El frío, los arán­da­nos y la in­fec­ción uri­na­ria

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Por el Dr. Ama­do Bechara* *Je­fe de Uni­dad de la Di­vi­sión de Uro­lo­gía del Hos­pi­tal “Car­los Du­rand” de la Ciu­dad de Buenos Aires y pro­fe­sor de Uro­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Buenos Aires (UBA).

Uno de los prin­ci­pa­les sín­to­mas de cistitis o in­fec­ción uri­na­ria es la ne­ce­si­dad de ori­nar más fre­cuen­te­men­te, co­sa que en in­vierno ocu­rre nor­mal­men­te a cau­sa del frío. Otros de los po­si­bles sín­to­mas,a los que hay que pres­tar aten­ción a fin de con­sul­tar al mé­di­co, pue­den ser el ar­dor o do­lor al ori­nar, la sen­sa­ción de pre­sión o ca­lam­bres en el bajo vien­tre o, in­clu­so, al­gu­nas lí­neas de fie­bre. La anato­mía fe­me­ni­na ha­ce que las cistitis y otras in­fec­cio­nes del trac­to uro­ge­ni­tal sean mu­cho más fre­cuen­tes que en los va­ro­nes. De he­cho, la ma­yo­ría de las mu­je­res adul­tas pa­de­ce cistitis (in­fla­ma­ción de la ve­ji­ga, que es el ca­so más tí­pi­co) al me­nos una vez en su vi­da.

Al­re­de­dor del 80% de las in­fec­cio­nes uri­na­rias son pro­du­ci­das por la bac­te­ria Es­che­ri­chia co­li, tie­nen tra­ta­mien­to, y el he­cho de que sean co­mu­nes no sig­ni­fi­ca que no ha­ya que re­cu­rrir al mé­di­co, ya que de no ser tra­ta­das, sus com­pli­ca­cio­nes pue­den ser muy gra­ves.

En prin­ci­pio, no hay da­tos de que las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras sean por sí so­las un fac­tor pre­dis­po­nen­te pa­ra las in­fec­cio­nes uri­na­rias que no de­jan de ser fre­cuen­tes en oto­ño e in­vierno. Re­cien­te­men­te se ha des­cu­bier­to que exis­te un com­po­nen­te de los arán­da­nos lla­ma­do proan­to­cia­ni­di­na, que im­pi­de la ac­ción de las ve­llo­si­da­des (“fim­brias”) con que la bac­te­ria es­che­ri­chia co­li se ad­hie­re a las cé­lu­las de los te­ji­dos mu­co­sos in­ter­nos, y por lo tan­to evi­ta que pro­li­fe­re.

De ma­ne­ra que a los múl­ti­ples be­ne­fi­cios cien­tí­fi­ca­men­te com­pro­ba­das del arándano –co­mo el de ser, se­gún el De­par­ta­men­to de Agri­cul­tu­ra de los EE.UU, el fru­to con ma­yor po­der an­ti­oxi­dan­te–, se su­ma la pro­tec­ción na­tu­ral an­te in­fec­cio­nes uri­na­rias. En­tre las mu­je­res que con­su­mie­ron dia­ria­men­te una do­sis pol­vo de ex­trac­to de arándano, la pre­sen­cia de es­che­ri­chia co­li en la va­gi­na se re­du­ce en 10 ve­ces, y en más de 4 ve­ces en la ve­ji­ga, de acuer­do con un es­tu­dio pu­bli­ca­do en la re­vis­ta de la Aso­cia­ción Es­ta­dou­ni­den­se de Uro­lo­gía (AUA) en 2007.

De he­cho, el Con­sen­so in­ter­so­cie­da­des pa­ra el ma­ne­jo de la in­fec­ción del trac­to uri­na­rio, pu­bli­ca­do con­jun­ta­men­te por la So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Uro­lo­gía (SAU), la So­cie­dad Ar­gen­ti­na de In­fec­to­lo­gía (SA­DI) y la So­cie­dad de Gi­ne­co­lo­gía y Obs­te­tri­cia de Buenos Aires (SOGIBA), en­tre otras en­ti­da­des mé­di­cas, da cuen­ta de dos es­tu­dios que cer­ti­fi­can que el con­su­mo de ju­go de arándano pue­de re­du­cir el nú­me­ro de in­fec­cio­nes uri­na­rias en un pe­río­do de 12 me­ses en mu­je­res.

Por ese mis­mo mo­ti­vo, las Guías so­bre In­fec­cio­nes Uro­ló­gi­cas ela­bo­ra­das en 2013 por la Aso­cia­ción Eu­ro­pea de Uro­lo­gía (EAU) re­co­mien­dan di­rec­ta­men­te con­su­mir 36 mg dia­rios de proan­to­cia­ni­di­na, el com­po­nen­te ac­ti­vo del arándano el cual au­men­ta el tiem­po li­bre de re­ci­di­vas en­tre in­fec­cio­nes y ha­ce de ba­rre­ra na­tu­ral dis­mi­nu­yen­do la ne­ce­si­dad de re­ce­tar an­ti­bió­ti­cos co­mo pro­fi­la­xis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.