Vi­ta­mi­nas pa­ra es­te in­vierno

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN - Por la Lic. Ma­ría Ce­ci­lia Pon­ce*

¿Que vi­ta­mi­nas ne­ce­si­ta­mos in­cor­po­rar en nues­tra die­ta es­ta tem­po­ra­da de in­vierno?

✖ Vi­ta­mi­na D. Hoy se ha­bla de mu­chí­si­mas fun­cio­nes que tie­ne es­ta vi­ta­mi­na, más allá de las co­no­ci­das: que par­ti­ci­pa en la for­ma­ción de la ma­sa ósea, la in­te­gri­dad de la piel, in­ter­vie­ne en la for­ma­ción de nues­tra in­mu­ni­dad y, por lo tan­to, de la de­fen­sa de nues­tro or­ga­nis­mo. Es por ello que es tan im­por­tan­te en es­ta eta­pa del año.

Sa­be­mos que es­ta va­lio­sa vi­ta­mi­na tam­bién nos pro­te­ge de los da­ños de los ra­di­ca­les li­bres y pro­mue­ve la lon­ge­vi­dad. El pro­ble­ma es que no se con­su­me co­mo se de­be­ría. Los es­pe­cia­lis­tas coin­ci­den que la po­bla­ción tie­ne ba­jos ni­ve­les de es­ta vi­ta­mi­na en san­gre, por eso de­be­mos in­cor­po­rar­la a tra­vés de ali­men­tos co­mo pescados gra­sos (sal­món, tru­cha, sar­di­nas, ca­ba­lla), lác­teos, yo­gur y que­sos, to­dos en­te­ros. Cuan­tos más gra­sos, me­jor es la ab­sor­ción de es­ta vi­ta­mi­na.

✖ Vi­ta­mi­na C. Ya es co­no­ci­da su par­ti­ci­pa­ción en la for­ma­ción de nues­tras de­fen­sas. Tam­bién es un po­ten­te an­ti­oxi­dan­te. La me­jor op­ción es con­su­mir­la de for­ma na­tu­ral en los ali­men­tos. Al­go sen­ci­llo de re­cor­dar: en­tre más co­lo­ri­da sea la ali­men­ta­ción con ve­ge­ta­les y fru­tas fres­cas, me­jor se­rá el víncu­lo en­tre la Vi­ta­mi­na C con los bio­fla­vo­noi­des y los ca­ro­ti­noi­des (los cua­les ayu­dan a la ab­sor­ción de es­ta vi­ta­mi­na). Se de­be in­cluir en la ali­men­ta­ción dia­ria: ki­wi, po­me­lo, na­ran­jas, to­ma­tes, ajíes, pe­re­jil. Tra­tar de con­su­mir­los cru­dos pa­ra apro­ve­char al má­xi­mo la vi­ta­mi­na. En ju­gos o en en­sa­la­das.

✖ Se­le­nio. Otro nu­trien­te que de­be­mos in­cor­po­rar, ya que ayu­da a nues­tras en­zi­mas a de­pu­rar el or­ga­nis­mo. El con­te­ni­do del se­le­nio en los ali­men­tos ve­ge­ta­les de­pen­de del ni­vel de nu­trien­tes en el sue­lo y, de­sa­for­tu­na­da­men­te, mu­chas de las áreas de cul­ti­vo al­re­de­dor del mun­do su­fren de fal­ta de se­le­nio. La ma­yor par­te de se­le­nio tam­bién se pier­de cuan­do se pro­ce­san o re­fi­nan los ali­men­tos.

Es por ello que de­be­mos re­cor­dar in­cluir car­nes de bue­na ca­li­dad, pes­ca­do y ma­ris­cos. Tam­bién ce­rea­les in­te­gra­les.

* Nu­tri­cio­nis­ta de La­bo­ra­to­rio ALCAT Ar­gen­ti­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.