Una ca­sa sa­na

Mia - - JARDINERÍA -

Al­cons­truir una vi­vien­da, los ma­te­ria­les es­co­gi­dos pue­den ser de­to­nan­tes de en­fer­me­da­des y aler­gias. Gér­me­nes, bac­te­rias, mohos y áca­ros sue­len ser pro­duc­tos de la fal­ta de hi­gie­ne, el ex­ce­so de con­den­sa­ción de hu­me­dad o la uti­li­za­ción

de pin­tu­ras plás­ti­cas que no de­jan trans­pi­rar las pa­re­des. Em­pe­ce­mos a cam­biar.

Evi­tar al­gu­nos ma­te­ria­les de cons­truc­ción com­pues­tos de ben­ceno, que son tó­xi­cos o aler­gé­ni­cos. La ex­po­si­ción a ellos in­cre­men­ta la sen­si­bi­li­dad quí­mi­ca.

Re­du­cir los com­pues­tos quí­mi­cos sin­té­ti-

cos y op­tar por pin­tu­ras eco­ló­gi­cas, que ca­rez­can de ele­men­tos aler­gé­ni­cos.

Man­te­ner el equi­li­brio en­tre hu­me­dad y se­que­dad. Cuan­do el ni­vel de hu­me­dad es muy bajo, so­bre to­do en ofi­ci­nas, se crea mu­cha elec­tri­ci­dad es­tá­ti­ca, que pro­vo­ca irri­ta­bi­li­dad, do­lor de ca­be­za o irri­ta­ción de ojos, y se con­vier­te en un fac­tor de es­trés. Cuan­do su­pera el 70 por cien­to, el efec­to es in­ver­so y ha­ce que la tem­pe­ra­tu­ra sea más so­fo­can­te y cues­te res­pi­rar.

Co­lo­car un des­hu­mi­fi­ca­dor que res­te agua al ai­re, y en los lu­ga­res don­de el ai­re es muy se­co, un hu­mi­fi­ca­dor. Un hi­dró­me­tro ayu­da­rá a sa­ber si la hu­me­dad sube o ba­ja más de lo acon­se­ja­ble.

Al­gu­nas per­so­nas res­pi­ran con di­fi­cul­tad por la ra­dia­ción de al­gu­nos ma­te­ria­les. Cam­biar­los por pie­dra cal­cá­rea, már­mo­les, ma­de­ra o ma­te­ria­les or­gá­ni­cos.

Cam­biar el lu­gar de las ca­mas. Los cam­pos elec­tro­mag­né­ti­cos pro­vo­can do­lo­res de ca­be­za y mus­cu­la­res. Los ani­ma­les pas­tan y se orien­tan pa­ra dor­mir en el eje nor­te-sur. Nues­tro cuer­po es tam­bién un cam­po mag­né­ti­co que, dur­mien­do con la ca­be­za orien­ta­da ha­cia el nor­te, apro­ve­cha el mag­ne­tis­mo de la Tie­rra.

No dor­mir en ha­bi­ta­cio­nes con trans­for­ma­do­res o car­ga­do­res de ce­lu­la­res y no co- lo­car el des­per­ta­dor en la ca­be­ce­ra de la ca­ma.

Si dor­mi­mos con la luz en­cen­di­da, tem­pe­ra­tu­ra muy al­ta o ra­dia­cio­nes, el ce­re­bro no ge­ne­ra­rá su­fi­cien­te me­la­to­ni­na, neu­ro­trans­mi­sor que mo­vi­li­za los pro­ce­sos re­ge­ne­ra­do­res. El sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio per­de­rá su ca­pa­ci­dad y con el tiem­po, pa­de­ce­re­mos nu­me­ro­sas en­fer­me­da­des.

Si en­tre las dos y las cua­tro de la ma­dru­ga­da, ho­ras en que la Tie­rra ema­na ma­yor ra­diac­ti­vi­dad, se des­pier­tan reite­ra­da­men­te, los ni­ños se ha­cen pis o su­fren cri­sis as­má­ti­cas o pro­ble­mas car­día­cos, cam­bie la ubia­ción de la ca­ma pa­ra evi­tar las ra­dia­cio­nes te­rres­tres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.