Ber­nar­do con­tes­ta en su con­sul­to­rio se­ma­nal

Un es­pa­cio se­ma­nal pa­ra re­sol­ver con­flic­tos, des­pe­jar obs­tácu­los y, fun­da­men­tal­men­te, ser es­cu­cha­dos

Mia - - SUMARIO -

Ter­mi­né con una re­la­ción muy trau­má­ti­ca, con te­rri­bles agre­sio­nes ver­ba­les y me cues­ta mu­cho sa­lir ade­lan­te. Ma­rie­la

La vio­len­cia ver­bal, los in­sul­tos, en la pa­re­ja, mu­chas ve­ces co­mien­zan en se­cre­to,pe­ro va cre­cien­do en el tiem­po, no es al­go que dis­mi­nu­ye ni al­go que se va y la­men­ta­ble­men­te las pa­la­bras due­len y que­dan mar­ca­das. A ve­ces las mu­je­res lo mi­ni­mi­zan, lo jus­ti­fi­can por el es­trés del tra­ba­jo o los pro­ble­mas, y mu­chas ve­ces tra­tan de cam­biar sus ac­ti­tu­des cre­yen­do que de esa ma­ne­ra él va a cam­biar o se va a cal­mar. A ve­ces es así, has­ta que vie­ne nue­va­men­te la agre­sión ver­bal, que due­le, y co­mo he­mos di­cho siem­pre, el amor no tie­ne que do­ler. Mu­chas per­so­nas tie­nen el ma­chis­mo in­cor­po­ra­do, por­que ve­ni­mos de una cul­tu­ra pa­triar­cal don­de apa­re­cen los ro­les pe­tri­fi­ca­dos: el va­rón es el ma­cho, es el que pro­vee, el hom­bre es ra­cio­nal, la mu­jer emo­cio­nal. Hay dis­tin­tos ti­pos de vio­len­cia psi­co­ló­gi­ca, en­tre los más fre­cuen­tes es­tán:

La desigualdad (cual­quier ti­po de desigualdad en la pa­re­ja ha­ce que és­ta no sea pa­re­ja) La com­pe­ten­cia Con­tra­de­cir La hu­mi­lla­ción. Las ame­na­zas. La tri­via­li­za­ción. La ne­ga­ción. Una fra­se que se re­pi­te mu­cho en una pa­re­ja don­de exis­te el mal­tra­to es:“no te­nés na­da en la ca­be­za”, y cuan­do se re­pi­te con­ti­nua­men­te crea una cos­tum­bre. Te­nés que sen­tir­te fe­liz por ha­ber sa­li­do de esa re­la­ción de mal­tra­to y vio­len­cia. Rein­ven­ta­te y sa­cá la me­jor Ma­rie­la que hay en vos. ¡Ade­lan­te!

¿Có­mo pue­do de­fen­der a mi hi­jo que su­fre bull­ying en el co­le­gio? Nor­ma

Lo pri­me­ro es ha­cer­lo pú­bli­co.Es de­cir que tu hi­jo pue­da ha­blar con los maes­tros, con los pro­fe­so­res, pa­ra ex­pli­ci­tar lo que es­tá su­ce­dien­do, por­que mu­chas ve­ces trans­cu­rre el aco­so y el mal­tra­to en un ám­bi­to de si­len­cio don­de “to­do el mun­do lo sa­be pe­ro na­die lo sa­be”. Por su­pues­to que los pa­pás tie­nen que in­ter­ve­nir pa­ra bus­car so­lu­cio­nes, ha­blar con el co­le­gio y ar­mar una red afec­ti­va. El bull­ying trae un que­bran­ta­mien­to en la es­ti­ma, una enor­me ci­ca­triz emo­cio­nal y un do­lor muy gran­de que pue­de lle­var a la de­pre­sión, a que el chi­co no co­ma, es­té agre­si­vo, no quie­ra ir al co­le­gio, ten­ga tris­te­za per­ma­nen­te o llo­re sin mo­ti­vo. Los sín­to­mas pue­den ser múl­ti­ples y va­ria­dos, y siem­pre es­tán in­di­can­do el ni­vel de an­gus­tia del ni­ño. Por eso, en es­tos ca­sos se acon­se­ja a los pa­pás no ha­blar con los pa­dres de los chi­cos mal­tra­ta­do­res, ni aún con el chi­co, s ino con las au­to­ri­da­des del co­le­gio. Hoy más que nun­ca, se re­co­mien­da que en los co­le­gios se pue­da ha­blar del te­ma, in­clu­so pro­po­ner un “ro­le-pla­ying ga­me”, jue­go de ro­les o in­ter­pre­ta­ción de pa­pe­les, pa­ra que los alum­nos ar­men es­ce­nas don­de ha­ya un chi­co del que se bur­lan y lue­go abrir un de­ba­te, ex­pli­ci­tar el te­ma, por­que de es­ta ma­ne­ra to­man cons­cien­cia de co­sas que es­tán a ni­vel in­cons­cien­te. Lue­go, apor­tar­les al­gu­nas téc­ni­cas emo­cio­na­les pa­ra po­ner lí­mi­te a cual­quier ti­po de mal­tra­to.

Las res­pues­tas de Ber­nar­do Stamateas de­ben ser to­ma­das co­mo guías.

Ja­más re­em­pla­zan el con­se­jo pro­fe­sio­nal de cual­quier ti­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.