Se­cre­tos com­par­ti­dos

Mia - - SUMARIO -

Car­ne se­ca

Cuan­do ha­gas car­ne al horno, hay un n tru­co muy sim­ple pa­ra que no se te se­que: en­vol­ver­la en pa­pel alu­mi­nio y, an­tes de ce­rrar­la, echar­le una ta­ci­ta de cal­do o un cho­rro de vino. Co­ci­na­la a fue­go me­dio y sal­drá ju­go­sa.

Acei­te que sal­pi­ca

Uno de los ac­ci­den­tes más fre­cuen­tes en la cocina es la que­ma­du­ra con acei­te hir­vien­do. Pa­ra evi­tar­lo, uti­li­zá uten­si­lios se­cos y controlá que los in­gre­dien­tes que pon­gas a freír no con­ten­gan agua. Por ejem­plo: si ha­cés pa­pas fri­tas, pri­me­ro se­ca­las con un re­ep re­pa­sa­dor.

Cu­chi­llo des­afi­la­do

Cual­quie­ra se da cuen­ta cuán­do un cu­chi­llo no cor­ta car­ne. Pe­ro hay una for­ma de sa­ber­lo por an­ti­ci­pa­do y ga­nar­le la par­ti­da. Fi­ja­te cuan­do cor­tás un to­ma­te con piel; si te­nés que ha­cer fuer­za, ése es el pun­to en que ne­ce­si­tás re­no­var­le el fi­lo a esa

hoja.

Acei­te ca­lien­te

Leés la re­ce­ta y di­ce “cuan­do el acei­te es­té bien ca­lien­te… ”li ¿ Y eso cuán­do es? Hay un vie­jo tru­co chino: te­nés que ti­rar­le un es­car­ba­dien­tes; si al con­tac­to con el acei­te ha­ce bur­bu­ji­tas, es­tá lis­to. Si no, es­pe­rá a que em­pie­ce a ha­cer­las.

Si ha­ce llo­rar

Da buen re­sul­ta­dos po­ner la ce­bo­lla en la he­la­de­ra un ra­to an­tes, o bien pe­lar­la ba­joo el cho­rro de la ca­ni­lla y en­jua­gar el cu­chi­llo cor­te a cor­te. Aun­que los

buenos co­ci­ne­ros tam­bién llo­ran un po­co, usan cu­chi­llos afi­la­dí­si­mos pa­ra que la ce­bo­lla no lar­gue más áci­do que el que de­be.

Cham­pi­ño­nes lim­pi­tos

Es un error fre­cuen­te al co­ci­nar cham­pi­ño­nes, que­rer lim­piar­les la tie­rra la­ván­do­los. Si no que­rés que des­pués na­den en su pro­pia agua, me­jor me­te­los en un re­pa­sa­dor y sa­cu­di­los un po­co.

Ver­de y gust gus­to­sa

Exis­ten al­gu­nos tru­cos gour­met pa­ra ha­cer que una ri­ca ensalada de ho­jas ver­des ten­ga más on­da: a la le­chu­ga po­dés agre­gar­le unas ho­jas de ce­bo­lla de ver­deo cor­ta­das, mien­tras que a la es­pi­na­ca, un dien­te de ajo pi­ca­do le da­rá vi­da. Y si no, pro­bá a ha­cer una vi­na­gre­ta con ace­to, mos­ta­za y oli­va.

Que no see pe­gue

Ha­cien­do uuna tor­ti­lla, cual­quie­ra se re­ci­be eci­be de apren­diz de cocina, pe­ro a ve­ces se pue­de pe­gar. Si tu sar­tén no ees de te­flón, ca­len­ta­la con un pu­ña­do de sal grue­sa por unos dos o tres mi­nu­tos a fue­go fuer­te. Una vez ez z que ti­rás la sal, le po­nés el acei­te y co­men­zás la coc­ción.

Hue­vos ro­tos

Lo más co­mún al ha­cer ere un huevo du­ro es que se par­ta y el con­te­ni­do que­de flo­tan­do en el agua. Hay un se­cre­to pa­ra que es­to no su­ce­da: po­ner los hue­vos jun­to con el agua; o bien, agre­gar­le un cho­rri­to de vi­na­gre. Acor­da­te de que si es­tán muy fríos, es más fá­cil que se par­tan.

Arroz suel­ti­to

Pa­ra que el arroz que­de al den­te y no se ape­lo­to­ne an­tes de co­cer­lo te­nés que sal­tar­lo a fue­go fuer­te con un cho­rro d de acei­te, mien­tras lo mo­vés co­mo si fue­ra un wok. Des­pués de co­ci­nar­lo, apa­gá el fue­go y co­lo­cá so­bre la su­per­fi­cie del arroz una bol­sa de nay­lon, cu­brien­do bien los bor­des. Ta­pá y de­ja­lo re­po­sar 6 mi­nu­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.