La me­di­ci­na in­te­gra­ti­va tam­bién en hos­pi­ta­les pú­bli­cos

Te­ra­pias que has­ta ha­ce po­co eran mal vis­tas por los mé­di­cos con­ven­cio­na­les, hoy se prac­ti­can en los hos­pi­ta­les Tor­nú o Clí­ni­cas. Aun­que fal­ta mu­cho, ya po­de­mos ele­gir in­te­grar pa­ra cu­rar­nos

Mia - - SUMARIO - Por Nancy Bu­llo­ri­ni

En Ar­gen­ti­na, se lla­ma me­di­ci­na al­ter­na­ti­va a la no con­ven­cio­nal o alo­pá­ti­ca, pe­ro cuan­do se la prac­ti­ca en con­jun­to con la con­ven­cio­nal, re­ci­be el nom­bre de com­ple­men­ta­ria. Sin em­bar­go, en el mun­do, ca­da vez se pre­fie­re más ha­blar de “me­di­ci­na in­te­gra­ti­va”, es de­cir, aque­lla que ex­pan­de el cam­po de su aná­li­sis al per­mi­tir que va­rias prác­ti­cas y sis­te­mas pue­dan tra­ba­jar en co­la­bo­ra­ción unas con otros, a fin de lo­grar un ob­je­ti­vo en co­mún: cu­rar.

He­rra­mien­tas co­mo la os­teo­pa­tía, re­fle­xo­lo­gía, fi­to­te­ra­pia, me­di­ta­ción, aro­ma­te­ra­pia, acu­pun­tu­ra o bien sis­te­mas com­ple­jos sos­te­ni­dos por dis­tin­tos mar­cos fi­lo­só­fi­cos, co­mo la Me­di­ci­na Tra­di­cio­nal Chi­na o la Me­di­ci­na Ayur­ve­da, que se fun­da­men­tan en un ex­pe­rien­cia cien­tí­fi­ca y en prác­ti­cas cul­tu­ra­les mi­le­na­rias, vie­nen sien­do ca­da vez más te­ni­das en cuen­ta cuan­do se tra­ta de ali­viar el pa­de­ci­mien­to hu­mano. En los úl­ti­mos años, nue­vas al­ter­na­ti­vas de sa­lud son ex­plo­ra­das por mé- di­cos for­ma­dos en uni­ver­si­da­des tra­di­cio­na­les que, por ra­zo­nes fi­lo­só­fi­cas, per­so­na­les e ideo­ló­gi­cas, in­ten­tan ver el mun­do, la sa­lud y la en­fer­me­dad des­de otra pers­pec­ti­va.

¿Có­mo sur­ge es­ta nue­va de­man­da? ¿Son los pa­cien­tes, can­sa­dos de pro­bar to­do ti­po de me­di­ca­ción sin en­con­trar un ali­vio a su en­fer­me­dad, los que van a la búsqueda de nue­vas res­pues­tas? ¿O es la mis­ma co­mu­ni­dad mé­di­ca la que co­men­zó a ge­ne­rar una aper­tu­ra, de­jan­do de la­do al­gu­nos pre­jui­cios? “Son mu­chos los mo­ti­vos y el cam­bio no se pro­du­ce des­de una so­la di­rec­ción -re­fle­xio­na Juan Ei­za­ya­ga, mé­di­co ho­meó­pa­ta e hi­jo de quien fue­ra pio­ne­ro de la ho­meo­pa­tía en la Ar­gen­ti­na-. Por un la­do, ca­da pa­cien­te es di­fe­ren­te y por con­si­guien­te, bus­ca­rá el mé­to­do de cu­rar­se más afín a su for­ma de en­ten­der el mun­do y de vi­vir; es de­cir que ele­gi­rá he­rra­mien­tas acor­des con su mo­do de pen­sar. Por otro la­do, los mis­mos mé­di­cos, por ra­zo­nes pro­fe­sio­na­les o por su­ce­sos de su vi­da par­ti­cu­lar, co­mien­zan a com- pren­der la ne­ce­si­dad de tra­ba­jar in­te­gra­ti­va­men­te, con otras he­rra­mien­tas”.

