Dis­fru­tar de ca­da pe­que­ño ins­tan­te

Ba­sa­da en co­no­ci­mien­tos de Sri Sri Ra­vi Shan­kar, Fun­da­dor de El Ar­te de Vi­vir

Mia - - PORTADA - por Bea­triz V. Go­yoa­ga* *Ins­truc­to­ra de me­di­ta­ción y res­pi­ra­ción en El Ar­te de Vi­vir. Au­to­ra del li­bro "Del Gin To­nic a la me­di­ta­ción y res­pi­ra­ción" Fa­ce­book: http://www.fa­ce­book.com/bea­trizv­go­yoa­ga Blog: http://bea­tri­ze­lar­te­de­vi­vir.word­press.com/ www.el

Es tu pro­pia men­te la que ve las co­sas así. Con fre­cuen­cia da­mos vuel­tas bus­can­do más éxi­to, más re­co­no­ci­mien­to y más amis­ta­des y to­do es­to desean­do que nos quie­ran, apre­cien y nos re­co­noz­can. Bus­ca­mos amor y re­co­no­ci­mien­to por­que sen­ti­mos que no es su­fi­cien­te, al­gu­nos in­clu­so creen que na­die les quie­re.

Si vas por la vi­da pen­san­do que tie­nes de­fec­tos y te ape­gas a las per­so­nas bus­can­do su re­co­no­ci­mien­to te sen­ti­rás des­gra­cia­do.

Si por el con­tra­rio no ex­pe­ri­men­tas ape­go por na­die, ni te sien­tes uni­do a na­die y te ves al mar­gen de to­do el mun­do, te vas a sen­tir so­lo y en­ton­ces tam­bién te sen­ti­rás tris­te e in­fe­liz. Cree­rás que na­die te apre­cia, que na­die te agra­de­ce ni re­co­no­ce lo que ha­ces, vas men­di­gan­do re­co­no­ci­mien­to.

Si es­to te ocu­rre, di­ce Sri Ra­vi Shan­kar, quien fun­dó la Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal pa­ra las Va­lo­res Hu­ma­nos jun­to con el Da­lai La­ma, y la Fun­da­ción El Ar­te de Vi­vir de , "Lle­va tu mi­ra­da y aten­ción ha­cia aden­tro y mira a ha­cia tu Ser, bus­ca las ver­da­des y las ra­zo­nes del uni­ver­so y ve­rás que den­tro tu­yo hay tan­ta ri­que­za y be­lle­za y un gran ma­nan­tial de ener­gía y no te sen­ti­rás so­lo". Es­ta mi­ra­da se ha­ce con prác­ti­cas de me­di­ta­ción o de res­pi­ra­ción.

¡El uni­ver­so es tan gran­de! El uni­ver­so exis­te des­de ha­ce bi­llo­nes de años y con­ti­nua­rá es­tan­do aquí por bi­llo­nes más. Sin em­bar­go nues­tra pro­pia vi­da es tan cor­ta. Vi­vi­re­mos so­lo un par de años más y nos va­mos. ¡Ups! ¡En un bre­ve lap­sus se ter­mi­nó! ¿Va­le la pe­na vi­vir amar­ga­dos es­te po­co tiem­po que nos que­da?

Mien­tras es­te­mos vi­vos, apro­ve­che­mos a cre­cer, evo­lu­cio­nar y ser fe­li­ces, ha­ga­mos un buen tra­ba­jo y uso del tiem­po de vi­da que se nos ha da­do ya que sa­be­mos que es muy cor­to.

Apro­ve­char la vi­da y ser útil a otros, de­fi­ni­ti­va­men­te te apor­ta­ra mé­ri­tos, de es­to no hay nin­gu­na du­da. Si eres útil a los que te ro­dean, si ayu­das, si son­ríes, si ha­ces ser­vi­cio y vo­lun­ta­ria­do en la for­ma que ca­da uno pue­de, si es­tás dis­po­ni­ble pa­ra otros cuan­do te ne­ce­si­ten, es im­po­si­ble que no te be­ne­fi­cies. Si plan­tas una so­la se­mi­lla de gi­ra­sol la na­tu­ra­le­za te de­vuel­ve una ma­ta con mi­les de se­mi­llas más.

¡Si tu das un pa­so ha­cia de­lan­te, el cosmos da cien a tu fa­vor! Si siem­bras una hi­gue­ra co­se­cha­rás hi­gos. Si siem­bras un pe­ral sal­drá un pe­ral y no un man­zano. Así que si ayu­das a otros co­se­cha­rás que te ayu­den a ti al­gu­na vez.

De­bes de ca­mi­nar por la vi­da se­gu­ro de es­to y sa­bien­do que to­do lo útil que seas pa­ra otros te se­rá tam­bién de­vuel­to a ti. De es­ta for­ma no pre­ci­sa­rás bus­car re­co­no­ci­mien­tos ni amis­ta­des que te apo­yen sino que se­rás tú el que em­pe­za­rá a apo­yar y dar y dar, ¡y a su vez ve­rás que re­ci­bi­rás y re­ci­bi­rás! Es ma­te­má­ti­co! “Yo ha­go el bien por­que es­tá en mi na­tu­ra­le­za. No pien­ses: Oh, na­die me agra­de­ce, na­die me re­co­no­ce. ¡Que im­por­tan los otros! La Na­tu­ra­le­za te re­co­no­ce y la Di­vi­ni­dad te re­co­no­ce”, di­ce Sri Ra­vi Shan­kar, cu­ya mi­si mi­sión es sa­car a las men­tes de es­pa­cios de ne­ga­ti­vi­dad y es­trés .

Si despiertas a la reali­dad de la vi­da ve­rás que ha­cien­do las co­sas bien y es­tan­do dis­po­ni­ble pa­ra otros, eres ama­do por to­dos, a la gen­te le gus­ta es­tar a tu la­do y con­ti­go.

Si eres de­ma­sia­do du­ro con­ti­go mis­mo es un pro­ble­ma, y si eres du­ro con los de­más, en­ton­ces eso tam­bién te crea pro­ble­mas. Sé com­pren­si­vo, suave y eso re­ci­bi­rás.

Des­piér­ta­te a la vi­da, ac­túa, des­can­sa y haz tus prác­ti­cas. Una vez que tu men­te se sien­ta re­no­va­da, fres­ca y se­re­na, tu vi­sión de la vi­da se vol­ve­rá trans­pa­ren­te y no bus­ca­rás que te quie­ran, ¡tu se­rás el que quie­ra a to­dos! ¡Des­pier­ta y ve que hay otra reali­dad de la vi­da! Y és­ta es muy her­mo­sa. No pierdas un mi­nu­to la vi­da es cor­ta y muy pre­cio­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.