Có­mo hon­rar las emo­cio­nes

Mia - - PORTADA - Por Don Mi­guel Ruiz Jr.*

En teo­ría, de­jar de ape­gar­nos a al­go o re­du­cir nues­tro ni­vel de ape­go no pa­re­ce tan di­fí­cil, ¿no? Sa­be­mos que si nos des­cu­bri­mos en una si­tua­ción po­co sa­na, de­be­mos ale­ja­mos de ella. Si no lo­gra­mos al­can­zar un ob­je­ti­vo, po­de­mos vol­ver a in­ten­tar­lo. Si que­re­mos ha­cer un cam­bio, bas­ta con se­guir ade­lan­te has­ta con­se­guir­lo. No te­ne­mos nin­gu­na ne­ce­si­dad de com­pli­car­nos la vi­da, po­de­mos vi­vir con sen­ci­llez, pa­san­do de una re­la­ción­la­ción a otra sin ape­gar­nos de­ma­sia­do a nin­gún re­sul­ta­do.

Pe­ro en la vi­da real, no re­sul­ta tan fá­cil por­que so­mos hu­ma­nos y no ro­bots sin co­ra­zón. Nues­tras emo­cio­nes aflo­ran y, al prin­ci­pio, su­fri­mos cuan­do in­ten­ta­mos de­pen­der me­nos de las co­sas ex­ter­nas, , que son a las que más s nos ape­ga­mos. Así que e la pre­gun­ta es: ¿có­mo o po­de­mos afron­tar las as emo­cio­nes que sur­gen n por el ca­mino?

Es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que nues­tras emo­cio­nes son reales y que no de­be­mos ig­no­rar­las co­mo si no exis­tie­ran ni en­te­rrar­las co­mo si no tu­vie­ran nin­gún va­lor. Las emo­cio­nes crean el án­co­ra más au­tén­ti­ca. El es­pec­tro de las emo­cio­nes —mie­do, amor, en­vi­dia, in­se­gu­ri­dad, ira, ale­gría— es real, pe­ro lo que las des­en­ca­de­na pue­de que no lo sea. A es­tas al­tu­ras se­gu­ra­men­te ya com­pren­das por qué es así. Las emo­cio­nes nos ayu­dan a co­mu­ni­car­nos unos con otros. Si no pu­dié­ra­mos ex­pre­sar lo que sen­ti­mos ni re­co­no­cer lo que sien­ten los de­más, es­ta­ría­mos en des­ven­ta­ja.

Nues­tras emo­cio­nes —sea cual sea el des­en­ca­de­nan­te— son una ex­pre­sión de nues­tro ser. És­tas son las pre­gun­tas im­por­tan­tes que de­be­mos ha­cer­nos: ¿sé qué ha ori­gi­na­do es­ta emo­ción? ¿Sé si lo que la ha cau­sa­do se ba­sa en la reali­dad o en una in­for­ma­ción fal­sa? ¿Sé si se ba­sa en un ape­go a una creen­cia o ex­pec­ta­ti­va en par­ti­cu­lar?

Cuan­do me dis­gus­to, sé que al­go que yo creía que era ver­dad ha si­do pues­to en cues­tión. En­ton­ces, ob­ser­vo los acuer­dos que he adop­ta­do tan­to con­mi­go mis­mo co­mo con el mun­do y me pre­gun­to si es­tán ba­sa­dos en la ver­dad o en una ilu­sión. Si es­toy muy ape­ga­do a un acuer­do en con­cre­to, qui­zás es­té gas­tan­do mu­cha ener­gía pa­ra man­te­ner­lo vi­vo. Si me exi­ge tan­to es­fuer­zo man­te­ner al­go con vi­da, no pue­de te­ner de­ma­sia­da so­li­dez, ¿no? Si adop­to un pun­to de vis­ta es­cép­ti­co, pue­do ele­gir vol­ver a creer o no en es­te acuer­do.

Las emo­cio­nes desaga­gra­da­bles son co­mo alaa­lar­mas: nos mues­tran dó­dón­de es­tá el pro­ble­ma, l la he­ri­da de la que de­be­mos ocu­par­nos y así nos ayu­dany a ver nues­tra pro­pia ver­dad. Cuan­do sur­ge una emo­ción, es eel mo­men­to idó­neo pa­ra hha­cer­te es­ta cla­se de pre­gun­tas: ¿qué me es­tá di­cien­do? ¿Qué acuer­do la es­tá cau­san­do? ¿Qué aa­pe­go es­tá po­nien­do en pe­li­gro? ¿Creo de vver­dad en él? ¿Es im­por­tan­te? Res­pon­der a es­tas pre­gun­tas te per­mi­te aa­na­li­zar tus creen­cias y ele­gir si quie­res o no se­guir con­serv­con­ser­ván­do­las.

Hon­ra­mos nues­tras emo­cio­nes al ver que ex­pre­san có­mo nos sen­ti­mos y por lo que es­ta­mos pa­san­do. Ob­ser­va­mos lo que las ha pro­vo­ca­do, sin­tién­do­las sim­ple­men­te. Y tam­bién las hon­ra­mos al sa­ber que tal vez las ha­ya des­en­ca­de­na­do al­go que no se ba­sa en la ver­dad. Las usa­mos co­mo he­rra­mien­tas pa­ra la trans­for­ma­ción por­que sa­can a la luz cual­quier acuer­do que es­té ac­tuan­do des­de la tras­tien­da de nues­tra con­cien­cia. Doy las gra­cias a mis emo­cio­nes por de­cir­me la ver­dad, por­que al re­ve­lar­me el acuer­do que las ha cau­sa­do pue­do ele­gir se­guir cre­yen­do en él o aban­do­nar­lo.

Del li­bro “Los cin­co ni­ve­les del ape­go”, de Don Mi­guel Ruiz Jr. Urano: www.edi­cio­ne­su­rano.com.ar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.