Có­mo alen­tar­los de ma­ne­ra cons­truc­ti­va

Ca­da vez que im­pul­sa­mos a los chi­cos, es­ta­mos in­ci­dien­do na­da me­nos que en la cons­truc­ción de su au­to­es­ti­ma. Al­gu­nas for­mas, pa­la­bras y es­ti­los pue­den de­jar hue­llas di­fí­ci­les de bo­rrar. Por eso, es tan esen­cial apren­der a alen­tar­los sa­na­men­te

Mia - - SUMARIO - Por Ale­xan­dra Zim­mer Ase­so­ra­mien­to: Lic. Ma­rit­chu Sei­tún de Chas, psi­có­lo­ga es­pe­cia­li­za­da en ni­ños y ado­les­cen­tes y coor­di­na­do­ra de equi­pos de Psi­co­lo­gía de Ni­ñez y Ado­les­cen­cia del Centro Mé­di­co Do­min­go Sa­vio de San Isi­dro, Pro­vin­cia de Buenos Aires. Fu

Alien­to sig­ni­fi­ca -más allá de lo re­la­cio­na­do con la res­pi­ra­ción-, ins­pi­ra­ción, es­tí­mu­lo que im­pul­sa a la crea­ción. Pe­ro, tam­bién, ali­vio y con­sue­lo. Siem­pre es sen­ci­llo le­van­tar el áni­mo o dar fuer­zas al que aca­ba de des­ta­car­se en al­go o al que se es­fuer­za y lo con­si­gue, pe­ro alen­tar al que le fue mal, a ve­ces se com­pli­ca por las for­mas.

Por no ver su­frir a nues­tros hi­jos, op­ta­mos por dis­traer­los del te­ma: “No im­por­ta que Men­ga­ni­to no quie­ra ve­nir a ju­gar, no­so­tros nos va­mos al ci­ne”; bus­ca­mos ex­cu­sas que jus­ti­fi­quen el fra­ca­so: “No hi­cis­te el gol por­que no te pa­sa­ron bien la pe­lo­ta” o nos enoja­mos con ellos: “¡Có­mo que­rés que te eli­jan pa­ra el equi­po si sos un eterno dis­traí­do!”. Pe­ro en nin­gún ca­so es­ta­mos cambiando su es­ta­do de áni­mo de­caí­do fren­te a la si­tua­ción.

Alen­ta­mos a nues­tros ni­ños des­de que na­cen con sus pri­me­ras pa­la­bras, el pri­mer pa­so, cuan­do se ani­man a ti­rar­se del to­bo­gán o cuan­do lle­gan con una ma­la no­ta pe­se a ha­ber es­tu­dia­do. Tam­bién cuan­do los abra­za­mos por­que un ami­go les hi­zo un des­plan­te. Siem­pre los ins­ta­mos a se­guir in­ten­tan­do, a no ren­dir­se, a dar lo má­xi­mo y a ven­cer los mie­dos. Pe­ro hay que te­ner cui­da­do por­que no to­dos nues­tros in­ten­tos lo­gran su ob­je­ti­vo.

El alien­to se pres­ta tan­to pa­ra un sano res­pal­do co­mo pa­ra una per­se­cu­ción des­truc­ti­va. La fron­te­ra que di­vi­de lo que ha­ce­mos por y pa­ra ellos y lo que ha­ce­mos por nues­tras pro­pias ne­ce­si­da­des, ilu­sio­nes y de­seos per­so­na­les, es muy fi­na. La idea es alen­tar­los pa­ra que pue­dan des­ple­gar sus alas y ser la me­jor ver­sión de sí mis­mos y no de lo que no­so­tras que­re­mos que ellos sean.

