Ga­to Sphynx, una jo­ya lam­pi­ña de la na­tu­ra­le­za

Aun­que calvo y arrugado, el ga­to Sphynx cau­sa sen­sa­ción en­tre quie­nes lo con­si­de­ran una jo­ya de la na­tu­ra­le­za

Mia - - SUMARIO -

Al prin­ci­pio, na­die lo que­ría. Muy fla­co, sen­si­ble al frío, con el as­pec­to con­tra­rio a lo que uno es­pe­ra de un ga­to, el sphynx, lla­ma­do tam­bién ga­to egip­cio o es­fin­ge, lo te­nía to­do co­mo pa­ra que los es­pe­cia­lis­tas en el te­ma con­si­de­ra­ran que el pro­yec­to de criar ga­tos sin pe­lo fue­ra un fra­ca­so es­truen­do­so: “¡Abo­mi­na­ción!”, ex­cla­ma­ban.

Años an­tes, en 1902, el se­ñor Shi­nick re­la­tó que le ha­bían re­ga­la­do dos ga­ti­tos pe­la­dos lla­ma­dos Ne­llie y Dick, en­tre­ga­dos por una tri­bu in­dia de Al­bu­quer­que. Ma­cho y hem­bra, her­ma­ni­tos, los des­cri­bía con ca­be­za en for­ma de cu­ña, ore­jas gran­des, cuer­po alar­ga­do y co­la en for­ma de lá­ti­go. Eran bi­co­lo­res, po­seían ojos co­lor ám­bar, lar­gos bi­go­tes y, cuan­do lle­ga­ba el in­vierno, les cre­cía una pe­lu­sa en la es­pal­da y la co­la. Los ga­tos de Shi­nick no lle­ga­ron a te­ner des­cen­den­cia pe­ro en 1930, apa­re­cie­ron ga­tos sin pe­lo en Fran­cia, Ma­rrue­cos y Es­ta­dos Uni­dos. Se­gún cuen-cuen­ta la his­to­ria, ya los an­ti­guos az­te­cas cria­ban pe­rros y ga­tos cal­vos. Los gra-gra­ba­dos pre­co­lom­bi­nos dan tes­ti­mo­nio de ello.

Gus­tos son gus­tos, se sa­be, y cam­bian con la épo­ca: en 1966,6, em­pe­za­ron a in­tere­sar­se porr la cría de Sphynx. Pe­ro se­ráá en 1971, re­cién, cuan­do ad-qui­ri­rán su es­ta­tus de ra­za. Hoy co­mo ayer, si­guen pro-du­cien­do afec­to y re­cha­zo. Pa­ra al­gu­nos, es un ga­to con ca­be­za de ser­pien­te y ore­jas de mur­cié­la­go. Pa­ra otros, una va­lio­sa ex­cen­tri­ci­dad de la na­tu­ra­le­za. Lo cier­to es que no de­ja a na­die in­di­fe­ren­te. Tran­qui­lo y ca­ri­ño­so, el ga­to es­fin­ge ne­ce­si­ta mu­cho con­tac­to fí­si­co y se adap­ta rá­pi­do a la vi­da fa­mi­liar. Ca­ren­te de agre­si­vi­dad, es pa­cien­te con los ni­ños. Es muscu­loso, tie­ne ca­be­za an­gu­lo­sa, pó­mu­los muy sa­lien­tes y ore­jas gran­des y se­pa­ra­das. Su na­riz es cor­ta y los ojos, gran­des. Su piel for­ma plie­gues en el ho­ci­co, las ore­jas, los hom­bros y las pa­tas. Y el pe­la­je es ape­nas un fi­ní­si­mo ve­llo que al tac­to pa­re­ce una gamuza. De­bi­do a la au­sen­cia de pe­lo, el Sphynx ne­ce­si­ta aseo cons­tan­te por­que su piel, al trans­pi­rar, pro­du­ce mu­cho se­bo. Hay que ba­ñar­lo dos ve­ces al mes con un cham­pú es­pe­cí­fi­co. El sol no lo afec­ta y co­mo la piel de las per­so­nas, la su­ya se os­cu­re­ce­rá e in­clu­so le apa­re­ce­rá pe­cas. Pe­se a su apa­ren­te fra­gi­li­dad, el Sphynx es un ga­to ro­bus­to y sa­lu­da­ble. Só­lo ten­gan en cuen­ta que, co­mo no tie­ne pe­lo, no pue­de es­tar ex­pues­to al frío in­ten­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.