Ho­meo­pa­tía y Ayur­ve­da

To­da­vía en Ar­gen­ti­na, los ser­vi­cios de te­ra­pias al­ter­na­ti­vas pa­ra la co­mu­ni­dad en hos­pi­ta­les pú­bli­cos re­co­rren un ca­mino no exen­to de di­fi­cul­ta­des. “A di­fe­ren­cia de Bra­sil -ex­pli­ca el doc­tor Ei­za­ya­ga-, en Ar­gen­ti­na la ho­meo­pa­tía no es re­co­no­ci­da co­mo especialidad, y creo que mu­cho se de­be a que te­ne­mos to­da­vía un sis­te­ma de sa­lud ce­rra­do y muy bu­ro­crá­ti­co. Has­ta tan­to la ho­meo­pa­tía no sea re­co­no­ci­da co­mo un ac­to mé­di­co en sí, no po­drá exis­tir un ser­vi­cio abier­to a la co­mu­ni­dad y los ho­meó­pa­tas con­ti­nua­re­mos tra­ba­jan­do en con­sul­to­rios pri­va­dos”.

Mien­tras un por­cen­ta­je de la co­mu­ni­dad mé­di­ca ar­gen­ti­na con­ser­va pre­jui­cios con res­pec­to a al­gu­nas prác­ti­cas al­ter­na­ti­vas -pro­duc­to qui­zá de una for­ma­ción uni­ver­si­ta­ria cu­yo pa­ra­dig­ma es el de la me­di­ci­na con­ven­cio­nal-, la So--

cie­dad de Ho­meo­pa­tía tra­ba­ja in­ten­sa­men­te pa­ra for­mar pro­fe­sio­na­les, ca­da vez más in­tere­sa­dos en un mo­do di­fe­ren­te de en­ten­der la sa­lud. En la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad del Sal­va­dor, des­de ha­ce ya unos 7 años, se dic­ta la Cá­te­dra de Te­ra­pias Al­ter­na­ti­vas en la que va­rios pro­fe­sio­na­les des­ta­ca­dos en­se­ñan a los alum­nos te­mas in­tro­duc­to­rios so­bre ho­meo­pa­tía, acu­pun­tu­ra, fi­to­te­ra­pia y Me­di­ci­na Ayur­ve­da. En la Uni­ver­si­dad Mai­mó­ni­des, fun­cio­na el ser­vi­cio de Ho­meo­pa­tía Uni­cis­ta, don­de se atien­de a pa­cien­tes y se dan char­las y cursos pa­ra mé­di­cos gra­dua­dos en dis­tin­tas es­pe­cia­li­da­des.

“Du­ran­te mis años de for­ma­ción, sen­tía que la me­di­ci­na es­ta­ba atra­ve­sa­da por un Muro de Ber

lín -di­ce el doc­tor Jor­ge Luis Be­rra-. Echar aba­jo ese muro, pa­ra mí sig­ni­fi­ca­ba po­der en­trar en una di­men­sión hu­ma­na. Pa­sar de una me­di­ci­na tec­no­ló­gi­ca a otra que se in­tere­sa­ra ver­da­de­ra

