Irre­sis­ti­bles de la cocina

Mia - - JARDINERÍA -

En­trar en la cocina es una ex­pe­rien­cia fas­ci­nan­te. Y si ade­más con­tás con los accesorios ne­ce­sa­rios, po­drás con­ver­tir­lo en un mo­men­to ex­cep­cio­nal. Te­ner in­vi­ta­dos es el gran desafío pa­ra to­da bue­na an­fi­trio­na que se pre­cie de ello. Aun­que lo tu­yo no seasea la cocina, aga­sa­jar a tus vi­si­tas con un bo­ca­do de­li­cio­so te llenará de sa­tis­fac­ción. Pa­ra to­do es­to, los uten­si­lios y elec­tro­do­més­ti­cos son más que tus alia­dos a la ho­ra de ela­bo­rar cual­quier re­ce­ta. Pe­ro, ¿cuá­les com­prar? No va­le lle­nar­se de apa­ra­tos que ja­más uti­li­za­re­mos:

Las ba­ti­do­ras tie­nen un sin­fín de com­ple­men­tos pa­ra pi­car hie­lo, pe­re­jil o ce­bo­lla, ba­tir cre­ma e in­clu­so, tri­tu­rar fru­tos se­cos.

Un ex­pri­mi­dor de zu­mos se con­vier­te en to­do un apor­te pa­ra re­sol­ver el ju­go ma­ti­nal y pa­ra in­cor­po­rar una sal­sa ela­bo-

ra­da a ba­se de cí­tri­cos al pes­ca­do o a la ensalada.

Las li­cua­do­ras se con­vier­ten en ex­ce­len­tes alia­das pa­ra pre­pa­rar, des­de los ba­ti­dos pa­ra una ca­lu­ro­sa tar­de de verano, has­ta los cóc­te­les pa­ra cual­quier ve­la­da, en cual­quier épo­ca de año.

Po­cos pe­ro buenos uten­si­lios pa­ra freír. No ol­vi­des unas pin­zas pa­ra dar vuel­ta los ali­men­tos en la sar­tén y así no ra­yar su ba­se. De­ben es­tar re­ves­ti­das de si­li­co­na, es­pe­cial pa­ra ca­lor. La pi­ca­do­ra, in­fal­ta­ble. Aun­que no es­tés a die­ta, co­no­cer el pe­so exac­to de los ali­men­tos o de los con­di­men- tos que vas agre­gar es muy útil: no du­des en com­prar una ba­lan­za.

Que ocu­pen lo me­nos po­si­ble: hay ca­ce­ro­las de ace­ro inoxi­da­ble que in­cor­po­ran en su in­te­rior un re­ci­pien­te que ex­trae y sa­ca los ali­men­tos per­fec­ta­men­te es­cu­rri­dos.

Los cu­chi­llos de cocina, per­fec­ta­men­te afi­la­dos, de­ben ser los apro­pia­dos pa­ra la ta­rea con­cre­ta. No cor­tes que­so con el pri­me­ro que ten­gas a mano.

Dis­po­né de una ta­bla de cocina pa­ra evi­tar ra­yar la me­sa­da al pi­car ajos y ce­bo­llas.

Una bue­na ensalada te sa­ca siem­pre del apu­ro, an­te una in­vi­ta­ción im­pro­vi­sa­da. Es­co­gé una fuen­te don­de to­dos los in­gre­dien­tes se pue­dan ver r y sa­bo­rear en to­do su u es­plen­dor.

Dos buenos cu­cha- ro­nes pa­ra ser­vir en n ca­da pla­to la can­ti­dad más pro­pi­cia son idea­les.

Te­né en cuen­ta que a ca­da co­men­sal, le gus­ta con­di­men­tar su por­ción a gus­to. Lo ideal es te­ner siem­pre un jue­go de sal, pi­mien­ta, acei­te y vi­na­gre de me­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.