de los cui­da­dos dia­rios. En los la­bios -que po­seen una me­nor can­ti­dad de glán­du­las se­bá­ceas- es im­pres­cin­di­ble co­lo­car un buen la­bial con emo­lien­tes, o sim­ple­men­te man­te­ca de ca­cao o bál­sa­mo de ka­ri­té. Ade­más, cuan­do lle­ves bufanda tra­tá de que cu­bra la re­gión de tu bo­ca pa­ra evi­tar los da­ños. En co­dos, ma­nos, ro­di­llas y ta­lo­nes, exis­ten pro­duc­tos es­pe­cia­les pa­ra pro­te­ger es­tas zo­nas crí­ti­cas que sue­len agrie­tar­se y su­frir fren­te al frío. Las fór­mu­las idea­les son aque­llas que con­tie­nen lac­ta­to de amo­nio, la­no­li­na,, áci­do hia­lu­ró­ni­co y urea.

✖ No exa­ge­res. No es ne­ce­sa­rioo abri­gar­se en ex­ce­so, pues la fal­taa de oxi­ge­na­ción im­pi­de que el or­ga­nis­mo trans­pi­re co­rrec­ta­men­te, lo que a su vez pue­de pro­vo­car des­ca­ma­ción de la piel.

✖ Ele­gí fór­mu­las mix­tas. Cuan­do com­pres una cre­ma hu­mec­tan­te que cum­pla con la fun­ción de ba­rre­ra, siem­pre te­né pre­sen­te que con­ten­ga fac­tor de pro­tec­tor so­lar. Ac­tual­men­te mu­chas de las cre­mas de día tie­nen tam­bién in­cor­po­ra­do al­gún an­ti­oxi­dan­te co­mo la vi­ta-

mi­na E (to­co­fe­rol), C (áci­do as­cór­bi­co) o si­mi­la­res. “Es­tos re­du­cen los efec­tos no­ci­vos de los ra­di­ca­les li­bres”, ase­gu­ran las Dras. De Mar­co y Na­dur.

✖ Que sean hi­poa­ler­gé­ni­cos. “Mien­tras las pie­les gra­so­sas su­fren el verano, las se­cas, sen­si­bles y reac­ti­vas son las que más se ven afec­ta­das por el frío,” ase­gu­ra la Dra. Mó­ni­ca Maio­lino, der­ma­tó­lo­ga y ase­so­ra cien­tí­fi­ca de Der­ma­glós. Por eso, no uses jabones o lim­pia­do­res agre­si­vos que con­ten­gan con­ser­van­tes, fragancias y le­jía, que pue­den irri­tar la piel. En cam­bio, ele­gí aque­llos pro­duc­tos hi­poa­ler­gé­ni­cos y no co­me­do­gé­ni­cos que man­ten­gan la hu­me­dad de la piel.

✖ In­gre­dien­tes ac­ti­vos. Hay cier­tos ac­ti­vos que con­tri­bu­yen a que tu piel se vea más sa­lu­da­bles du­ran­te el frío. Por ejem­plo, los tra­ta­mien­tos con vi­ta­mi­na A, E, C, que re­nue­van la piel, la ener­gi­zan au­men­tan­do las de­fen­sas y lu­chan con­tra el en­ve­je­ci­mien­to. Una vez a la se­ma­na po­dés re­for­zar la piel con mas­ca­ri­lla con vi­ta­mi­na F, o vi­ta­mi­na K, que ayu­da a ac­ti­var la cir­cu­la­ción y evi­tar la te­lan­giec­ta­sias. Y en los ca­sos más ex­tre­mos, que ne­ce­si­tás des­con­ges­tio­nar, pre­fe­rí las más­ca­ras con manzanilla, aloe ve­ra, té ver­de, y ave­na. “Tam­bién podes nu­trir tu piel con fan­gos, por­que tie­nen ele­men­tos na­tu­ra­les que la re­vi­ta­li­za­rán, y com­ple­men­tá el tra­ta­mien­to con aguas ter­ma­les”, acon­se­ja Sol Fuen­tes, cos­mia­tra y es­te­ti­cis­ta de Sol Fuen­tes Beauty Cen­ter & Make Up Stu­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.