Ber­nar­do con­tes­ta en su con­sul­to­rio se­ma­nal

El con­sul­to­rio de Stamateas

Mia - - PORTADA -

Un es­pa­cio se­ma­nal pa­ra re­sol­ver con­flic­tos, des­pe­jar obs­tácu­los y, fun­da­men­tal­men­te, ser es­cu­cha­dos Me cues­ta en­con­trar ami­gos sin­ce­ros, siem­pre me ter­mi­nan fa­llan­do ¿Qué me re­co­mien­da?

Ma­ría Te­nés que te­ner cui­da­do con quien te r ela­cio­nás, re­cor­dá el di­cho: “Di­me con quién an­das y te di­ré dón­de y có­mo vas a ter­mi­nar” es de­cir, que nos trans­for­ma­mos en un pro­me­dio de las per­so­nas que nos ro­dean, ya sea de for­ma po­si­ti­va o ne­ga­ti­va. Por eso hay que cui­dar­se y ser sa­bios a la hor a de ver con quien nos re­la­cio­na­mos ya que po­de­mos en­contr ar per­so­nas ma­ra­vi­llo­sas que van a ser nues­tros puen­tes de oro pa­ra acer­car­nos a nues­tro sue­ño. Hay que in­ver­tir tiem­po en las re­la­cio­nes bue­nas que te­ne­mos pa­ra ser se­res so­cia­bles, y ca­pi­ta­li­zar las re­la­cio­nes sa­nas. No de­be­mos per­mi­tir que na­die nos de­po­si­te sus frus­tra­cio­nes, es de­cir, ser sa­bios a la ho­ra de re­la­cio­nar­nos. Re­cor­dá que las per­so­nas que tie­nen gran­des ex­pec­ta­ti­vas con res­pec­to a su fu­tu­ro, son las que atraen las me­jo­res re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les.

¿Es­tá bien de­cir siem­pre la ver­dad por más que las­ti­me?

Lucila La ver­dad tie­nen que de­cir­se siem­pre, pe­ro tam­bién es cier­to que hay un tiem­po pa­ra ha­blar y otro pa­ra ca­llar. De­trás de una men­ti­ra, ge­ne­ral­men­te, hay una in­ten­cio­na­li­dad de las­ti­mar a la otra per­so­na.Por su­pues­to que la ver­dad nos li­be­ra y ayu­da a cons­truir los me­jo­res víncu­los.

Ten­go mu­chas dis­cu­sio­nes con mi pa­re­ja y ten­go mie­do de que ter­mi­ne­mos ¿Qué me re­co­mien­da ha­cer?

Flo­ren­cia Una co­sa es dis­cu­tir y otra es pe­lear, las dis­cu­sio­nes son nor­ma­les y son par­te de la pa­re­ja y de nin­gu­na ma­ne­ra in­di­can fal­ta de amor, sino que es la ma­ne­ra de li­be­rar las ten­sio­nes acu­mu­la­das. En una dis­cu­sión uno se po­ne al la­do del otr o y bus­ca una so­lu­ción, pe­ro en una pe­lea uno se po­ne fren­te al otro y bus­ca un ga­na­dor. Es­to nun­ca re­suel­ve na­da. A ve­ces no es­ta­mos ni jun­tos ni se­pa­ra­dos, es lo que llamamos las pa­re­jas“ines­ta­ble­men­te es­ta­bles”. Pro­ba­ble­men­te se de­ben una con­ver­sa­ción sin­ce­ra que no con­sis­ta en re­pro­ches sino en ver que le su­ce­de a ca­da uno.

Soy muy an­sio­sa y quie­ro to­do ya, ¿qué pue­do ha­cer?

Pi­lar Es­to mu­chas ve­ces ha­cen que ten­ga­mos po­ca to­le­ran­cia a la frus­tra­ción y la frus­tra­ción es bue­na cuan­do es me­di­da, por­que nos ha­ce un po­co más fuer­tes, no to­do en la vi­da se pue­de te­ner “ya”. La con­duc­ta im­pul­si­va nun­ca vie­ne acom­pa­ña­da de sa­bi­du­ría. Lo que po­de­mos ha­cer cuan­do nos sen­ti­mos así es rea­li­zar al­gún de­por­te, sa­lir a ca­mi­nar y pos­po­ner al­gu­nas las co­sas que nos pue­den ha­cer sen­tir frus­tra­dos. Di­cen que pa­ra lle­gar a la ci­ma hay que pr egun­tar le a al­guien que ya lle­gó por­que nos pue­de aho­rrar años de do­lor de ca­be­za. Las res­pues­tas de Ber­nar­do Stamateas de­ben ser to­ma­das co­mo guías.

Ja­más re­em­pla­zan el con­se­jo pro­fe­sio­nal de cual­quier ti­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.