Cuan­do el en­tu­sias­mo se con­vier­te en fa­na­tis­mo

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Por el Lic. San­tia­go Gó­mez*

Es nor­mal que du­ran­te el mun­dial de fút­bol se de­jen de la­do las di­fe­ren­cias po­lí­ti­cas, ideo­ló­gi­cas y re­li­gio­sas, pa­ra unir­se en un sen­ti­mien­to co­lec­ti­vo: el de­seo de que nues­tro país ga­ne el cam­peo­na­to del mun­do o, por lo me­nos, ha­ga un pa­pel de­co­ro­so. Es tan gran­de la pa­sión por el fút­bol que to­das las emo­cio­nes -an­gus­tia, ale­gría, enojo- es­tán a flor de piel, in­clu­so, en aque­llas per­so­nas que no les en­tu­sias­ma mu­cho el fút­bol pe­ro que cuan­do jue­ga Ar­gen­ti­na de­jan fluir lo que sien­ten gri­tan­do los go­les y en­tris­te­cién­do­se cuan­do pier­de.

El fa­ná­ti­co es quien ma­ni­fies­ta la pa­sión y las emo­cio­nes de euforia, tris­te­za e ira, de ma­ne­ra des­me­di­da y exa­cer­ba­da. Gri­ta, in­sul­ta y gol­pea fren­te a la frus­tra­ción. To­das es­tas si­tua­cio­nes son el mó­vil pa­ra que el su­je­to de rien­da suel­ta a sen­ti­mien­tos pro­fun­dos de ma­les­tar que es­tán re­pri­mi­dos -pro­ble­mas de pa­re­ja, la­bo­ra­les, etc- y los ma­ni­fies­te mien­tras mira el par­ti­do de fút­bol.

El te­mor a que el equi­po pier­da ge­ne­ra pen­sa­mien­tos y emo­cio­nes ne­ga­ti­vos y pro­vo­ca un es­ta­do de ten­sión y aler­ta que ac­ti­va el sis­te­ma au­tó­no­mo sim­pá­ti­co. Sur­gen así sín­to­mas fí­si­cos co­mo: ta­qui­car­dias, pal­pi­ta­cio­nes, opre­sión en el pe­cho, su­do­ra­ción, etc. des­en­ca­de­nan­do un cua­dro de es­trés y an­sie­dad que afec­ta en la sa­lud y ca­li­dad de vi­da del su­je­to.

En el ám­bi­to del fút­bol ar­gen­tino, las cá­ba­las se uti­li­zan pa­ra ahu­yen­tar la ma­la suer­te y ha­cer que el equi­po ga­ne. Las mis­mas con­sis­ten en atri­buir un po­der má­gi­co a de­ter­mi­na­dos ob­je­tos o ac­cio­nes pa­ra que in­flu­yan de ma­ne­ra po­si­ti­va en el re­sul­ta­do del par­ti­do. Los ri­tua­les son com­par­ti­dos por ju­ga­do­res, téc­ni­cos e hin­chas. Es­tos ri­tua­les se con­vier­ten en un tras­torno ob­se­si­vo, cuan­do el su­je­to por al­gu­na ra­zón se ve im­pe­di­do de rea­li­zar el ac­to de su­pers­ti­ción y ex­pe­ri­men­ta de­ses­pe­ra­ción y an­gus­tia por­que sien­te que al­go ma­lo va a su­ce­der -co­mo, por ejem­plo, per­der el par­ti­do- por no ha­ber po­di­do rea­li­zar la cá­ba­la.

Pa­ra vi­vir el Mun­dial con ale­gría hay

que tra­tar de ser más fle­xi­bles, te­nien­do pen­sa­mien­tos co­mo “me gus­ta­ría o de­sea­ría que la se­lec­ción ga­ne, pe­ro si eso no su­ce­de, no se ter­mi­na el mun­do, igual pue­do

con­ti­nuar vi­vien­do”. Es­to sig­ni­fi­ca que si bien te­ne­mos que ser op­ti­mis­tas, no hay que de­jar de la­do la po­si­bi­li­dad de que tam­bién se pue­de per­der. Es­to no es ser ne­ga­ti­vo sino rea­lis­ta, ya que nos ayu­da a te­ner una ac­ti­tud más sa­lu­da­ble pa­ra to­le­rar la frus­tra­ción sin de­pri­mir­se. *Psi­có­lo­go, di­rec­tor de De­ci­dir Vi­vir Me­jor

y del Centro de Psi­co­lo­gía Cog­ni­ti­va

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.