Cuan­do los ve­mos des­ta­car­se en al­go, los pa­dres co­rre­mos el ries­go de enamo­rar­nos de esa ha­bi­li­dad e in­cen­ti­var por de­más su des­plie­gue, sin dar­nos cuen­ta de que es­to tie­ne con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas ya que ocu­rre a cos­ta de otras zo­nas que de­ja­mos de in­cen­ti­var y que, por lo tan­to, se re­tra­san o se de­tie­nen. Cuan­do alen­ta­mos so­lo sus zo­nas de for­ta­le­za, co­rre­mos el ries­go de desa­rro­llar de­bi­li­dad en mu­chos otros as­pec­tos. Has­ta los 9 o 10 años, es­ta­mos a tiem­po de cam­biar esa ima­gen de sí mis­mos que ellos ar­ma­ron por­que no to­le­ra­ban el do­lor del fra­ca­so, de no sa­ber, de ser peor que otro.

Lo que no fun­cio­na

“¡Co­rré, no seas flo­jo!” es una fra­se que sue­le es­cu­char­se en las can­chas de deportes in­fan­ti­les, po­dría ser de alien­te, pe­ro es más bien el an­he­lo de un pa­dre que quie­re que su hi­jo se des­ta­que o ha­ga un gol.Y aun­que no siem­pre se tra­ta de un de­seo egoís­ta y se ha­ce des­de el amor, a ve­ces ese alien­to ter­mi­na des­alen­tan­do por­que des­in­fla la au­to­es­ti­ma del chi­co que se da cuen­ta de que pa­ra pa­pá o ma­má, lo que él ha­ce no es su­fi­cien­te, no les al­can­za y es­tán de­silu­sio­na­dos con su desem­pe­ño.

Alen­tar­los no lo­gra­rá su ob­je­ti­vo si es­tá te­ñi­do de nues­tras pro­pias ex­pec- ta­ti­vas erró­neas, si es exa­ge­ra­do, im­po­si­ble o, in­clu­so, apre­su­ra­do, que es lo que su­ce­de cuan­do no nos to­ma­mos el tiem­po pa­ra dis­fru­tar un lo­gro y ya es­ta­mos pi­dién­do­le otro más que me­jo­re lo al­can­za­do. Tam­po­co sir­ve cuan­do no se di­ce la ver­dad ( por ejem­plo, “ju­gas­te bár­ba­ro”, cuan­do en reali­dad no fue así).

Los obs­tácu­los in­di­ca­dos no sig­ni­fi­can que ha­ya que re­ti­rar el alien­te pa­ra que no sufran si fra­ca­san. Ni tan­to, ni tan po­co. Lo im­por­tan­te es mos­trar­les con­fian­za pa­ra que va­yan in­ter­na­li­zan­do esa mi­ra­da de es­pe­ran­za que con el tiem­po se con­ver­ti­rá en la su­ya pro­pia, por­que cuan­do cre­ce­mos, so­mos no­so­tros mis­mos quie­nes nos da­mos alien­to, aun­que ne­ce­si­ta­mos el de nues­tros pa­dres sin im­por­tar qué edad ten­ga­mos.

Por su­pues­to, otro asun­to im­por­tan­te es la for­ma, a ve­ces no ade­cua­da en la elec­ción de las pa­la­bras, el tono o los gestos que se em­plean. Los pa­dres, es­pe­cial­men­te las ma­dres, es­tán en el me­jor lu­gar pa­ra alen­tar a sus hi­jos, pe­ro tam­bién pa­ra des­alen­tar­los: no es lo mis­mo de­cir­les, “¡có­mo me ayu­das­te al po­ner la me­sa!” que “bien, pe­ro pu­sis­te mal los cu­bier­tos”. Lo im­por­tan­te pa­ra el cre­ci­mien­to de los hi­jos es po­ner én­fa­sis en

lo que es­tá bien y no en lo que no se lo­gró. Si el saco es­tá mal abo­to­na­do, la pró­xi­ma lo ha­rá me­jor y se­rá su nue­vo lo­gro. ¡Na­die lle­ga a los 15 años sin sa­ber ves­tir­se co­rrec­ta­men­te! Re­la­je­mos las exi­gen­cias an­te ca­da pa­so lo­gra­do.