men­te por lo que les pa­sa­ba a las per­so­nas”. Mé­di­co de fa­mi­lia, es­pe­cia­lis­ta en Me­di­ci­na Ayur­ve­da, el doc­tor Be­rra for­mó par­te del equi­po de pro­fe­sio­na­les que co­la­bo­ra­ron con Abue­las de Pla­za de Ma­yo en el re­co­no­ci­mien­to de ni­ños des­apa­re­ci­dos du­ran­te la úl­ti­ma dic­ta­du­ra. Trabajó en el Hos­pi­tal de Ni­ños y aten­dió a víc­ti­mas de abu­so se­xual. Via­jó a la In­dia. Es­tá se­gu­ro de que las te­ra­pias com­ple­men­ta­rias se­rán, en po­cos años, una reali­dad a dis­po­si­ción de to­da la co­mu­ni­dad. Hoy es di­rec­tor de la Fun­da­ción de Sa­lud Ayur­ve­da Pre­ma, ins­ti­tu­ción que coo­pe­ra con la Gu­ja­rat Ayur­ved Uni­ver­sity (Jam­na­gar, In­dia), re­co­no­ci­da co­mo centro de en­se­ñan­za, in­ves­ti­ga­ción y asis­ten­cia en Ar­gen­ti­na. Jun­to con un equi­po de pro­fe­sio­na­les, vie­ne tra­ba­jan­do in­ten­sa­men­te des­de 2000 pa­ra tras­mi­tir el an­ti­quí­si­mo ar­te de cu­rar del Ayur­ve­da, sis­te­ma mé­di­co que se prac­ti­ca en la In­dia des­de ha­ce más de 5 mil años. “Ayur” sig­ni­fi­ca vi­da y “Ve­da”, co­no­ci­mien­to. Li­te­ral­men­te, el doc­tor Be­rra en­se­ña “la cien­cia de la vi­da”.

Reiki

To­dos los jue­ves, por la ma­ña­na muy tem­prano, un gru­po de maes­tros de reiki se reúne en el Centro de Do­lor del Hos­pi­tal Ge­ne­ral de Agu­dos Tor­nú, de Buenos Aires. Allí, se ha ins­ta­la­do una sa­la don­de pa­cien­tes, fa­mi­lia­res, per­so­nal del hos­pi­tal y otras per­so­nas que lo ne­ce­si­ten pue­den ac­ce­der gra­tui­ta­men­te a se­sio­nes de es­ta dis­ci­pli­na de ori­gen ja­po­nés, que só­lo usa las ma­nos pa­ra ali­viar. Se­gún los pro­fe­sio­na­les del Tor­nú, los re­sul­ta­dos de­ri­va­dos de es­te sis­te­ma de ar­mo­ni­za­ción na­tu­ral, desa­rro­lla­do por Mi­kao Usui, son sor­pren­den­tes. Adria­na Gi­nat­to es con­ta­do­ra pú­bli­ca y ade­más te­ra­peu­ta bio­ener­gé­ti­ca. Coor­di­na el gru­po de vo­lun­ta­rios Reiki al Ser­vi­cio des­de 2012. La doc­to­ra Te­re­sa Fran­co, mé­di­ca anes­te­sió­lo­ga, ex­per­ta en Do­lor y Cui­da­dos Pa­lia­ti­vos y coor­di­na­do­ra del Centro del Tor­nú, ex­pli­ca que en el hos­pi­tal tra­tan de en­fo­car el tra­ta­mien­to des­de una pers­pec­ti­va mul­ti­dis­ci­pli­na­ria, es de­cir, te­nien­do en cuen­ta lo fí­si­co, emo­cio­nal, men­tal y es­pi­ri­tual. Con­ven­ci­da por los re­sul­ta­dos po­si­ti­vos que vie­ne te­nien­do es­ta he­rra­mien­ta com­ple­men­ta­ria en­tre los pa­cien­tes, Fran­co alien­ta a con­ti­nuar uti­li­zán­do­lo. Han ob­ser­va­do que los pa­cien­tes ba­ja­ron con­si­de­ra­ble­men­te el con­su­mo de me­di­ca­men­tos y me­jo­ra­ron no­ta­ble­men­te su es­ta­do emo­cio­nal, en re­la­ción con su en­torno.

