La L ener­gía de la abun­dan­cia a

Mia - - PORTADA - por Pa­tri­cia Tra­ver­sa

La cocina es­tá re­la­cio­na­da con la abun­dan­cia ya que es el lu­gar don­de se pre­pa­ra la co­mi­da de la fa­mi­lia: si es­ta­mos bien ali­men­ta­dos, ten­dre­mos sa­lud y ener­gía su­fi­cien­tes pa­ra po­der pros­pe­rar en la vi­da. La ubi­ca­ción de es­te es­pa­cio en la ca­sa, la orien­ta­ción de las hor­na­llas y la in­ter­ac­ción de los di­fe­ren­tes ar­te­fac­tos in­flui­rán en el es­ta­do de sa­lud y pros­pe­ri­dad de los ha­bi­tan­tes.

Es sor­pren­den­te com­pro­bar có­mo la cocina in­flu­ye tam­bién en las re­la­cio­nes ma­ri­ta­les. Una in­co­rrec­ta dis­po­si­ción de ob­je­tos y ar­te­fac­tos pue­de pro­vo­car des­ar­mo­nías en las re­la­cio­nes co­mo, por ejem­plo, cuan­do la cocina ocu­pa el centro de la ca­sa.

Recomendaciones ge­ne­ra­les pa­ra man­te­ner el equi­li­brio ener­gé­ti­co

Man­te­né las hor­na­llas lim­pias ya que ellas son las pro­duc­to­ras de di­ne­ro.

No co­lo­ques fuen­tes de agua, pe­ce­ras, dragones o bu­das en la cocina.

Evi­tá po­ner es­pe­jos de­trás del ar­te­fac­to cocina, ya que es­to in­cen­ti­va el fue­go y po­dría pro­du­cir des­ar­mo­nías en el am­bien­te.

No co­lo­ques las co­ci­nas de­lan­te de una ven­ta­na: es­to ha­ce que el Chi sal­ga por ella y, con él, el di­ne­ro.

No guar­des ollas ni sar­te­nes den­tro del horno.

Evi­tá te­ner las ala­ce­nas s des­or­de­na­das por­que aten­ta con­tra la abun­dan­cia.

Re­vi­sá pe­rió­di­ca­men­te las es­pe­cias pa­ra que no pier­dan su sa­bor o co­lor.

Lim­piá las ven­ta­nas de la cocina ya que re­pre­sen­tan tu ca­pa­ci­dad de ver con cla­ri­dad.

Si la cocina y la pi­le­ta es­tán muy cer­ca, el agua, que re­pre­sen­ta al Yin (mu­jer), apa­ga­rá el fue­go que re­pre­sen­ta al Yang (hom­bre) y es pro­ba­ble que ha­ya dis­cu­sio­nes de pa­re­ja. Co­lo­cá una plan­ta en­tre am­bos.

Si hay un ba­ño arri­ba de la cocina, ha­brá pro­ble­mas en la pro­duc­ción de di­ne­ro. Co­mo so­lu­ción, se pue­de co­lo­car una luz en­fo­ca­da des­de aba­jo ha­cia arri­ba pa­ra evi­tar que la ener­gía del ba­ño des­cien­da.

La he­la­de­ra y la cocina no de­ben es­tar en­fren­ta­das. Se­gún el ci­clo de los 5 ele­men­tos, el fue­go de la cocina de­rri­te el metal de la he­la­de­ra y, si ob­ser­va­mos es­te ci­clo en el cuer­po hu­mano, se­gún la me­di­ci­na chi­na, los pulmones son ele­men­to metal, de ma­ne­ra que es muy fre­cuen­te pro­ce­sos de aler­gias en quie­nes po­sean es­ta con­fi­gu­ra­ción.

La puer­ta de la cocina en­fren­ta­da a la del dor­mi­to­rio ma­tri­mo­nial po­dría ge­ne­rar con­tra­rie­da­des en el ma­tri­mo­nio. Se­rá ideal co­lo­car un es­pe­jo de Pa­kua plano arri­ba de la puer­ta de en­tra­da al dor­mi­to­rio.

El me­jor co­lor pa­ra una cocina es el blan­co por­que per­mi­te re­fle­jar me­jor la luz y con­ser­var la hi­gie­ne. Ni el ro­jo ni el azul son acon­se­ja­bles.

La cocina es un am­bien­te que de­be es­tar muy bien ilu­mi­na­do,tan­to en la me­sa de tra­ba­jo don­de se pro­ce­san los ali­men­tos, co­mo en los mue­bles don­de se al­ma­ce­nan. La ilu­mi­na­ción de­be ser cla­ra y bri­llan­te. La orien­ta­ción de­be­ría su­mi­nis­trar­le luz na­tu­ral.

Si den­tro de la cocina es­tu­vie­ra el co­me­dor dia­rio se pue­de ge­ne­rar un cli­ma más agra­da­ble co­lo­can­do luz cá­li­da so­bre la me­sa con pan­ta­llas que den sen­sa­ción de ca­li­dez.

Si uno de los que­ma­do­res de la cocina no fun­cio­na, de­be­rá arre­glar­se, son opor­tu­ni­da­des per­di­das. Las pér­di­das de gas son fal­tas de con­cre­ción de los pro­yec­tos. Las pér­di­das de agua de las ca­ni­llas, se­rán pér­di­das de di­ne­ro.

Con­cén­tra­te en ali­men­tar el Chi de tu ho­gar y la sa­lud y la pros­pe­ri­dad de tu vi­da flui­rá con más fa­ci­li­dad.

*Di­rec­to­ra del Centro Ofi­cial de Feng Shui

Pro­fe­sio­nal. Au­to­ra del li­bro

Cam­bie su vi­da con Feng Shui

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.