Un se­cre­to es­tá en no que­dar atra­pa­da en vie­jos pa­tro­nes de los que fui­mos víc­ti­mas en nues­tra in­fan­cia y ter­mi­nar re­pi­tien­do téc­ni­cas po­co be­né­fi­cas con las que los adul­tos nos im­pul­sa­ban a me­jo­rar. Es cier­to que cues­ta cam­biar de adul­tos, por­que al re­pe­tir evi­ta­mos re­cor­dar ya que de ha­cer al­go di­fe­ren­te ten­dría­mos que co­nec­tar­nos irre­me­dia­ble­men­te con el do­lor que nos pro­du­cía en la in­fan­cia la res­pues­ta de nues­tros pa­dres y se­gui­mos, en­ton­ces, ha­cien­do lo mis­mo pa­ra no su­frir. Por eso, alen­tar co­rrec­ta­men­te pue­de lle­var­los a apro­ve­char la ex­pe­rien­cia y, de pa­so, cu­rar nues­tra in­fan­cia si es que no fue bue­na de­jan­do de la­do vie­jas téc­ni­cas que pro­ba­ron ser efi­ca­ces pa­ra ba­jar la au­toes- tim­ti­ma y no pa­ra me­jo­rar el desem­pe­ño co­co­mo: la bur­la y la iro­nía, el enojo, re­sal­sal­tar el error, la de­silu­sión, las com­pa­ra craciones, etc.

Lo que da re­sul­ta­do

El alien­to que lo­gra su co­me­ti­do, el lla­ma­do buen alien­to, es el que di­ce la ver­dad so­bre lo que es­tá su­ce­dien­do, es el que re­sal­ta lo que el hi­jo real­men­te hi­zo bien. Cual­quie­ra que sea el re­sul­ta­do, bueno o ma­lo, siem­pre ha­brá al­go que po­da­mos des­ta­car: el em­pe­ño, la vo­lun­tad, la pa­cien­cia, el humor, el en­tu­sias­mo, el co­ra­je. A ve­ces, se­rá al­go muy chi­qui­to, pe­ro un gran lo­gro pa­ra nues­tros hi­jos.

Pe­ro so­bre to­do y, muy es­pe­cial­men­te, es pre­fe­ri­ble no de­cir na­da has­ta que se es­té se­gu­ra de que lo que se di­ce for­ma par­te de un buen alien­to. En­ton­ces, se­rá ne­ce­sa­rio de­jar pa­sar el enojo que nos pro­vo­có la si­tua­ción o re­cu­pe­rar­nos del do­lor pa­ra cen­trar­nos en ese pe­que­ño mo­vi­mien­to co­mo, por ejem­plo, que se ha­ya ani­ma­do a en­trar a ju­gar a la can­cha o en una po­si­ción en la que no se sien­te se­gu­ro.

Tam­bién es muy im­por­tan­te im­pul­sar al hi­jo a des­ple­gar su per­so­na­li­dad com­ple­ta y no so­lo los as­pec­tos que de­jan con­ten­tos a ma­má y a pa­pá. Es­to es acep­tar al hi­jo tal cual es y que no ten­ga la ne­ce­si­dad de es­con­der cos­ta­dos de su per­so­na que sien­te que van a ser mal re­ci­bi­dos. Si es­tá enoja­do con su her­ma­na por­que le rom­pió un ju­gue­te, que lo de­mues­tre, aun cuan­do po­de­mos ha­cer­le la sal­ve­dad de que “en ca­sa re­sol­ve­mos los pro­ble­mas ha­blan­do y no con gri­tos y em­pu­jo­nes”.

Siem­pre hay que po­ner el én­fa­sis en con­duc­tas y no en ras­gos de per­so­na­li­dad. No de­be­mos con­fun­dir la per­so­na con las ac­cio­nes. Es muy dis­tin­to de­cir “¡sos un ge­nio!” que “¡qué bien que di­bu­jas­te ese pe­rro!”.