Des­de 2011, el gru­po tam­bién brin­da se­sio­nes en el área de Ci­ru­gía In­fan­til y Neo­na­to­lo­gía del Hos­pi­tal Pe­dro Elizalde. En re­co­no­ci­mien­to a los re­sul­ta­dos de es­ta ex­pe­rien­cia, la Jun­ta de Bio­éti­ca y la Jun­ta Mé­di­ca del hos­pi­tal apro­ba­ron el uso del reiki y la re­co­men­da­ción al cuer­po mé­di­co pa­ra que se ini­cia­ra en es­ta prác­ti­ca y pu­die­ra apli­car­la en for­ma com­ple­men­ta­ria con la te­ra­péu­ti­ca del centro de sa­lud. Ac­tual­men­te, Reiki al Ser­vi­cio rea­li­za tam­bién se­sio­nes gra­tui­tas en el CE­SAC 24, del Hos­pi­tal de Agu­dos Parmenio Pi­ñe­ro, y dic­ta cursos pa­ra en­fer­me­ras y mé­di­cos del hos­pi­tal.

Fue­ron un po­co más allá y lo­gra­ron lle­var la ex­pe­rien­cia al ám­bi­to edu­ca­ti­vo. Aho­ra, el gru­po de vo­lun­ta­rios co­men­zó sus se­sio­nes en el Dur­ham, un co­le­gio de Va­len­tín Al­si­na.

Fu­ma­do­res. Gui­ller­mo Es­pi­no­sa les re­co­mien­da reiki a los pa­cien­tes que con­cu­rren al Pro­gra­ma de Con­trol de Ta­ba­co del Hos­pi­tal Ita­liano, que él mis­mo coor­di­na en el ser­vi­cio de Me­di­ci­na Fa­mi­liar y Co­mu­ni­ta­ria. El doc­tor im­ple­men­ta tam­bién en su pro­gra­ma se­sio­nes de me­di­ta­ción y res­pi­ra­ción rít­mi­ca, he­rra­mien­tas al­ter­na­ti­vas que ayu­dan a con­tro­lar la adic­ción. Cuen­ta que ha­ce 14 años, cuan­do él em­pe­zó a tra­ba­jar, es­tas prác­ti­cas no eran pa­ra na­da bien vis­tas. Aho­ra, di­ce, un 30% de los mé­di­cos ya las in­te­gra­ron al tra­ta­mien­to tra­di­cio­nal, co­mo los ca­sos de los doc­to­res Jor­ge Ja­vier Jan­son, hi­per­ten­só­lo­go y mé­di­co clí­ni­co, y Fe­de­ri­co Gar­cía, es­pe­cia­lis­ta en Me­di­ci­na Fa­mi­liar, am­bos per­te­ne­cien­tes, co­mo Es­pi­no­sa, al plan­tel del Hos­pi­tal Ita­liano.

Fi­to­te­ra­pia

Du­ran­te la cri­sis de 2001, di­fe­ren­tes sec­to­res de la co­mu­ni­dad tra­ba­ja­ron en con­jun­to pa­ra po­der pro­veer me­di­ca­ción a una gran can­ti­dad de per­so­nas que se ha­bían que­da­do sin ac­ce­so a ella (un 40% ese año). La Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Fi­to­me­di­ci­na lo­gró que or­ga­ni­za­cio­nes ita­lia­nas apo­ya­ran eco­nó­mi­ca­men­te la ela­bo­ra­ción de fi­to­me­di­ca­men­tos a par­tir de cul­ti­vos pro­ve­nien­tes de Mi­sio­nes, San­ta Fe y Buenos Aires. Fue­ron em­plea­das pa­ra la ta­rea per­so­nas que ha­bían que­da­do de­socu­pa­das. Es­te pro­yec­to fa­ci­li­tó que co­men­za­ran a dis­tri­buir­se me­di­ca­men­tos na­tu­ra­les, en dis­pen­sa­rios y cen­tros de aten­ción pri­ma­ria de la sa­lud. Jun­to con es­to, se pro­mo­vió el cul­ti­vo de es­pe­cies en­tre pe­que­ños agri­cul­to­res y se pro­mo­cio­nó la for­ma­ción de pro­fe­sio­na­les de la sa­lud en es­ta dis­ci­pli­na, a tra­vés de cursos de pos­gra­do en dis­tin­tas uni­ver­si­da­des. El doc­tor Jor­ge Alon­so es quien di­ri­ge los cursos de Fi­to­me­di­ci­na, Fi­to der­ma­to­lo­gía y Ali­men­tos Fun­cio­na­les, en la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Buenos Aires (UBA) y en el CEMIC y es un ac­ti­vo im­pul­sor en nues­tro país pa­ra que las te­ra­pias com­ple­men­ta­rias se re­co­no­ci­das den­tro del ser­vi­cio de sa­lud.

