Se­cre­tos com­par­ti­dos co

Mia - - PORTADA -

Za­pa­tos en or­den

Si los guar­dás en ca­jas, sa­ca­les una fo­to­gra­fía y pé­ga­la pa­ra sa­ber qué con­tie­nen. Una ca­ja gran­de, con rue­das, bajo la ca­ma pue­de ser una gran idea. Y si no, co­lo­cá un or­ga­ni­za­dor de te­la en las puer­tas del ar­ma­rio. A sim­ple vis­ta no se ve, ape­nas ocu­pan es­pa­cio y man­tie­nen los za­pa­tos en or­den. ¡Per­fec­to!

Pe­rro lim­pi­to

Pre­pa­rá una in­fu­sión con­cen­tra­da de eu­ca­lip­to o ro­me­ro y co­lo­ca­la en el agua del ba­ño. Es­to ayu­da­rá a eli­mi­nar de for­ma ca­se­ra las pul­gas y ga­rra­pa­tas de tu mas­co­ta. Y, ade­más, que­da­rá bien per­fu­ma­do.

Ta­pa atas­ca­da

Un tru­co sen­ci­llo pa­ra des­ta­par un fras­co de vi­drio es su­mer­gir la ta­pa en agua ca­lien­te, du­ran­te unos po­cos se­gun­dos. Si es de plás­ti­co, po­de­mos po­ner­lo de­ba­jo de la ca­ni­lla, con agua ca­lien­te. Cuan­do el ma­te­rial se ex­pan­da, ex­pan­da,d se sse abri­rá ca­si sin es­fuer­zo.

Pe­ga­re sin mo­ver

Si te­nés que pe­gar una pie­za de va­ji­lla ( una ta­za ro­ta, por ejem­plo), fí­ja­la pri­me­ro so­bre una ba­se de plas­ti­li­na, así no ten­drás que sos­te­ner­la tan­to tiem­po, es­pe­ran­do a que se se­que el pe­ga­men­to.

Beauty de za­pa­tos ato­sa

Po­dés eli­mi­nar la su­cie­dad del cuero ex­te­rior: pa­sa­le un paño con le­che

lim­pia­do­ra fa­cial y fro­tá sua­ve­men­te. Una vez lim­pio, apli­cá cre­ma de za­pa­tos in­co­lo­ra pa­ra im­per­mea­bi­li­zar el cal­za­do.

Cla­vo se­gu­ro

Bas­ta de cla­vos que se aflo­jan y cua­dros que se caen im­pre­vis­ta­men­te. Pa­ra que que­de bien fijo en la pa­red, mo­ja la punta del cla­vo en agua, an­tes de cla­var­lo. De es­te mo­do se oxi­da­rá y que­da­rá más fir­me.

Al­fom­bras del au­to

Des­pués de sa­cu­dir­la enér­gi­ca­men­te pa­ra sa­car­le el ba­rro y el pol­vo, lle­ná un bal­de con un li­tro de agua ti­bia, un cho­rro de la­va­va­ji­llas y me­dia ta­za de vi­na­gre blan­co. Mo­já un ce­pi­llo y fro­ta­las o, con ayu­da de un do­si­fi­ca­dor, pul­ve­ri­zá la su­per­fi­cie con la mez­cla y de­já ac­tuar du­ran­te en­tre 15 y 30 mi­nu­tos. Des­pués, en­jua­gá. El mal olor ha­brá des­apa­re­ci­do.

Cu­ca­ra­chas arach

Pa­ra eli­mi­nar­las, ti­rá agua hir­vien­do con amo­nía­co en las pi­le­tas y desagües. Una op­ción eco­ló­gi­ca y ca­se­ra es co­lo­car ho­jas de lau­rel, en­te­ras o en ca­chi­tos, por las ha­bi­ta­cio­nes y si­tios que las cu­ca­ra­chas fre­cuen­tan. El olor de es­ta plan­ta las re­pe­le.

¡FFue­ra, hor­mi­gas!

Si ca­da ma­ña­na en la cocina en­con­trás que tu azu­ca­re­ra es­tá lle­na de hor­mi­gas, evi­ta­lo apli­can­do un un mé­to­do muy sen­ci­llo: co­lo­cá aden­tro al­gu­nos cla­vos de olor y es­ca­pa­rán in­me­dia­ta­men­te.

Agua en el cuero

¿Te sor­pren­dió la llu­via con la car­te­ra de cuero que tan­to que­rías? No te preo­cu­pes, por­que po­dés qui­tar­le las man­chas de agua fro­tán­do­la con va­se­li­na. De­já se­car por unos días y vol­vé a fro­tar con un paño lim­pio. Po­dés ha­cer lo mis­mo con cual­quier otro ob­je­to de cuero.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.