Cuan­do tie­nen mie­do a las tor­men­tas

Al­gu­nas ani­ma­les sien­ten pá­ni­co an­te los true­nos. Cau­sas y so­lu­cio­nes pa­ra que no la pa­sen tan mal

Mia - - SUMARIO - Ase­so­ra­mien­to: blog­vi­tal­can.com.ar

Mu­chos pe­rros y ga­tos su­fren de fo­bia a las tor­men­tas. Cuan­do se apro­xi­man, ca­mi­nan in­ce­san­te­men­te, tie­nen temblores e in­clu­so ba­bean. En al­gu­nos ca­sos, es­tas con­duc­tas pue­den em­peo­rar con el tiem­po y em­po­bre­cer la ca­li­dad de vi­da de nues­tros pe­que­ños ami­gos.

Cuan­do un ani­mal se asus­ta, li­be­ra una sus­tan­cia – la epi­ne­fri­na–, a ni­vel del sis­te­ma ner­vio­so, que des­en­ca­de­na una res­pues­ta de lu­cha o hui­da. En esa cir­cuns­tan­cia, los sig­nos más ca­rac­te­rís­ti­cos que apa­re­cen en los ani­ma­les son la hi­per­vi­gi­lan­cia, hui­da o agre­sión, los temblores, las pu­pi­las di­la­ta­das, taquicardia, au­men­to de la fre­cuen­cia res­pi­ra­to­ria, inapetencia y pro­ble­mas gas­tro­in­tes­ti­na­les.

El mie­do a los true­nos ge­ne­ral­men­te se ma­ni­fies­ta des­pués de los cua­tro o cin­co años, afir­man los es­pe­cia­lis­tas y su in­ten­si­dad pue­de va­riar. En ca­sos se­ve­ros, pue­den las­ti­mar­se al atra­ve­sar ven­ta­na­les o sa­lir co­rrien­do ha­cia la ca­lle en me­dio de una tor­men­ta por­que sien­ten que el rui­do los acorrala. Una ex­pe­rien­cia ate­rra­do­ra pa­ra cual­quier ani­mal. Tam­bién co­exis­ten ele­men­tos co­mo la es­tá­ti­ca y los cambios en la pre­sión at­mos­fé­ri­ca que po­drían in­ci­dir en la mo­les­tia que los ani­ma­les sien­ten an­te la pro­xi­mi­dad de una tor­men­ta. Es­to ex­pli­ca­ría por qué los pe­rros la pre­sien­ten an­tes que los hu­ma­nos, por qué al­gu­nos ani­ma­les sien-nten mie­do si es­tán en la ca­sa­sa pe­ro no en un au­to, o po­ror qué buscan re­fu­gio en la ba-aña­de­ra. Ac­túan co­mo un ba-aró­me­tro y se cree que pue-eden re­ci­bir des­car­gas de la­la es­tá­ti­ca; por eso eli­gen si­tio­sos don­de eso no su­ce­da.

Es­tos sig­nos de mie­do se pro­du­cen par­ti­cu­lar­men­te en los pe­rros; mien­tras que en los ga­tos, los sín­to­mas pue­den ser más le­ves y pa­sar des­aper­ci­bi­dos por sus due­ños.

¿Có­mo ma­ne­jar­lo?

Lo pri­me­ro que de­be­mos ha­cer es ce­rrar las ven­ta­nas y per­sia­nas, pa­ra evi­tar que los ani­ma­les vean los re­lám­pa­gos. Ge­ne­rar rui­dos den­tro de la ca­sa que opa­quen el so­ni­do de los true­nos y dis­traer­los con ju­gue­tes ade­cua­dos pa­ra que nues­tras mas­co­tas ubi­quen su aten­ción en otras ac­ti­vi­da­des. Bus­quen un lu­gar don­de el ani­mal se sien­ta se­gu­ro y en­tré­nen­lo pa­ra que va­ya allí du­ran­te la tor­men­ta.

Re­cuer­den que cas­ti­gar a un ani­mal que en­tra en pá­ni­co no es una so­lu­ción, ni tam­po­co una ac­ti­tud hu­ma­ni­ta­ria. Pe­ro tam­po­co aca­ri­ciar­lo re­sol­ve­rá el pro­ble­ma. Cuan­do el ani­mal se en­cuen­tra en es­te es­ta­do, el ob­je­ti­vo es lo­grar cal­mar­lo. Y si se es­con­de pa­ra re­fu­giar­se, no hay que obli­gar­lo a sa­lir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.