Te­ra­pia gru­pal

Pa­ra de­mos­trar cuán­ta ra­zón tie­ne la Me­di­ci­na Tra­di­cio­nal Chi­na cuan­do ex­pli­ca que el pen­sa­mien­to es una ener­gía que pro­du­ce sen­ti­mien­tos y esos sen­ti­mien­tos afec­tan al cuer­po y que, en­ton­ces, ya na­da pue­de ir por se­pa­ra­do, la li­cen­cia­da en Psi­co­lo­gía Ma­bel Ani­do coor­di­na por la tar­de, en el Centro de Sa­lud Men­tal Nº 3, Dr. Ar­tu­ro Ameg­hino, un gru­po de pa­cien­tes que pa­de­ce fi­bro­mial­gia. El mé­to­do psi­coa­na­lí­ti­co se trans­for­mó en una nue­va he­rra­mien­ta com­ple­men­ta­ria a las del mé­di­co clí­ni­co, que sir­ve pa­ra pen­sar­se y tra­ba­jar des­de otro án­gu­lo.

Re­fle­xo­lo­gía

En 2010, Mir­ta Cris­ti­na Dou­ton re­ci­bía de par­te de la ac­tual pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Re­fle­xó­lo­gos, No­ra Isabel Ló­pez, el ofre­ci­mien­to de per­te­ne­cer a la pri­me­ra plan­ti­lla de Re­fle­xo­lo­gía del Hos­pi­tal de Clí­ni­cas Jo­sé de San Mar­tín. En 2008, Ló­pez ha­bía con­ven­ci­do a Ser­gio Pro­ven­zano, je­fe del De­par­ta­men­to de To­co­gi­ne­co­lo­gía del hos­pi­tal –“un doc­tor de co­ra­zón y men­te abier­tos”– de la im­por­tan­cia de dar a co­no­cer la re­fle­xo­lo­gía co­mo te­ra­pia com­ple­men-

ta­ria a la me­di­ci­na con­ven­cio­nal. Em­pe­za­ron aten­dien­do a pa­cien­tes de Qui­mio­te­ra­pia Gi­ne­co­ló­gi­ca y Sa­lud Men­tal, lue­go a los on­co­ló­gi­cos y, fi­nal­men­te, los mé­di­cos de otras áreas del hos­pi­tal fue­ron pi­dien­do tur­nos y de­ri­van­do a sus pa­cien­tes. Hoy, el ser­vi­cio tie­ne 23 re­fle­xó­lo­gos que atien­den en los sec­to­res de Qui­mio­te­ra­pia Gi­ne­co­ló­gi­ca, Qui­mio­te­ra­pia Ge­ne­ral, He­mo­diá­li­sis, Ma­ter­ni­dad, Fi­bro­mial­gia, Pa­lia­ti­vos, Tras­plan­tes y -pa­ra te­ner en cuen­ta- con­sul­to­rio am­bu­la­to­rio.

