La im­por­tan­cia de ilu­mi­nar bien los am­bien­tes

Mia - - SUMARIO - por Pa­tri­cia Tra­ver­sa

Los am­bien­tes mal ilu­mi­na­dos tie­nen, en ge­ne­ral, ma­la ener­gía. Se pue­de de­cir que la ener­gía de un am­bien­te no es fa­vo­ra­ble cuan­do no in­vi­ta a que­dar­se o cuan­do, des­pués de es­tar en él, la per­so­na se sien­te can­sa­da o de­pri­mi­da.

En el Feng Shui, las lu­ces re­pre­sen­tan al ele­men­to fue­go, el ca­lor y la ac­ti­vi­dad. Por eso:

✔ Las lam­pa­ri­tas que­ma­das in­di­can que es­tá fal­tan­do el impulso o com­pre­sión en al­gún as­pec­to de tu vi­da, que coin­ci­da con el lu­gar (sec­tor) don­de se en­cuen­tra.

✔ Se de­ben cam­biar las bom­bi­tas que­ma­das, re­pa­rar las lám­pa­ras que es­tén en mal es­ta­do y co­lo­car luz en rin­co­nes os­cu­ros de la ca­sa pa­ra que la ener­gía flu­ya sin pro­ble­mas.

✔ Lo ideal es que la luz na­tu­ral in­gre­se a to­dos los am-am bien­tes pe­ro, si no es po­si­ble, la luz ar­ti­fi­cial re­em­pla­za a la na­tu­ral y pue­de lo­grar­se tam­bién un buen Feng Shui ubi­can­do las lám­pa­ras de ma­ne­ra ade­cua­da.

Los cai­re­les o bo­las de cris­tal ta­lla­dos po­seen una ca­pa­ci­dad de irra­diar luz en to­das las di­rec­cio­nes y son de mu­cha pro­tec­ción pa­ra el Sha Chi o ener­gía des­fa­vo­ra­ble. Mu­chas ve­ces, un pe­que­ño hi­lo de luz so­lar pue­de ar­mar un ar­co iris de ener­gía en el es­pa­cio, re­pre­sen­tan­do los 5 ele­men­tos del Feng Shui y ac­ti­ván­do­los. Pue­den uti­li­zar­se en cual­quier am­bien­te en el que en­tre el sol. Se pue­den col­gar con un hi­lo ro­jo a la usan­za chi­na o con una tan­za trans­pa­ren­te, cor­ta­do en lo po­si­ble a la me­di­da de un múl­ti­plo de nue­ve. Pe­ro lo más im­por­tan­te es col­gar­lo a la al­tu­ra que pue­da re­ci­bir los ra­yos so­la­res. Li­ving

✔ En el li­ving, se­rá ne­ce­sa­rio co­lo­car lu­ces cá­li­das ya que incitan más al des­can­so o las con­ver­sa­cio­nes fa­mi­lia­res. Una lám­pa­ra de pie o de me­sa, dán­do­le luz a los sec­to­res os­cu­ros, ac­ti­va el área. No es con­ve­nien­te, des­de el Feng Shui, te­ner es­pa­cios os­cu­ros en los am­bien­tes.

✔ Los cua­dros os­cu­ros pue­den ser real­za­dos con luz, so­bre to­do en los lu­ga­res que re­pre­sen­ten el cre­ci­mien­to.

✔ Co­lo­car una lám­pa­ra de sal del Hi­ma­la­ya en el sec­tor Nor­te del li­ving y dé­ja­la en­cen­di­da día y no­che, ac­ti­va­rá la au­to­es­ti­ma.

✔ Si el te­cho es in­cli­na­do y el si­llón se en­cuen­tra en la par­te más ba­ja, hay que co­lo­car una luz que apun­te ha­cia arri­ba, de esa ma­ne­ra, da­rá la sen­sa­ción de am­pli­tud el te­cho. Ac­ce­so

La puer­ta de en­tra­da de­be es­tar siem­pre bien ilu­mi­na­da, ya que ca­da vez que abri­mos la puer­ta, la ener­gía cir­cun­dan­te in­gre­sa con no­so­tros. La os­cu­ri­dad tie­ne una ener­gía muy Yin, se de­be in­cor­po­rar luz pa­ra equi­li­brar el Chi. Cocina

La cocina es el lu­gar don­de se pre­pa­ran los ali­men­tos, es­tá aso­cia­da con la nu­tri­ción y la pros­pe­ri­dad. Cuan­do la ilu­mi­na­ción es po­bre, la sa­lud se po­dría re­sen­tir. Por eso, de­be ser cla­ra, bri­llan­te y sin som­bras. Co­me­dor

La luz de­be mos­trar cla­ra­men­te la co­mi­da, no pue­de ha­ber som­bras. La me­jor la ilu­mi­na­ción pa­ra es­ta zo­na es lla cá­li­da que crea un cli­ma con­for­ta­ble y pro­pi­cia la char­la en la fa­mi­lia. Dor­mi­to­rio

Cuan­do la ilu­mi­na­ción en el dor­mi­to­rio es es­ca­sa, el am­bien­te se vuel­ve muy Yin, trae fal­ta de de­seo o des­equi­li­brios emo­cio­na­les. La ilu­mi­na­ción de la ha­bi­ta­ción de­be ser re­la­jan­te, suave y cá­li­da.

*Di­rec­to­ra del Centro Ofi­cial de Feng Shui

Pro­fe­sio­nal. Au­to­ra del li­bro

Cam­bie su vi­da con Feng Shui

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.