Su­po­ner no es sa­ber

Mia - - SUMARIO - Por Don Mi­guel Ruiz Jr.*

Po­de­mos re­co­no­cer nues­tros pro­pios ape­gos al exa­mi­nar nues­tras creen­cias y los efec­tos que pro­vo­can en nues­tro sue­ño per­so­nal. Apren­der de nues­tra pro­pia ex­pe­rien­cia en la vi­da no es lo mis­mo que apren­der de lo que los otros nos cuen­tan de la su­ya. No com­pren­dí es­to has­ta que des­cu­brí mis pro­pias creen­cias y su­po­si­cio­nes.

La men­te, ba­sán­do­se en ex­pe­rien­cias pa­sa­das, tie­ne la asom­bro­sa ca­pa­ci­dad de lle­nar las par­tes que fal­tan cuan­do no dis­po­ne­mos de to­da la in­for­ma­ción. Es la ley del cie­rre de la Ges­talt: la men­te reac­cio­na an­te las for­mas co­no­ci­das, aun­que ha­ya­mos re­ci­bi­do una in­for­ma­ción in­com­ple­ta. La men­te tam­bién mues­tra su pre­fe­ren­cia por agre­gar in­for­ma­ción y sue­le aña­dir aque­llo o que ya cree co­no­cer, es de­cir, com­ple­ta la in­for­ma­ción nue­va in­com­ple­ta con las creen­cias a las que se ha ape­ga­do.

Ade­más de ten­der a su­po­ner co­sas, nos ape­ga­mos a ellas y nos con­ven­ce­mos de que sonn ver­dad. Lle­nan las par­tes queue fal­tan en la his­to­ria pa­ra que po­da­mos cap­tar “to­da la ver­dad”” al arro­jar luz (lo que cree­mos sa­ber ba­sán­do­nos en nues­tro co­no­ci­mien­to an­te­rior) pa­ra di­si­par la os­cu­ri­dad de lo des­co­no­ci­do. Pe­ro es­ta par­te de la in­for­ma­ción no se ba­sa en la ver­dad, só­lo sa­tis­fa­ce la ne­ce­si­dad in­te­rior de co­no­cer lo ocu­rri­do. Es­ta­mos in­clu­so dis­pues­tos a dis­tor­sio­nar es­ta par­te pa­ra que la vi­da con­cuer­de con lo que cree­mos que de­be­ría ocu­rrir ba­sán­do­nos en nues­tras ex­pe­rien­cias pa­sa­das.

Si en la vi­da ac­tua­mos ba­sán­do­nos en la in­for­ma­ción que per­ci­bi­mos, no dis­po­ner de to­da la in­for­ma­ción pue­de ha­cer­nos de­te­ner en se­co. Nues­tra sen­sa­ción de se­gu­ri­dad sue­le de­pen­der de si te­ne­mos una pers­pec­ti­va ge­ne­ral de la si­tua­ción y de si em­pren­de­mos las ac­cio­nes co­rrec­tas, aun­que no po­de­mos sa­ber­lo to­do. Des­de es­te pun­to de vis­ta, sen­ti­mos la ne­ce­si­dad de ha­cer su­po­si­cio­nes pa­ra sen­tir­nos más se­gu­ros. Cuan­to más nos ape­gue­mos a la creen­cia que nos da una sen­sa­ción de se­gu­ri­dad, más nos ape­ga­re­mos a la idea de que nues­tra su­po­si­ción es “co­rrec­ta”.

Pe­ro só­lo po­de­mos ver la si­tua­ción des­de nues­tro pun­to de vis­ta y es im­po­si­ble sa­ber­lo to­do. Por eso, aun­que dis­tin­tas per­so­nas ha­yan vi­vi­do la mis­ma si­tua­ción, ca­da una la ex­pli­ca­rá y jus­ti­fi­ca­rá se­gún su pro­pia ver­sión de los he­chos. Ca­da per­so­na llenará las par­tes que fal­tan de la his­to­ria se­gún lo que su­pon­ga que es ver­dad ba­sán­do­se en sus ape­gos. Es­ta­mos ape­ga­dos a crear una his­to­ria de ca­da he­cho con­si­de­rán­do­lo des­de nues­tro pun­to de vis­ta, des­cri­bién­do­lo, ex­pli­cán­do­lo y adap­tán­do­lo pa­ra que con­cuer­de con nues­tro sis­te­ma de creen­cias. Es­to es lo que nos han en­se­ña­do a ha­cer.

Creer­me una su­po­si­ción es unu­na elec­ción, pe­ro si no ad­vier­to qu­que mi men­te es­tá lle­nan­do con ele­lla la in­for­ma­ción que me fal­ta, enen­ton­ces, no se­rá real­men­te una elec­ción. En es­te ca­so, es­ta­ré a mer­ced de mis su­po­si­cio­nes. Pe­ro cuan­do soy cons­cien­te de es­tar eli­gien­do creer en una su­po­si­ción, és­ta me per­mi­te plan­tear­me una po­si­bi­li­dad que ssó­lo se­rá ver­dad jus­to en el mo­men­to en que se cum­pla. Si me he equi­vo­ca­do en esa su­po­si­ción, co­mo soy cons­cien­te de ella, po­dré desechar­la sin nin­gún pro­ble­ma y se me abri­rán i á un mon­tón dde nue­vas po­si­bi­li­da­des. Ver nues­tros ape­gos co­mo ta­les nos ayu­da a com­pren­der que una su­po­si­ción no es más que una po­si­bi­li­dad.

Cuan­do nos da­mos cuen­ta de que nues­tras su­po­si­cio­nes no tie­nen por qué cum­plir­se siem­pre, sino que no son más que po­si­bi­li­da­des, ape­nas he­mos de es­for­zar­nos pa­ra no de­jar­nos lle­var por ellas. Ya sa­be­mos que una su­po­si­ción es una his­to­ria que nos he­mos crea­do que mues­tra una po­si­bi­li­dad, y si la vi­da nos pre­sen­ta una ver­dad dis­tin­ta, de­ja­re­mos co­rrer nues­tra su­po­si­ción sin nin­gún pro­ble­ma, por­que ya no nos sir­ve.

Del li­bro “Los cin­co ni­ve­les del ape­go”, de Don Mi­guel Ruiz Jr. Urano: www.edi­cio­ne­su­rano.com.ar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.