Rie­go, abono y po­da

Mia - - JARDINERÍA -

Cui­dar un bon­sai es un ar­te mi­le­na­rio de ca­si 2 mil años de an­ti­güe­dad, prac­ti­ca­do por los mon­jes taoís­tas de Chi­na. Las clases pri­vi­le­gia­das con­si­de­ra­ban que es­te ár­bol re­pre­sen­ta­ba un puen­te en­tre la tie­rra y el cie­lo y, por lo tan­to, pro­te­ger­lo ga­ran­ti­za­ba la vi­da eter­na.

Re­gar só­lo cuan­do la tie­rra co­mien­za a se­car­se, sin es­pe­rar que lo ha­ga por com­ple­to. No de­jar la tie­rra en­char­ca­da. En cli­mas ca­lien­tes, ne­ce­si­ta agua dos o tres ve­ces dia­rias.

Abo­nar en pe­que­ñas can­ti­da­des du­ran­te la pri­ma­ve­ra y de una ma­ne­ra más in­ten­sa en oto­ño. En verano e in­vierno, no ha­ce fal­ta es­te pro­ce­so.

Ca­da dos o tres años, tras­plan­tar a una nue­va ma­ce­ta, po­dar ho­jas y raí­ces. Un pro­ce­so de­li­ca­do, que se rea­li­za­rá en dis­tin­tos eta­pas.

La po­da de ho­jas, ra­mas y raí­ces, du­ran­te el tras­plan­te, ayu­da­rá a for­ta­le­cer el bon­sai

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.