Com­pra­do­ras com­pul­si­vas

Mu­chas ve­ces, cuan­do las mu­je­res se sien­ten ba­jo­nea­das sa­len de com­pras con el fin de re­ver­tir la sen­sa­ción de ma­les­tar. Si es­to se trans­for­ma en un ac­to com­pul­si­vo, me­re­ce la con­sul­ta con un pro­fe­sio­nal

Mia - - SUMARIO - Por San­tia­go Gó­mez*

Las com­pras se vuel­ven com­pul­si­vas, cuan­do la per­so­na NO pue­de con­tro­lar la ne­ce­si­dad de ad­qui­rir­los in­me­dia­ta­men­te, y, en la ma­yo­ría de los ca­sos, no obe­de­cen a una ne­ce­si­dad. Ro­pa, za­pa­tos, elec­tro­do­més­ti­cos, pue­den ser una ex­cu­sa pa­ra sen­tir­se me­jor, pa­ra lo­grar tran­qui­li­dad.

¿Por qué se ori­gi­na es­ta con­duc­ta?

In­ter­vie­nen di­fe­ren­tes fac­to­res:

➜ Sen­ti­mien­to de in­fe­rio­ri­dad, que se cal­ma ad­qui­rien­do ob­je­tos ma­te­ria­les de for­ma com­pul­si­va. Es­to pro­vo­ca una tran­qui­li­dad tran­si­to­ria, ya que al po­co tiem­po vuel­ve a ac­ti­var­se la emo­ción de sen­tir­se in­fe­rior, ge­ne­ran­do una re­tro­ali­men­ta­ción ne­ga­ti­va.

➜ Ne­ce­si­dad de ob­te­ner la gra­ti­fi­ca­ción de ma­ne­ra in­me­dia­ta, es de­cir, no pue­de es­pe­rar.

➜ Fal­ta de con­trol de los im­pul­sos.

➜ El su­je­to se ma­ne­ja so­la­men­te de for­ma emo­ti­va por lo que sien­te, no exis­te la re­fle­xión.

➜ Ba­ja au­to­es­ti­ma.

➜ A tra­vés del ac­to de com­prar, se ca­na­li­zan las frus­tra­cio­nes y las sen­sa­cio­nes de in­sa­tis­fac­ción.

¿Qué con­se­cuen­cias trae?

➜ Pue­de apa­re­cer el sen­ti­mien­to de cul­pa y arre­pen­ti­mien­to por lo que hi­zo, y és­to pue­de afec­tar el es­ta­do de áni­mo.

➜ Ge­ne­ral­men­te, ter­mi­na en­deu­dán­do­se, lo cual em­peo­ra su es­ta­do de áni­mo.

➜ Se ge­ne­ran con­flic­tos de pa­re­ja y fa­mi­lia­res, ya que los ac­tos com­pul­si­vos re­per­cu­ten en la eco­no­mía del ho­gar.

Có­mo re­ver­tir la si­tua­ción

Es po­si­ble mo­di­fi­car la con­duc­ta com­pul­si­va, apli­can­do las Téc­ni­cas de la Te­ra­pia Cog­ni­ti­va, que re­sul­tan muy efec­ti­vas en el tra­ta­mien­to de es­tas pro­ble­má­ti­cas.

➜ Cuan­do apa­re­ce el impulso in­ten­so de com­prar, aguan­tar pa­ra no rea­li­zar­lo, ya que des­pués de al­gu­nos mi­nu­tos, la sen­sa­ción dis­mi­nu­ye.

➜ Cor­tar y des­viar el pen­sa­mien­to, orien­tán­do­lo ha­cia otra si­tua­ción o ac­ti­vi­dad.

➜ Pla­ni­fi­car lo que se va a com­prar, pa­ra po­der ac­tuar de ma­ne­ra re­fle­xi­va y no por impulso.

➜ No pa­sar por los lu­ga­res que ge­ne­ran el de­seo de com­prar, pa­ra evi­tar la ten­ta­ción.

➜ No sa­lir con mu­cho di­ne­ro o tar­je­tas de cré­di­to pa­ra evi­tar la com­pul­sión.

No es im­po­si­ble pe­ro sí di­fí­cil, sa­lir sin la ayu­da de un pro­fe­sio­nal, ya que no se tra­ta de una cues­tión vo­lun­ta­ria y se ne­ce­si­ta apren­der he­rra­mien­tas te­ra­péu­ti­cas pa­ra po­der te­ner el con­trol de los im­pul­si­vos.

*Psi­có­lo­go, Di­rec­tor de De­ci­dir Vi­vir Me­jor y del Centro de Psi­co­lo­gía Cog­ni­ti­va

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.