Acu­pun­tu­ra en Tu­cu­mán

En 1991, en Tu­cu­mán á y por pu­ro ex­pe­ri­men­to, se creó en el Hos­pi­tal de Clí­ni­cas Ni­co­lás Ave­lla­ne­da, el Ser­vi­cio de Acu­pun­tu­ra de Sa­lud Pú­bli­ca de la pro­vin­cia. Cuan­do, en 1997, el CONICET to­mó co­no­ci­mien­to de es­to, se in­tere­só tan­to por el te­ma que en­via­ron al doc­tor Gui­ller­mo Alon­so, je­fe del ser­vi­cio, a Hos­pi­ta­les de Re­fe­ren­cia en Acu­pun­tu­ra, en la Uni­ver­si­dad de Tian­jin, Chi­na. A par­tir de 2001, el ser­vi­cio de­jó de con­si­de­rar­se una ex­pe­rien­cia pi­lo­to y hoy es de­fi­ni­ti­va­men­te un ser­vi­cio más que de­pen­de del de­par­ta­men­to de Clí­ni­ca Mé­di­ca. “Ha­blar de me­di­ci­nas com­ple­men­ta­rias aplicadas a la sa­lud pú­bli­ca es ha­blar a las cla­ras de te­ner sen­si­bi­li­dad so­cial”, ase­gu­ra el doc­tor Alon­so, quien se sien­te más có­mo­do cuan­do se lo de­ja de lla­mar doc­tor pa­ra de­cir­le sim­ple y hu­ma­na­men­te Gui­ller­mo. “Nues­tra uni­ver­si­dad no con­tem­pla la en­se­ñan­za de me­di­ci­nas com­ple­men­ta­rias y eso ha­ce que en­tre nues­tros co­le­gas ha­ya cier­to des­co­no­ci­mien­to y des­crei­mien­to. De los pa­cien­tes que lle­gan a la con­sul­ta, me­nos del 10% son los de­ri­va­dos por otros mé­di­cos. Es de­cir, que se acer­can por su pro­pia cuen­ta, por ha­ber cons­ta­ta­do la me­jo­ría en otros pa­cien­tes. Hoy, los mé­di­cos es­pe­cia­lis­tas, en Tu­cu­mán, ya no se re­sis­ten cuan­do sus pa­cien­tes les co­men­tan que quie­ren aten­der­se con acu­pun­tu­ra”. El mé­di­co ex­pli­ca que atien­den a pa­cien­tes con as­ma, co­lon irri­ta­ble, afec­cio­nes psi­quiá­tri­cas, obe­si­dad y adic­cio­nes y que, en reali­dad, exis­te un sin­nú­me­ro de afec­cio­nes que pue­den ser tra­ta­das con acu­pun­tu­ra. Re­cién des­pués de 23 años, el Comité de Do­cen­cia e In­ves­ti­ga­ción del hos­pi­tal con­clu­yó que es­ta va­lio­sa mo­da­li­dad te­ra­péu­ti­ca es be­ne­fi­cio­sa pa­ra la co­mu­ni­dad, “por lo que de­be ser in­cor­po­ra­da de­fi­ni­ti­va­men­te al es­que­ma asis­ten­cial de nues­tro país”. El comité opi­na tam­bién que la prác­ti­ca de la acu­pun­tu­ra, sos­te­ni­da en el tiem­po y en los tres sec­to­res de la sa­lud (pú­bli­ca, pri­va­da y obras so­cia­les), im­pli­ca­ría un im­pac­to so­cial al­ta­men­te po­si­ti­vo y va por más: quie­re que ese ser­vi­cio sea nú­cleo for­ma­dor de pro­fe­sio­na­les en esa ra­ma de la me­di­ci­na y que se cree una Re­si­den­cia Mé­di­ca de Es­pe­cia­li­za­ción en Acu­pun­tu­ra. Por aho­ra, es­tá en trá­mi­te. Oja­lá Tu­cu­mán y el es­fuer­zo de Gui­ller­mo y de to­dos es­tos co­le­gas ob­ten­gan más rá­pi­do que pron­to el pre­mio me­re­ci­do. Mu­cho de­pen­de­rá de ver­da­de­ras po­lí­ti­cas de sa­lud, a fa­vor de la aten­ción pú­bli­ca.

