Co­ne­jos de an­go­ra

Mia - - PORTADA -

Hay mu­chas ra­zas de co­ne­jo. Al­gu­nas, muy pe­cu­lia­res co­mo el co­ne­jo de an­go­ra. Ori­gi­na­rio de Tur­quía, fue evo­lu­cio­nan­do en la Eu­ro­pa me­di­te­rrá­nea, en Fran­cia e In­gla­te­rra y su nom­bre pro­vie­ne del pa­re­ci­do en el pe­la­je con el ga­to de an­go­ra. Lar­go y se­do­so, el pe­lo lo con­vier­te a es­te co­ne­jo ca­si en un pe­lu­che que ne­ce­si­ta de cui­da­dos muy ex­haus­ti­vos. Un co­ne­jo de an­go­ra exi­ge que lo ce­pi­llen co­mo mí­ni­mo 2 o 3 ve­ces a la se­ma­na.

Den­tro de es­ta ra­za, exis­ten cua­tro es­pe­cies con cla­ras ca­rac­te­rís­ti­cas que las di­fe­ren­cian en­tre sí:

El co­ne­jo an­go­ra in­glés es un roe­dor con abun­dan­te pe­la­je en las ore­jas, en la ca­be­za y en las pa­tas. Tie­ne un tac­to muy se­do­so y es la es­pe­cie más pe­que­ña ya que al­can­za en­tre 2,5 y 4 ki­los en la edad adul­ta.

El co­ne­jo an­go­ra fran­cés tie­ne la ca­ra y las ore­jas ro­dea­das de pe­lo liso. Pa­re­ce un co­ne­jo co­mún y su cuer­po tie­ne for­ma oval. Su pe­so os­ci­la en­tre 4 y 5 ki­los.

El co­ne­jo an­go­ra gi­gan­te tie­ne pe­la­je blan­co. No mu­da su pe­la­je y por tan­to, no se lo pue­de cor­tar Es el más gran­de de las cua­tro es­pe­cies por­que su pe­so

Gi­gan­tes o enanos, los co­ne­jos de an­go­ra ha­cen ga­la de un pe­lo se­do­so co­mo el sa­tén pe­ro re­quie­ren de cui­da­dos cons­tan­tes

en la edad adul­ta os­ci­la en­tree los 4,5 y los 6 ki­los.

El co­ne­jo an­go­ra sa­tén lle­va es­te nom­bre por el in­ten­so brillo que tie­ne su pe­la­je suave y cor­to, aun­que no es muy abun­dan­te. Es­ta mas­co­ta os­ci­la en­tre los 4 ki­los en la edad adul­ta.

En­tre los cui­da­dos es­pe­cia­les, es­tá el de pro­te­ger­los de la ti­ña, una se­rie de in­fec­cio­nes de la piel, cau­sa­das por un ti­po de hon­gos lla­ma­dos der­ma­to­fi­tos. Cuan­do el co­ne­jo no se ras­ca, re­co­no­ce­rás que tie­ne es­ta en­fer­me­dad ob­ser­van­do la apa­ri­ción de alo­pe­cias fo­ca­les (zo­nas sin pe­lo), nor­mal­men­te se en­cuen­tran en los flan­cos, ca­be­za y ex­tre­mi­da­des. En mu­chos ca­sos, em­pie­za con le­sio­nes de for­ma cir­cu­lar que se van ex­ten­dien­do. La ti­ña tam­bién pue­de afec­tar a los hu­ma­nos que se en­cuen­tren con de­fen­sas ba­jas, por eso, es con­ve­nien­te co­lo­car­se guan­tes pa­ra to­car­la, cuan­do la mas­co­ta es­tá en­fer­ma. Hay va­rias for­mas de diag­nos­ti­car es­ta in­fec­ción en los co­ne­jos dee an­go­rag ppe­ro la más efi­caz es ha­cien­doo un aná­li­sis mi­cros­có­pi­co de un ras­pa­do de las le­sio­nes.ones. Por eso, son muy im­por-por-p tan­tes los con­tro­les co­nono el ve­te­ri­na­rio, al me­no­sos dos ve­ces al año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.