Tan­to pa­ra alen­tar co­mo pa­ra re­tar es im­por­tan­te ocu­par­nos de las con­duc­tas, es­to es usan­do ver­bos (“co­rrés muy rá­pi­do”, “or­de­nás muy bien”, “es­cu­chás con aten­ción”, “que lin­do te que­da el pei­na­do”) y no ad­je­ti­vos uni­dos a los ver­bos ser y es­tar (“sos muy rá­pi­do”, “sos muy or­de­na­do”, “sos muy obe­dien­te” o “que lin­da es­tás”). A ve­ces, es di­fí­cil pa­ra los ni­ños lo­grar sos­te­ner la ex­pec­ta­ti­va de “ser” o “es­tar” lo que sus pa­dres quie­ren.

La téc­ni­ca del an­da­mia­je

John Gott­man, en su li­bro Los me­jo­res pa­dres, pro­po­ne tan­to pa­ra la vi­da dia­ria co­mo pa­ra la crian­za de los hi­jos, re­sal­tar pri­me­ro al­go bien he­cho, de mo­do de dar­le for­ta­le­za y se­gu­ri­dad con nues­tras pa­la­bras de re­co­no­ci­mien­to y alien­to, pa­ra lue­go ha­cer una pe­que­ña re­co­men­da­ción o co­rrec­ción que va a po­der es­cu­char y apro­ve­char jus­ta­men­te por­que los pa­dres nos ocu­pa­mos an­tes de po­ner­lo so­bre un an­da­mio vir­tual de sos­tén. Mu­chas ve­ces, los pa­dres ha­ce­mos to­do lo con­tra­rio, re­sal­tan­do lo que hi­zo mal y lle­van­do a que el chi­co se enoje y no quie­ra es­cu­char. Cuan­do es­to su­ce­de, per­de­mos dos opor­tu­ni­da­des: la de alen­tar­lo por lo que hi­zo bien y la de con­se­guir que co­rri­ja aque­llo en lo que es­tá erra­do.

La cla­ve

En una so­cie­dad que so­lo va­lo­ra re­sul­ta­dos, es fun­ción de los pa­dres alen­tar el es­fuer­zo in­de­pen­dien­te­men­te de los lo­gros que se al­can­cen. Se tra­ta del co­ra­je de in­ten­tar, las ga­nas de vol­ver a ha­cer­lo: el que no lo in­ten­ta, ya fra­ca­só y ni si­quie­ra se dio la opor­tu­ni­dad.

Re­cor­de­mos siem­pre que pa­ra nues­tros hi­jos la pa­la­bra de ma­má y pa­pá tie­ne mu­cho pe­so, no quie­ren de­silu­sio­nar­nos y po­de­mos de­jar­nos ten­tar por la fa­ci­li­dad con que in­flui­mos en ellos, por eso, de­be­mos ser cons­cien­tes de que es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad no abu­sar de es­te pri­vi­le­gio sino apro­ve­char­lo pa­ra acom­pa­ñar­los y alen­tar­los a que des­plie­guen sus ver­da­de­ros in­tere­ses y ca­pa­ci­da­des. Pa­ra eso, es in­dis­pen­sa­ble que los adul­tos sea­mos fuer­tes y to­le­ran­tes, que no nos de­silu­sio­ne­mos ni frus­tre­mos, ni que ne­ce­si­te­mos de sus lo­gros pa­ra sen­tir­nos valiosos o exi­to­sos. Es mu­cho pe­so pa­ra un hi­jo car­gar con la au­to­es­ti­ma, la de­silu­sión o la ofen­sa de sus pa­dres por­que no cum­ple con sus ex­pec­ta­ti­vas. Di­gá­mos­le adiós al hi­jo de la ilu­sión y alen­te­mos a nues­tro hi­jo real, el que con su per­so­nal ma­ne­ra de cre­cer y desa­rro­llar­se, de se­gu­ro, tam­bién nos en­se­ña­rá y de quien ten­dre­mos mu­cho pa­ra apren­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.