Qui­ro­pra­xia

El equi­poi de La Fun­da­ción Qui­ro­pra­xia pa­ra To­dos (FQPT), di­ri­gi­do por Die­go Me­llino, tu­vo una idea muy ocu­rren­te pa­ra po­ner en prác­ti­ca un pro­yec­to so­li­da­rio: el 8 de ju­nio par­tió con un mi­cro des­de Buenos Aires, que pa­sa­rá por Uru­guay y re­co­rre­rá par­te del te­rri­to­rio bra­si­le­ño, du­ran­te el Mun­dial de Fút­bol. Por ca­da gol que la Se­lec­ción Ar­gen­ti­na con­vier­ta, la Fun­da­ción do­na­rá un abono vá­li­do por un año y to­tal­men­te gra­tui­to pa­ra cui­da­dos qui­ro­prác­ti­cos en al­gu­nos de sus es­ta­ble­ci­mien­tos de aten­ción. El Mi­cro Mi­sión, to­tal­men­te res­tau­ra­do, alo­ja­rá du­ran­te 30 días a 10 pro­fe­sio­na­les y tie­ne es­pa­cio pa­ra tras­por­tar equi­pa­mien­to qui­ro­prác­ti­co. En el ca­mino, ade­más de alen­tar a nues­tro equi­po, le ha­rán a la gen­te al­gu­nos ajus­tes gra­tui­tos.

De to­do

Aun­que el de­par­ta­men­to Men­te Cuer­po del Ins­ti­tu­to Mé­di­co Ha­li­tus no es una pro­yec­to del ám­bi­to pu­bli­co, sus di­ver­sos ta­lle­res de te­ra­pias al­ter­na­ti­vas me­re­cen una men­ción es­pe­cial por el desa­rro­llo en áreas de la psi­co­lo­gía más ac­tual, la cog­ni­ti­va. El mé­to­do de la ins­ti­tu­ción con­sis­te en te­ner pri­me­ro una en­tre­vis­ta in­di­vi­dual y es el mé­di­co el que se­lec­cio­na el tra­ta­mien­to, de­pen­dien­do de si se tra­ta de es­trés, an­sie­dad, an­gus­tia, in­som­nio o trastornos de ali­men­ta­ción. Aquí se uti­li­za acu­pun­tu­ra, Me­di­ci­na Tra­di­cio­nal Chi­na, yo­ga, coun­se­lling y más no­ve­do­sas, co­mo el tra­ta­mien­to con sin­cro­ni­za­do­res ce­re­bra­les: los he­mis­fe­rios del ce­re­bro (de­re­cho e iz­quier­do) ope­ran in­de­pen­dien­te­men­te, pe­ro me­dian­te el uso de luz y so­ni­do, se es­ti­mu­la la sin­cro­ni­ci­dad en­tre am­bos, fa­vo­re­cien­do que la ten­sión ner­vio­sa dis­mi­nu­ya. Es­te procedimiento es muy efec­ti­vo pa­ra la an­sie­dad y el es­trés. Prác­ti­cas de tra­ba­jo cor­po­ral, co­mo el yo­ga y el tai chi, son tam­bién re­co­men­da­das pa­ra for­ta­le­cer el sis­te­ma ner­vio­so. La ins­ti­tu­ción desa­rro­lló una prác­ti­ca cog­ni­ti­va y de re­pro­gra­ma­ción, lla­ma­da Sis­te­ma de En­tre­na­mien­to Es­pe­cial (SEES), una ejer­ci­ta­ción a tra­vés de téc­ni­cas bio­ener­gé­ti­cas que fa­vo­re­cen la re­gu­la­ción emo­cio­nal e in­flu­yen so­bre los pen­sa­mien­tos que ge­ne­ran la ten­sión. Una te­ra­pia ba­sa­da en imá­ge­nes, con mé­to­dos de re­la­ja­ción y me­di­ta­ción. Es­te es un pro­gra­ma de en­fo­que ho­lís­ti­co, que bus­ca una me­di­ci­na in­te­gra­ti­va, don­de in­ter­vie­ne la me­di­ci­na del com­por­ta­mien­to, la tra­di­cio­nal chi­na y los úl­ti­mos avan­ces en psi­co­lo­gía. Co­mo se­ña­la el Dr. Ser­gio Pas­qua­li­ni, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to, tie­ne sus ba­ses en la psi­que, en el sis­te­ma ner­vio­so, in­mu­no­ló­gi­co y en­do­crino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.