El po­llo no se la­va

Mia - - IDAD DE NUTRICIÓN -

Nue­vos da­tos brin­da­dos por la Agen­cia de Nor­mas Ali­men­ta­rias del Reino Uni­do (Food Standrs Agency) mues­tran que el 44 % de la gen­te siem­pre la­va el po­llo an­tes de co­ci­nar­lo, una prác­ti­ca que, al sal­pi­car el agua, pue­de ex­ten­der la bac­te­ria campy­lo­bac­ter en ma­nos, su­per­fi­cies, ro­pa y equi­pa­mien­to de cocina.

La campy­lo­bac­ter es la for­ma más co­mún de in­to­xi­ca­ción ali­men­ta­ria en el Reino Uni­do, con 280.000 en­fer­mos al año. Y el po­llo con­ta­mi­na­do es­tá de­trás de cua­tro de ca­da cin­co de esos ca­sos, se­gún da­tos de la FSA. La in­fec­ción que pro­vo­ca es­ta bac­te­ria tie­ne un pe­río­do de in­cu­ba­ción de dos a cin­co días y se ma­ni­fies­ta prin­ci­pal­men­te por la apa­ri­ción de fie­bre, do­lor ab­do­mi­nal y dia­rrea. Ade­más, de vó­mi­tos y en sus ca­sos más gra­ves, sín­dro­me del in­tes­tino irri­ta­ble, ble, pue­de pro­vo­car una gra­ve en­fer­me­dad del sis­te­ma ner­vio­so la­ma­da de Gui­llain Ba­rré e in­clu­so la muer­te. Lo úni­co que com­ba­te es­ta bac­te­ria es co­ci­nar­lo bien, es­to es que la car­ne es­té bien blan­ca y el ju­go, al pin­char la car­ne, sea cla­ro. Por otra par­te es im­por­tan­te la­var­se muy bien las ma­nos lue­go de to­car el po­llo cru­do y la­var co­rrec­ta­men­te to­dos los uten­si­llos uti­li­za­dos y la me­sa­da don­de el po­llo es­tu­vo en cont­con­tac­to.

Fuen­tes: AFP y ANSA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.