Có­mo in­flu­ye la ali­men­ta­ción en el humor

Mia - - IDAD DE NUTRICIÓN - Por el Dr. Má­xi­mo Ra­ven­na *

Los há­bi­tos ali­men­ta­rios, la ca­li­dad de la co­mi­da, su ex­ce­so o su es­ca­sez in­flu­yen en el humor y pro­vo­can re­sul­ta­dos di­rec­tos en el or­ga­nis­mo. Co­mer po­co po­ne fas­ti­dio­sas y mal­hu­mo­ra­das a las per­so­nas. Es­tá re­la­cio­na­do con es­truc­tu­ras de equi­li­brio, sa­tis­fac­ción, pla­cer, es­ta­bi­li­dad y se­re­ni­dad. Si una per­so­na es­tá con­su­mien­do ali­men­tos per­ma­nen­te­men­te es por­que es­tá atra­pa­do en el víncu­lo adic­ti­vo con la co­mi­da, y su tras­mi­sión ha­cia el res­to se­rá de in­quie­tud per­ma­nen­te, ade­más va en­gor­dan­do de for­ma pau­la­ti­na pa­ra ge­ne­rar cambios, lo que se lla­ma el con­ta­gio de los há­bi­tos.

El mal humor y la gor­du­ra pue­den ge­ne­rar un es­ta­do de euforia que se ase­me­ja al buen áni­mo pe­ro que, en reali­dad, re­sul­ta ser una ma­nía, un me­ca­nis­mo de ne­ga­ción en don­de ya na­da im­por­ta. El humor tie­ne que ver con una ca­li­dad y es­ta­do de ali­men­tos. Se di­jo siem­pre que una per­so­na que con­su­me mu­cha car­ne es más agre­si­va; que una ve­ge­ta­ria­na es más tran­qui­la y que la que co­me mo­de­ra­da­men­te tie­ne una ac­ti­tud más se­re­na, sa­bia y equi­li­bra­da.

La sen­sa­ción am­bien­tal de quien co­me vo­raz­men­te o de ma­ne­ra de­sen­fre­na­da, no es una bue­na ima­gen. Esa per­so­na sa­be que la es­tán ob­ser­van­do; cuan­do ter­mi­nó de co­mer, se da cuen­ta que lo hi­zo en po­cos mi­nu­tos, que se que­dó con el pla­to va­cío y eso le da ga­nas de vol­ver a re­pe­tir. Hay con­ta­gio de una per­so­na a otra, de há­bi­tos ex­ce­si­vos, al­guien que no te­nía ten­den­cia a en­gor­dar pue­de em­pe­zar a ha­cer­lo des­pués de ca­sar­se o de for­mar pa­re­ja con al­guien que co­me de­ma­sia­do o to­ma mu­cho al­cohol por una afi­ni­dad he­dó­ni­ca por ex­ce­len­cia, eso es con­ta­gio.

Mu­chas ve­ces una per­so­na que ha­ce die­ta es­tá agre­si­va y eso pue­de pa­sar por­que no le es­tá dan­do re­sul­ta­dos, o por­que el ré­gi­men de co­mi­das le ha­ce sen­tir ham­bre, ya que le sa­ca­ron los ali­men­tos de ín­di­ce glu­cé­mi­co. Es­tá irri­ta­ble ha­cien­do die­ta, es­ta­ba irri­ta­ble es­tan­do gor­da y vi­ve irri­ta­ble por­que ha­ce mal la die­ta. Cuan­do uno em­pie­za a ha­cer un buen ré­gi­men de co­mi­das las ga­nas de co­mer se van, ya que es­to pro­por­cio­na un ni­vel al­to de sa­cie­dad, a pe­sar de que la die­ta sea hi­po­ca­ló­ri­ca. Así, es pro­ba­ble que veamos co­mo, ade­más, se mo­di­fi­ca tan­to el humor am­bien­tal co­mo el humor in­terno.

* Di­rec­tor del Centro Te­ra­péu­ti­co Dr. Ra­ven­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.