Te­rra­zas eco­ló­gi­cas pa­ra un me­dioam­bien­te más sano

Los edi­fi­cios con te­rra­zas ver­des tie­nen des­cuen­tos en los im­pues­tos y un cés­ped a gran al­tu­ra que, ade­más, hue­le ri­co

Mia - - SUMARIO - Ase­so­ró: Ma­ria­na Ka­me­niec­ki, téc­ni­ca en Flo­ri­cul­tu­ra y Pro­duc­ción Or­gá­ni­ca. Do­cen­te del Círcu­lo de Agró­no­mos de Buenos Aires

Ani­vel mun­dial, cre­ce la ten­den­cia de trans­for­mar las su­per­fi­cies ex­te­rio­res de las cons­truc­cio­nes en cu­bier­tas re­ple­tas de ve­ge­ta­ción. Los “techos o te­rra­zas ver­des” se rea­li­zan a tra­vés de dis­tin­tas téc­ni­cas que lo­gran im­ple­men­tar des­de una del­ga­da ca­pa de cés­ped has­ta in­cor­po­rar plan­tas or­na­men­ta­les, me­di­ci­na­les y co­mes­ti­bles, so­bre los techos. En to­dos los ca­sos, de lo que se tra­ta es de in­cor­po­rar ma­yor ve­ge­ta­ción al pai­sa­je, por­que ade­más de la be­lle­za que és­ta apor­ta, ge­ne­ra di­ver­sos be­ne­fi­cios al me­dio am­bien­te y al bol­si­llo. En 2013, el Go­bierno de la Ciu­dad de Buenos Aires san­cio­nó la ley 4428, que be­ne­fi­cia a los pro­pie­ta­rios de los in­mue­bles, que in­cor­po­ren es­pa­cios con ve­ge­ta­ción en las te­rra­zas de sus ho­ga­res, con un descuento del ABL que va des­de un 5% a un 20%, se­gún los me­tros cua­dra­dos ver­des.

Co­no­ci­do co­mo “is­la de ca­lor”, es­te fe­nó­meno que ocu­rre en las ciu­da­des, en don­de el as­fal­to y el con­cre­to ab­sor­ben ca­lor y lo irra­dian, pro­vo­ca el au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra del ai­re, y ha­ce que los ve­ra­nos se tor­nen in­to­le­ra­bles. In­cor­po­rar ve­ge­ta­ción ayu­da a dis­mi­nuir la tem­pe­ra­tu­ra y la elec­ción de ubi­car­la so­bre techos es una bue­na al­ter­na­ti­va an­te la fal­ta de es­pa­cios ver­des. Los edi­fi­cios con cu­bier­tas ver­des se con­si­de­ran más efi­cien­tes des­de el pun­to de vis­ta del aho­rro ener­gé­ti­co, de­bi­do a que la ve­ge­ta­ción ac­túa co­mo un ais­lan­te tér­mi­co que amor­ti­gua los cambios de tem­pe­ra­tu­ra: du­ran­te las es­ta­cio- nes frías, se con­ser­va me­jor el ca­lor y, por el con­tra­rio, du­ran­te la épo­ca cá­li­da, se man­tie­nen más fres­cos los am­bien­tes.

So­bre la te­rra­za se de­be co­lo­car una mem­bra­na de lar­ga vi­da, que re­sis­ta las raí­ces. Y so­bre la mem­bra­na, un geo­dren, un com­pues­to que eva­cua los flui­dos de ma­ne­ra rá­pi­da, un re­ten­tor de agua, un sus­tra­to inor­gá­ni­co y plan­tas de po­co rie­go.

Es­te ti­po de te­rra­zas eco­ló­gi­cas, ade­más, fa­vo­re­cen la de­pu­ra­ción del ai­re, por­que con­tri­bu­yen cap­tu­ran­do los ga­ses que res­pi­ra­mos ha­bi­tual­men­te y que re­sul­tan tan no­ci­vos pa­ra la sa­lud, co­mo aque­llos que son emi­ti­dos por es­ca­pes de mo­to­res e in­dus­trias. Por otra par­te, la ve­ge­ta­ción re­tie­ne el agua de la llu­via. De es­te mo­do, ha­ce que el im­pac­to de las gran­des tor­men­tas dis­mi­nu­ya y evi­ta que al­gu­nas zo­nas se inun­den en bre­ves mi­nu­tos. De­bi­do a to­dos los be­ne­fi­cios que apor­tan los techos ver­des, ac­tual­men­te se es­tá pro­mo­vien­do su im­ple­men­ta­ción a tra­vés de una nor­ma­ti­va que exi­me de im­pues­tos a quie­nes las in­cor­po­ren a sus cons­truc­cio­nes.

Te­ner un ver­da­de­ro jar­dín so­bre nues­tros techos aho­ra es po­si­ble. No re­quie­re de un ele­va­do man­te­ni­mien­to y re­crea un en­torno más sa­lu­da­ble pa­ra nues­tra vi­da co­ti­dia­na en me­dio de la ari­dez de la ciu­dad. Si no po­de­mos dar­nos es­te gus­to, co­lo­que­mos ve­ge­ta­ción en gran­des con­te­ne­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.